‘Rodin-Giacometti’, un diálogo entre dos genios de la escultura

Madrid acoge hasta mayo una exposición que muestra los puentes entre las obras de ambos artistas.

0
142
'Rodin-Giacometti', un diálogo entre dos genios de la escultura
Giacometti en el parque de Eugène Rudier en Vésinet, posando junto a una escultura de Rodin. / Foto: Patricia Matisse / Fondation Giacometti, París

Redacción. La sala Fundación MAPFRE Recoletos de Madrid acoge desde hoy y hasta el próximo 10 de mayo la exposición ‘Rodin-Giacometti’. Una muestra comisariada por Catherine Chevillot, Catherine Grenier y Hugo Daniel y ejecutada en colaboración con el Musée Rodin y La Fondation Giacometti, de París.

Auguste Rodin (París, 1840-Meudon, 1917) y Alberto Giacometti (Borgonovo, Suiza, 1901-Coira, Suiza,1966) nunca se conocieron. De hecho, cuando Giacometti llegó a París, en 1922, Rodin ya llevaba cinco años muerto. Sin embargo, a través de sus trayectorias artísticas podemos ser testigos de un interesante diálogo entre ambos con muchos puntos en común y también con algunas diferencias, algo inevitable en dos artistas tan libres a los que separa más de una generación.

La exposición

A pesar de estar separadas por más de una generación, las trayectorias creativas de Auguste Rodin y Alberto Giacometti ofrecen paralelismos y disparidades que se desvelan por primera vez en esta exposición conjunta que presentamos en nuestra sala Recoletos.

A través de cerca de 200 obras, Rodin-Giacometti muestra cómo ambos creadores hallaron, en sus respectivas épocas, modos de aproximarse a la figura que reflejaban una visión nueva, personal pero engarzada en su tiempo: en Rodin el del mundo anterior a la Gran Guerra; en Giacometti, el de entreguerras y el inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Más allá de algunos aspectos puramente formales que comparten ambos artistas, como pueden ser el uso de la materia y la acentuación del modelado, la preocupación por el pedestal y el gusto por el fragmento o la deformación, el diálogo que se establece entre ellos va mucho más allá.

Rodin es uno de los primeros escultores moderno por su capacidad para reflejar -primero a través de la expresividad del rostro y el gesto, con el paso de los años centrándose en lo esencial-, conceptos universales como angustia, dolor, inquietud, miedo o ira; también es éste uno de los rasgos fundamentales de la obra de Giacometti: sus obras posteriores a la guerra, esas figuras alargadas y frágiles, inmóviles, a las que Jean Genet denominaba “los guardianes de los muertos” expresan, despojándose de lo accesorio, toda la complejidad de la existencia humana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here