19 abril 2024

España Buenas Noticias

Periódico digital de buenas noticias

Una empresa de ascensores ayuda a 1.700 familias andaluzas a mejorar su calidad de vida en los últimos tres meses

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López y el gerente de Praysa Francisco Vázquez, junto a los vecinos del número 3 de la calle Júpiter, en Rota con su nuevo ascensor.

Compártelo en las redes
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López y el gerente de Praysa Francisco Vázquez, junto a los vecinos del número 3 de la calle Júpiter, en Rota con su nuevo ascensor.

Redacción. Ahora que se acaba de aprobar el Plan Estatal de Vivienda, se aproxima la apertura de un nuevo plazo de ayudas para rehabilitar edificios y, concretamente, para poner ascensores en bloques de pisos antiguos. En esa labor, Praysa ha ayudado a 1.700 familias desde el año 2015 y contando con los proyectos que se van a ejecutar en 2018 en toda Andalucía: Jerez (500), El Puerto de Santa María (100), Rota (90), Cádiz (100), Sevilla (450), Sanlúcar la Mayor (320) y Córdoba (90). Muchas personas dan por hecho que tener un ascensor en un edificio es algo totalmente normal. Pero no es así. Contar con un ascensor para tu vida diaria es primordial y, si tienes alguna minusvalía o enfermedad, todavía más.

La labor social que lleva haciendo Praysa primero en Sevilla, Huelva, Cádiz y Córdoba y, desde hace unos meses, en Málaga, Granada, Almería y Jaén, es notoria y reconocida por instituciones públicas y privadas. Casos como el de Esperanza, una mujer sevillana con obesidad mórbida que, gracias al ascensor de Praysa, pudo salir a la calle tras 13 años encerrada en su propio piso-prisión, o el del matrimonio jerezano formado por Manolo Hurtado, de 74 años de edad, con serios problemas respiratorios y diagnosticado con leucemia sin llegar a realizarle el trasplante de médula por la dificultad respiratoria, y María Baños, de 72 años, con artrosis en las dos rodillas que le imposibilitaban subir y bajar escaleras por sus continuas infiltraciones. Y la situación de María Jesús Torres, de 57 años, llevaba atrapada en su piso de La Granja (Jerez) desde hacía cinco años debido a un accidente de tráfico que le dejó dañada la espalda. Todos ellos gozan hoy de la calidad de vida que les da el ascensor. Y ha sido gracias a la gestión ‘llave en mano’ de Praysa, que hace que los vecinos puedan conseguirlo sin preocuparse por las trabas administrativas, técnicas y económicas, que en la mayoría de los casos se convierten en muros infraqueables.

El gerente de Praysa, Francisco Vázquez, pone de relieve la clave del servicio de su empresa: “Miro atrás sólo para recordar con satisfacción lo logrado. El presente es nuestro reto y, sobre todo, el futuro inmediato de esas familias que viven en zonas de difícil transformación y que necesitan de asesoramiento y de ayuda experta, porque llevan muchísimos años soportando todas las dificultades que conlleva vivir en un 2º, un 3º, un 4º y hasta un 5º sin ascensor. Es un desgaste tremendo, pero como problema real, tiene una solución real, que es la que puede darle Praysa”.

Praysa, que realiza una gestión integral de todo el proceso administrativo de subvenciones, construcción y puesta en marcha del ascensor, ha dado un paso adelante en el sector de la economía social al abrir oficinas por todo el territorio andaluz. El ascensor que monta Praysa a los vecinos es un modelo de desarrollo sostenible y eficiencia energética, ya que sólo consume 500 watios, lo que supone un ahorro de 1.000 euros anuales en la factura de la luz, un dato capital de cara al Horizonte 2030 que marca la transición energética hacia un modelo de ciudad cien por cien sostenible.

Compártelo en las redes
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter