¿Necesitas gafas o lentillas?

Más allá de la elección que se pueda hacer entre gafas y lentillas y las ventajas o desventajas que ambas opciones pueden tener, lo más importante es saber qué graduación es necesaria en cada caso.

Redacción. Antes de nada, hay que partir de la base de que, más allá de la elección que se pueda hacer entre gafas y lentillas y las ventajas o desventajas que ambas opciones pueden tener y de las que hablaremos más adelante, lo más importante es saber qué graduación es necesaria en cada caso. Puede ocurrir que una persona que se haya graduado la vista requiera de una revisión o una persona que nunca ha necesitado de gafas o lentes de contacto comience a necesitarlas.

Partiendo de lo ya comentado hay que tener en cuenta pues que lo que habrá que hacer es ponerse en manos de especialistas, como ocurre con las ópticas Alain Afflelou donde, además de llevar años en el sector y ser una marca reconocida, ha sabido llegar hasta el público por su buen hacer y por sus precios económicos.

Ahora sí, llega la gran pregunta que muchos se hacen cuando su visión requiere de una ayuda: ¿gafas o lentillas? Pues, como en todo, cada opción tiene sus pros y sus contras. En el caso de las lentillas, que pueden ser un tanto más llamativas al inicio para quienes nunca se han visto con gafas y se sienten un tanto extraños con éstas, podemos destacar que:

  • No se empañan. Puede parecer un mal menor, pero hay determinados momentos en lo que éste detalle resultará clave. Por ejemplo, cuando hay cambios bruscos de temperatura.
  • Ofrecen un mayor campo de visión. Con las gafas, sencillamente, el campo se reduce a lo que abarca el cristal.
  • No limita en cuanto a deportes. Es verdad que también se puede practicar deporte con gafas, incluso las hay con ajustes especiales para deportes concretos, pero no es menos cierto que a la hora de tener que moverse mucho, como puede ocurrir con el baile o cuando se pueden sufrir lesiones, caso plausible si se practican artes marciales, las lentes de contacto pueden resultar unas grandes aliadas.
  • No sufren reflejos, que si son normales con las gafas.

Pero, al tiempo, también podemos hablar de los contras del uso de lentes de contacto. Destacarían que:

  • Tienen sus límites. Se suele recomendar el uso continuado de lentes de contacto por un tiempo máximo que conviene respetar sino se quiere tener después otros problemas como irritación o los ojos secos.
  • Requieren de unas medidas extra de higiene. Es cierto que si se usan lentillas de uso diario y uno se lava bien las manos antes de ponerlas y quitarlas tampoco tendrá que preocuparse de mucho, pero es algo a tener en cuenta porque no siempre estamos en situaciones o lugares que permitan esto.
  • No son para todos los momentos. Especialmente nos referimos a cuando alguien está durmiendo y, por el motivo que sea, necesita levantarse (aunque sea un momento) Dependiendo de su graduación puede ser necesario que cuente con gafas o lentillas desde que se pone en pie y no cabe la menor duda de que será mucho más simple y rápido optar en esos casos por las gafas.

Con todo lo comentado anteriormente lo que se puede concluir es que se puede optar por las gafas (hay de muchos estilos y para cada ocasión y, en función del rostro de cada persona, se puede optar por las que resulte más favorecedora) para el día a día y elegir las lentillas cuando se vaya a hacer deporte o algún tipo de actividad física, aunque esto siempre quedará a la elección de cada uno porque mientras que se respeten los límites temporales de las lentillas éstas también pueden ser una gran elección.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.