España firma un pacto con la UE para impulsar el tránsito hacia la Economía Circular de la mano de 53 entidades

El primer compromiso es avanzar en la reducción del uso de los recursos naturales no renovables, reutilizar el ciclo de producción los materiales contenidos en los residuos.

Foto de familia de los firmantes. / Foto: Europa Press.
Foto de familia de los firmantes. / Foto: Europa Press.

Europa Press. La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, han firmado este 18 de septiembre el ‘Pacto por una economía circular: El compromiso de los agentes económicos y Sociales 2018-2020‘, que junto a las 53 entidades que se han adherido, busca impulsar la transición hacia una economía circular, baja en emisiones.

La ministra ha manifestado la voluntad de España de trabajar por un futuro sostenible porque considera que este “o es sostenible o no será” y ha garantizado que este objetivo es “una prioridad de primer orden para el Gobierno”.

En el acto de firma del Pacto, al que se han adherido 53 entidades, públicas y privadas, la ministra ha explicado que el Gobierno prepara una Estrategia para la economía circular que se abrirá a partir de ahora a la participación pública y que espera que pueda estar aprobada e implantada en 2018. Esta estrategia, según ha precisado, estará orientada con el Paquete de Acción de Economía Circular que presentó la UE en 2015 y que incluye 54 medidas sobre las que es necesario actuar en los próximos cinco años para avanzar.

“En España (la UE) tendrá un aliado para que esta estrategia europea se consolide. La estrategia ya está en marcha con todas las administraciones competentes. Queremos contar con todos los sectores productivos. Todos somos responsables del futuro”, ha manifestado la ministra

Tejerina ha defendido que España no quiere ser ajena al impulso dado a la Economía circular por la UE sino todo lo contrario y en esa línea, ha manifestado que España en los últimos años ha mejorado su economía desde el punto de vista de la sostenibilidad. Por ejemplo, ha puesto de ejemplo que entre 2000 y 2013 la intensidad energética de la Economía se redujo un 20 por ciento.

Participación de todos. Por eso, ha insistido en la importancia de la participación de todos los actores en la estrategia, que elabora el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en coordinación con el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, junto con el resto de departamentos implicados, comunidades autónomas y Federación Española de Municipios y Provincias, sectores, empresas y ciudadanos.

En definitiva, “involucrar a todos” los actores representativos de la sociedad, el sector público, privado y consumidores, que en su opinión, llevará a la economía española a un “desarrollo económico con una condicionante irrenunciable, que es la protección del medio ambiente”.

Para García Tejerina, la firma de este pacto supone un “hito más” en la estrategia española de Economía circular que contribuirá al debate ya iniciado, al tiempo que ha elogiado la respuesta de estas 53 entidades. El texto del pacto establece que su objetivo es convertir a Europa en una sociedad más eficiente en el uso de los recursos, que produzca menos residuos y que utilice como recurso aquellos que no puedan ser evitados, siempre que sea técnica y económicamente posible, con la máxima garantía de salud y el medio ambiente.

Es decir, se trata de sustituir la economía lineal basada en extraer, producir, consumir y tirar por una economía circular en la que se reincorporen al proceso productivo de los materiales que contienen los residuos para la producción de nuevos productos o materias primas. En este planteamiento, el pacto manifiesta que la reducción, reutilización, el reciclaje o la valorización material de los residuos constituyen procesos esenciales.

“Se esconden grandes oportunidades para gestionar el medio ambiente y crear una economía, sobre todo, responsable”, ha apostillado la ministra.

Reducción del uso de recursos no renovables. Tras la firma, tanto España como la Unión Europea quedan comprometidos a impulsar la transición a una economía circular mediante un conjunto de acciones concretas y la primera de ellas es avanzar en la reducción del uso de los recursos naturales no renovables, reutilizar el ciclo de producción los materiales contenidos en los residuos como materias primas secundarias.

También fomentarán la aplicación del principio de jerarquía de los residuos; promover pautas que incrementen la innovación y la eficiencia global; impulsar el análisis del ciclo de vida de los productos y la incorporación de criterios de ecodiseño; reducir la introducción de sustancias nocivas en su fabricación; promover un consumo sostenible y responsable, así como facilitar los cauces adecuados para el intercambio de información, el debate y la coordinación con administraciones, comunidad científica y tecnológica y los agentes económicos y sociales de manera que se creen sinergias que favorezcan la transición.

Por su parte, el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, ha dicho que existen “muchos motivos” que justifican la transición a la economía circular, que tiene “mucho sentido” económico y comercial, pero que va más allá, en términos sociales y ambientales ya que los recursos son finitos.

“Se trata de crear empleos ecológicos y una nueva generación de emprendedores de servicios limpios”, ha resumido.

Vella ha reclamado un uso más racional de los recursos a todos los niveles porque “no es algo que las instituciones puedan hacer por sí solas” y ha valorado que España ya está realizando distintas acciones muy beneficiosas.

El comisario ha puesto ejemplos de estrategias de economía circular como las que se desarrollan en ciudades como Barcelona, Santander o en la Comunidad de Madrid, así como de empresas del sector textil que fabrican tejidos a partir del plástico abandonado en el mar.

En este contexto, opina que en estas materias es preciso ponerse metas más ambiciosas y ha advertido que, por ejemplo, en materia de residuos, España “está perdiendo oportunidades” porque en la actualidad el 55 por ciento de los residuos termina en vertederos, “y son recursos valiosos”.

A su juicio, el pacto da una señal clara a los agentes implicados así como herramientas y un marco de actuación, pero estima que para mantener el impulso y consolidar la Economía Circular se necesita dialogar más y promover mejores conexiones.

“La transición europea hacia una economía baja en carbono está en marcha. España tiene que iniciar esta senda”, ha sentenciado.

Para facilitarlo, el comisario ha instado a los distintos agentes a hacer uso de la enorme financiación que proporciona la UE con sus distintas ayudas, –Fondos Feader, Horizonte 2020, entre otras–, con que pueden financiarse las instituciones públicas o los Fondos Europeos para Inversiones Estratégicas (EFSI), de los que puede beneficiarse el sector privado. Posteriormente en declaraciones a los medios ha insistido en la importancia de que las empresas privadas hagan uso de estas ayudas. “Todos estos fondos están para que los aprovechen”, ha insistido.

Finalmente, Karmenu Vella ha anunciado que la Comisión Europea está planteando una estrategia para frenar los microplásticos en el mar, que plantean un problema ambiental y de salud.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.