El Centro Insular de Enseñanzas Musicales del Cabildo comenzará sus clases presenciales el 21 de septiembre

El centro educativo dependiente del Cabildo de Lanzarote ha establecido un estricto protocolo de seguridad para cumplir con todos las normas obligatorias de limitación de aforo, distanciamiento, desinfección e higiene

0
173
Compártelo en las redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Redacción. Este lunes 21 de septiembre dará comienzo el curso 2020/2021 en el Centro Insular de Enseñanzas Musicales (CIEM) y lo hará con todas sus clases presenciales.

Para ello, el centro educativo dependiente del área de Cultura del Cabildo de Lanzarote, que coordina el consejero Alberto Aguiar, ha establecido un protocolo de seguridad acogiéndose a todas las normas establecidas por la consejería de Educación del Gobierno de Canarias para los estudios musicales.

Además, el CIEM ha colaborado estrechamente con el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Corporación insular para aplicar dichas normativas a las características particulares de la sede del Centro, con el objetivo principal de que pueda desarrollar su actividad con todas las garantías de seguridad para profesorado, alumnado y personal de administración.

Limitaciones de acceso e itinerarios señalizados

Además de las recomendaciones generales aplicables a cualquier ámbito –mantener la distancia de seguridad, obligación de llevar mascarilla en todo momento o no acudir al centro si se tiene fiebre u otros síntomas propios de la enfermedad COVID-19– el CIEM del Cabildo de Lanzarote ha incorporado una serie de medidas específicas adaptadas a las instalaciones y a la naturaleza de su actividad.

Lo más destacado es que el acceso al centro, en este nuevo curso escolar 2020/2021, estará limitado únicamente al alumnado que asiste a las clases. Los padres, madres y otros familiares no podrán acceder a las instalaciones.

Asimismo, se ha reorganizado la entrada y salida del alumnado, para evitar aglomeraciones. El acceso siempre se realizará por la puerta principal, donde los usuarios deberán pasar control de temperatura, ponerse gel hidroalcohólico y desinfectar los zapatos en las alfombras de suelo situadas en la entrada. Para la salida del centro se han habilitado dos itinerarios de salida con puertas secundarias, desbloqueando la entrada principal del edificio.

Del mismo modo, se han marcado en el suelo indicaciones de dirección en las zonas comunes y espacios de espera separados por colores, especialmente para las clases de Lenguaje Musical y Coro.

División de las agrupaciones musicales

Las agrupaciones instrumentales del centro, que contaban con un mayor número de alumnos se han dividido en dos, como es el caso de la Banda, la Banda de Principiantes y la Orquesta de Cuerda. Y hasta en tres agrupaciones diferentes en el caso de la Orquesta de Cuerda de Principiantes o la Orquesta de Guitarras. De este modo, al ser los conjuntos más reducidos, es posible llevar a cabo los ensayos manteniendo las separaciones estipuladas de 1,5 metros en el caso general, y de 2-3 metros en las bandas, debido a las particularidades de emisión de los instrumentos de viento.

La distancia de seguridad también se mantiene en nuestras clases de Lenguaje Musical, admitiendo a un número máximo de 14 alumnos por aula, y en Coro, que se impartirá en grupos de 18 alumnos como máximo, utilizando el Salón de Actos y la Biblioteca del centro, acondicionada especialmente para impartir esta asignatura.

Las clases para los más pequeños, Música y Movimiento de 5 y 6 años, se han reducido a 10 alumnos por grupo.

Para la enseñanza instrumental, se han priorizado las clases individuales, especialmente en las disciplinas de viento-madera y viento-metal.

Todas las aulas disponen de gel hidroalcohólico, papel y líquido viricida, para limpiar las superficies con las que ha estado en contacto el alumno al finalizar la clase, especialmente los teclados y las banquetas de los pianos, pues son compartidas por el alumnado. También se ha reforzado la limpieza de los baños durante las horas de mayor afluencia del alumnado.

El consejero de Cultura del Cabildo de Lanzarote, Alberto Aguiar, ha querido destacar la implicación de todo el profesorado en las aportaciones realizadas para hacer posible que se retome la actividad. «Es mi obligación tener unas palabras de reconocimiento a todo el equipo directivo, docente y administrativo del CIEM, quienes han trabajado sin descanso para que la vuelta a las clases presenciales sea posible. Y lo sea bajo unas estrictas normas que en todo momento velan por la seguridad del profesorado y los alumnos. Solo tengo para todos ellos palabras de agradecimiento».

Preparados para las clases online y fraccionamiento en el pago de la matrícula

Pese a todas las medidas tomadas para el regreso de las clases presenciales desde el comienzo del curso, el equipo docente del CIEM se ha preparado para cualquier eventualidad, y según asegura su director, Pablo Blanco, están preparados para impartir las clases online si fuera necesario.

Del mismo modo, otra de las novedades en este comienzo del curso es la posibilidad de aplazar el pago de la matrícula en doce cuotas en lugar de en solo dos, como se venía haciendo hasta ahora. Los pagos se tramitarán a través de la Red Tributaria de Lanzarote. A este respecto Aguiar ha manifestado que es una medida «que busca facilitar el pago a aquellas familias que pudieran tener más dificultades para abonar el importe en solo dos plazos», aseguró el consejero de Cultura del Cabildo de Lanzarote.

Compártelo en las redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here