El consumo de comercio justo en España en 2016 creció un 15% más que el año anterior

Los españoles gastan un promedio de 86 céntimos al año en comercio justo y los productos que más consumen son el café, el azúcar y dulces.

Presentación del balance. / Foto: Europa Press.

Europa Press. El consumo de comercio justo en España durante el año 2016 creció hasta alcanzar los 40, 05 millones de euros, cinco millones más que el año anterior, lo que supone un 15 por ciento más que en 2015, mientras que los productos más consumidos son el café (43,1%), el azúcar y dulces como el chocolate (40,2%), artesanías (4,8%), según se desprende del informe ‘El Comercio Justo en España 2016. Convergencias con la Agenda 2030’, presentado este jueves 28 de septiembre por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo.

Este aumento se debe, principalmente, al incremento de las ventas en los grandes supermercados españoles, que representan un 37,7 por ciento del total, frente a la distribución de minoristas, que alcanzaron el 22,8 por ciento del total de facturación. El resto, se distribuyó en hostelerías, restaurantes y cafeterías (36,2%) y otros canales (3,3%), según el informe.

En cuanto a estos canales de distribución, la radiografía del comercio justo en España destaca que, por primera vez desde el inicio de la crisis, la facturación de las pequeñas tiendas (75 establecimientos, que han representado el 13,5 por ciento del volumen total) se ha incrementado de los 5,5 millones de euros en 2015, a los 5,8 millones de 2016. No obstante, este dato es la mitad del pico máximo registrado en 2009, que alcanzó los 11,1 millones de euros.

Por comunidades autónomas, las Islas Baleares cuentan con 11 tiendas; Cataluña y Andalucía con 9 establecimientos; la Comunidad Valenciana (8); Castilla y León (7); País Vasco y Aragón (6); Madrid (4); Islas Canarias (3); y el resto de comunidades autónomas entre una o dos.

España está en el puesto 16 en gasto por persona. Para la presidenta de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, Mercedes García de Vinuesa, estos datos son “positivos” y demuestran el trabajo que se ha hecho en el país durante los últimos 30 años de vida de esta organización; sin embargo, “falta mucha concienciación” puesto que España “continúa a la cola de Europa” en gasto medio por habitante, al situarse en el puesto 16.

En este sentido, ha señalado que mientras cada español gasta de media 86 céntimos al año en productos de comercio justo, sólo por encima de la República Checa, Letonia, Lituania y Eslovaquia, la media de la Unión Europea es de 12,75 euros y la de Europa de 13,68 euros. La lista está encabezada por Suiza (59,12 euros), Suecia (36,47 euros); Reino Unido (34,33 euros) y Finlandia (31,98 euros).

El reto: incrementar el consumo en las administraciones públicas. Sobre los retos de la Coordinadora Estatal, García de Vinuesa ha destacado que su objetivo más a corto plazo es penetrar en las administraciones públicas para consuman este tipo de productos, que en la actualidad “sólo representan un 0,17 por ciento”.

Para ello, ha pedido que en los baremos de los pliegos de licitación se puntúe positivamente “los impactos sociales y ambientales” y “no se priorice el precio”.

Por su parte, una de las vocales de la plataforma, Mónica Gómez, que además forma parte de una de las 27 organizaciones que conforman la Coordinadora, ha señalado la importancia de la “denuncia y la sensibilización” sobre los abusos que se ejercen en la cadena de distribución.

En esta línea, Gómez ha señalado que es “positivo” que los grandes supermercados se sumen a la creciente demanda de los consumidores por productos de comercio justo, pero ha señalado que las pequeñas tiendas “son la esencia del movimiento de comercio justo”.

“Está bien que los supermercados se sumen, pero también lo hacen porque es una oportunidad de negocio y para mejorar su imagen. Son las tiendas las que, además de cubrir esta demanda, contribuyen al impulso del movimiento”, ha continuado Gómez.

Comercio justo, agricultura ecológica y productos locales. En cuanto a cómo aunar los productos locales, como la agricultura ecológica –España es el primer país europeo en superficie dedicada a producción ecológica con dos millones de hectáreas, pero exporta la mayoría–, la Coordinadora Estatal ha señalado que ya hay en marcha proyectos en los que se está introduciendo el criterio social en las producción ecológicas y locales, como mermeladas realizadas con fresas ecológicas y locales con azúcar certificado de Latinoamérica.

En cualquier caso, según ha explicado Gómez, el comercio justo “no compite con productos locales” porque los productos que se importan no se producen en España.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.