¿Cómo producir respetando al medioambiente?

Aunque todavía queda mucho por hacer, cada vez la sociedad está más concienciada de la necesidad de cuidar el medio que nos rodea.

Redacción. A pesar de que estamos rodeados por él, a veces nos olvidamos del medio ambiente y de su cuidado. La muestra más evidente es que en los últimos años hemos seguido emitiendo numerosas cantidades de elementos contaminantes que dañan por ejemplo la capa de ozono o aceleran el cambio climático. Por ello, productos como los gases industriales de Linde Group han sido creados con el objetivo de minimizar la huella de carbono que dejamos, así como reducir de manera considerable las emisiones peligrosas de las empresas.

Aunque todavía queda mucho por hacer, cada vez la sociedad está más concienciada de la necesidad de cuidar el medio que nos rodea. Por eso, y para lograr un mundo más saludable, los gobiernos han ido modificando en las últimas décadas la legislación creando normativas que se ajusten a las necesidades medioambientales y ecológicas. Aunque esto pudiera preocupar a ciertas empresas, en la actualidad existen numerosas vías para seguir produciendo sin dañar el medio.

Un buen ejemplo es de Abelló Linde, una compañía cuyos productos facilitan que cualquiera empresa adapte su funcionamiento a las distintas normativas. En su catálogo, encontramos una enorme gama de productos variados: equipos de trabajo, todo tipo de servicios para el tratamiento de aguas residuales a escala industrial o una amplia oferta de gases, entre otros. Es importante puntualizar que cuando hablamos de gases industriales, no nos estamos refiriendo a gases como el butano o el gas ciudad. Sino que estamos centrándonos en gases especiales como el nitrógeno, el hidrógeno, el radón, el helio, etc.

El objetivo que presenta Abelló Linde es claro: a través de diversos gases, esta compañía consigue identificar y, acto seguido, eliminar los posibles contaminantes que se encuentran en distintos tipos de áreas, como los lagos, las piscinas, en el agua potable… Y así ayudar a la conservación de los recursos naturales, permitiendo además que las materias primas con las que contamos puedan ser reutilizadas. El impacto ambiental producido por empresas enmarcadas por ejemplo en el sector de la industria, se verá ampliamente reducido, incluso erradicado por completo. Además, se trata de una solución a largo plazo, ya que implica también la futura prevención.

Todos estos retos se materializan por medio de acciones concretas como pueden ser, entre otras:

  • La evaluación y certificación de las instalaciones a través de la certificación “Sistemas de Gestión Ambiental” (ISO 14001).
  • Pautas para la reducción del consumo energético.
  • Disminuir la emisión de gases que afectan al efecto invernadero y otro tipo de emisiones que dañan la atmósfera.
  • Gestión de residuos.
  • Acciones centradas en el agua: como la gestión de su consumo y el tratamiento de aguas residuales.
  • Descender los niveles de consumo de materiales como el metal, los materiales de embalaje, etc.

De esta manera, el reto al que se enfrentan numerosas empresas es posible: por una parte, su producción puede seguir ejecutándose con total normalidad y, por la otra, todo el proceso productivo se realizará dentro del marco normativo europeo y estatal, respetando el cuidado del medioambiente que lo rodea.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.