Una emprendedora china abre una parafarmacia ‘low cost’ en el madrileño barrio de Usera

Lina es ginecóloga y ha puesto en marcha en la capital un nuevo concepto de negocio en el ámbito de la parafarmacia, al añadir una sección de productos eróticos a este espacio dedicado al cuidado y la salud.

Mandalina, la nueva parafarmacia del barrio de
Lina es la dueña de Mandalina, la nueva parafarmacia del barrio de Usera.

EBN. El concepto de parafarmacia acaba de dar un paso adelante gracias a Lina -Gouchun Zhong es su nombre original- una médico emprendedora, especialista en Ginecología, y natural de China que ha aunado la idea de dispensar productos de farmacia que no son medicamentos con la de poner a disposición del público otros relacionados con el mundo del erotismo en un entorno normalizado y de salud, al margen de los tradicionales sexshops, que tanto reparo causan entre los consumidores.

Este nuevo espacio abrió sus puertas en diciembre en la calle Nicolás Sánchez 30, en el madrileño barrio de Usera, y ha sido bautizado con el nombre de Mandalina, un juego de palabras que hace referencia a la dueña del establecimiento, Lina, y a la mandarina, una fruta originaria de Asia que para la cultura oriental está relacionada con la buena fortuna y la prosperidad. Así pues, esta denominación es una manera de llamar a los buenos augurios, del mismo modo que la tradición española de colocar un San Pancracio con una ramita de perejil en los establecimientos públicos.

Interior de las instalaciones.
Interior de las instalaciones.

En el interior de Mandalina, los clientes pueden encontrar productos de fabricación propia, en virtud a acuerdos de colaboración que la empresaria china mantiene con varios farmacéuticos españoles, además de, por supuesto, otros propios de la parafarmacia de primeras marcas.

Asimismo, cabe destacar que los precios del negocio son muy ajustados, pudiendo ser considerada una parafarmacia low cost, lo cual no significa que se renuncie a la calidad, ya que ésta está presente en todos los artículos y viene proporcionada por criterios de selección, tanto médicos como farmacéuticos.

Pero la originalidad de Mandalina, lo que hace a este espacio diferente, son, por un lado, la presencia de elementos relacionados con el arte que sirven para decorar, pero que también están a la venta; y por otro, su ya citada sección de parafarmacia erótica. En este sentido, Lina reconoce que a su sensibilidad como mujer y ginecóloga se sumó el detectar la demandada de este tipo de productos por parte de la clientela, viendo así una nueva oportunidad de negocio a la que ha sabido dar respuesta.

El logo de la tienda es una mandarina, la fruta de la suerte china.
El logo de la tienda es una mandarina, la fruta de la suerte china.

Y es que si hasta ahora para adquirir este tipo de artículos era necesario acudir a tiendas eróticas, algo que produce bastante pudor y pasar cierta vergüenza a los usuarios, en Mandalina se ofrece la posibilidad a los clientes de comprar los productos de parafarmacia que necesiten, a la par que consultan con normalidad si les interesan estos otros artículos destinados a su vida íntima.

En esta línea, la sección abarca una amplia gama de objetos eróticos, desde ropa íntima y lencería con una excelente calidad-precio, hasta el último modelo de fabricación alemana para satisfacer las fantasías y deseos de cualquier mujer y de algunos hombres.

Cabe destacar, que el día de la apertura de Mandalina, el pasado mes de diciembre, avaló el evento con su presencia la escritora, sexóloga e investigadora francesa afincada en Barcelona Valerie Tasso, autora de obras tan conocidas como Diario de una ninfómana, El otro lado del sexo o, el más reciente, El método Valerie. La experta visitó Madrid y acudió a la nueva parafarmacia de Usera, prestando su apoyo a la empresaria china. “Valerie trabaja para la franquicia Dolce Love, uno de nuestros proveedores”, explicaba la doctora china.

Lina es doctora especializada en Ginecología.
Lina es doctora especializada en Ginecología.

Si todo sale como espera, una vez consolidado el modelo de negocio esta emprendedora continuará expandiendo su idea de parafarmacia por el resto de España, pues ya ha puesto sus ojos en ciudades como Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga o Bilbao.

Lo seguro es que en Madrid este nuevo concepto ya está calando, pues a solo un mes de su apertura Mandalina ya está recibiendo una excelente aceptación. Una señal de su prosperidad auspiciada por la oriental mandarina de su nombre.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.