Y el micrófono de cristal fue para ¡Israel!

Netta y su tema feminista 'Toy', en el que la cantante ridiculiza a los que maltratan a las mujeres, se ganaron a jurados y telespectadores.

Rueda de prensa de Netta tras la victoria de Israel.

Miguel Ángel León Brázquez. ¡Se acabó! Después de dos intensas semanas de ensayos, ruedas de prensa, entrevistas, autógrafos, fotos… ¡terminó el Festival de Eurovisión 2018! El Altice Arena vuelve a su normalidad.

Para algunos cantantes es el principio de una nueva etapa, tanto para bien como para mal. Los resultados obtenidos en este gran evento harán que algunos puedan continuar o empezar su carrera musical con éxito, mientras que el resto quedarán tan sólo en el recuerdo.

Las apuestas volvieron a fallar. Sabíamos que tendríamos una final emocionante, con una lucha por el trofeo entre las dos representantes más destacadas de esta edición: Israel con Netta y su tema feminista “Toy” (juguete) en el que la cantante ridiculiza a los que maltratan a las mujeres. “No soy tu juguete chico estúpido” y “alguien cobarde, un gallina que trata a una mujer como un juguete” son dos de las estrofas sacadas de esta canción. Un claro mensaje y una melodía pegadiza con toques orientales que ha llegado a los telespectadores otorgándola así el triunfo.

La otra gran estrella fue Eleni Foureira con su tema “Fuego”, que después de ser la única que logró arrebatarle el primer puesto en las apuestas a Netta Barcilai en la recta final, no consiguió alzarse con la victoria quedándose en una segunda posición (con este puesto Eleni consigue un récord histórico para Chipre).

Lo que teníamos claro desde hace tiempo es que el triunfo este año se quedaba en el Mediterráneo. La lucha de titanas por el primer puesto en las apuestas de pago hicieron demasiado evidente una de estas dos opciones.

España terminó en el puesto 23 de 26 participantes. Los representantes españoles se sentían orgullosos de su actuación según nos comunicaron y Amaia calificaba este festival de “postureo” y otros adjetivos (palabras que a los profesionales del Festival no le han sentado demasiado bien).

Lo más destacado del Festival fue cuando un espontáneo subió al escenario y le intentó arrebatar el micrófono a la cantante de U.K. (Surie), siendo inmediatamente desalojado por la seguridad del Arena. Esto no es algo nuevo, ya que el año pasado a Jamala (ganadora por Ucrania en 2016 ) y Daniel Dices (representante por España en 2010) les pasó algo parecido. No hay año que pase desapercibido, siempre hay algo que comentar.

¿Qué sorpresas nos deparará en Jerusalén el año que viene?

Mientras tanto os tendré bien informados de todo lo que aún nos queda por oír y ver.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.