Una investigación revela que el lince ibérico habitó gran parte del suroeste europeo

El análisis de ADN mitocondrial de fósiles de lince indican que este animal vivió durante el Pleistoceno y el Holoceno el norte de Italia y el sur de Francia, extendiéndose probablemente por todo el suroeste europeo.

Fósiles de lince analizados en el estudio. / Foto: MEH.
Fósiles de lince analizados en el estudio. / Foto: MEH.

Redacción. El lince ibérico es el felino más amenazado del mundo. En el pasado esta especie estaba ampliamente distribuida a lo largo de Península Ibérica, siendo considerada una especie endémica de esta región. Sin embargo, durante los últimos 200 años la rápida destrucción de su hábitat y la disminución de su principal presa, el conejo, ha reducido drásticamente su número y rango de distribución relegándolo a dos pequeñas poblaciones en el sur de España.

Un equipo internacional liderado por miembros del centro mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento de Madrid, dirigido por Juan Luis Arsuaga, analizó el ADN mitocondrial de fósiles de lince atribuidos a la especie ibérica, al lince euroasiático y a una especie extinta comúnmente denominada lince de las cavernas, según informa la Agencia Sinc.

Este lince fósil, cuya posición filogenética es objeto de debate, habitó el suroeste de Europa durante el Pleistoceno y presentaba un tamaño intermedio entre las dos especies de lince que viven actualmente en el continente europeo.

Los resultados del análisis del ADN mitocondrial nos revelan, por primera vez, que los fósiles de lince de las cavernas italianos analizados en este trabajo pertenecen en realidad a linces ibéricos de mayor tamaño que los actuales.

Estas conclusiones, junto con los análisis de restos de lince franceses, nos muestran que el lince ibérico hábito durante el Pleistoceno y el Holoceno el norte de Italia y el sur de Francia, extendiéndose probablemente por todo el suroeste Europeo.

Este estudio, encabezado por Ricardo Rodríguez Varela y dirigido por Cristina Valdiosera, de La Trobe University en Australia, ha sido publicado en la revista internacional Quaternary Science Reviews.

En él también se documenta la coexistencia de ambas especies de lince europeas durante el Último Máximo Glaciar en el norte de Italia. La competencia con el lince euroasiático (de mayor tamaño) y la especialización en el conejo pudieron ser los factores que propiciaron que el lince ibérico sólo sobreviviera en la península ibérica.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.