Desarticulada una organización que introducía hachís desde Marruecos utilizando barcos pesqueros

Recogían la droga en alta mar en el transcurso de sus salidas para faenar, volviendo al muelle gaditano deBonanza tras su jornada de pesca.

La actuación se llevó a cabo en la costa gaditana.
Foto: Archivo.

Europa Press. La Guardia Civil y la Policía Nacional, en el marco de la denominada operación ‘Traveling’, han dado por desarticulada una supuesta organización criminal dedicada al tráfico de drogas por vía marítima, que operaba desde la desembocadura del río Guadalquivir y que utilizaba barcos pesqueros.

Según ha informado este sábado la Benemérita en una nota, en el marco de esta operación se ha detenido a los 17 supuestos integrantes de la organización, se han aprehendido 2.200 kilos de hachís y se han intervenido dos barcos de pesca, una embarcación de recreo, cuatro vehículos tipo turismo, un camión frigorífico, gran cantidad de dinero en efectivo y documentación que está siendo estudiada para la determinación de la consecuente investigación patrimonial por presunto blanqueo de capitales procedentes de las actividades de esta organización.

Los miembros de esta organización presuntamente utilizaban barcos de pesca arrastreros para el acercamiento de la droga hasta el muelle gaditano de Bonanza. Tal era la capacidad operativa que manejaban que, en poco tiempo, llegaron a comprar un barco de mayores dimensiones para aumentar el volumen de carga, según destaca el Instituto Armado.

La investigación se inició en el mes de junio del pasado año, cuando los agentes identificaron a un grupo de personas que podrían dedicarse al tráfico de hachís a gran escala y que utilizarían un pesquero de los denominados arrastreros, con base en el muelle pesquero de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), para la introducción de grandes cantidades de estupefacientes. Su ‘modus operandi’, ámbito espacio-temporal y jerarquía entre sus miembros indicaban que podrían componer una organización criminal.

Tras diversas reuniones operativas entre los investigadores de ambos Cuerpos, se optó por desarrollar una investigación conjunta en la que los agentes fueron localizando a los investigados y asignándoles a cada uno el rol que desempeñaba en la organización, así como domicilios, vehículos que utilizaban, lugares utilizados como “guarderías” para la droga y toda su estructura.

‘Modus operandi’. Los miembros de la organización presuntamente recogían la droga en alta mar en el transcurso de sus salidas para faenar, volviendo al muelle de Bonanza tras su jornada de pesca. El resto de los componentes de la organización se quedaban en tierra realizando labores de contravigilancia para asegurar que en el muelle no hubiese nadie que pudiera descubrir sus actividades, empleando la coacción o la violencia en el caso de que alguien pudiera delatarles, según indica la Guardia Civil.

Tras el atraque del barco en el muelle, un camión frigorífico se acercaba hasta el mismo y comenzaba la descarga, 80 fardos de hachís envueltos en sacos de arpillera que rápidamente pasaban del arrastrero al camión apoyados por casi una decena de porteadores. Una vez que la carga se encontraba en el camión, éste se dirigía a las guarderías que la organización tenía alquiladas en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera, en concreto un garaje y una casa de campo, provistos de sus propios servicios de seguridad y custodia de la droga.

Todas estas maniobras fueron seguidas de cerca por los investigadores por lo que, tras obtener los correspondientes mandamientos judiciales, se procedió a la detención de los 17 miembros de la organización en Cádiz, Sevilla, Málaga, Ceuta y Huelva, así como la realización de cuatro entradas y registros simultáneos en sendas provincias.

A la vez que se practicaban estas detenciones y registros, se organizaba un dispositivo por mar y aire que permitió la incautación de ambos barcos de pesca en alta mar mientras faenaban, así como las detenciones de todos sus tripulantes. Las capturas de pescado del día que llevaban a bordo en el momento del asalto fueron entregadas en el Banco de Alimentos de Cádiz.

A los detenidos se les imputan los presuntos delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. Además, a dos de ellos se les imputan los de tenencia ilícita de armas de fuego, amenazas y violencia de género.

Con la explotación de esta operación los agentes dan por desmantelada de forma definitiva a esta organización delictiva.

La operación ‘Traveling’ ha sido coordinada por la Fiscalía Antidroga, tutelada por el Juzgado de Instrucción número 2 de los de Sanlúcar de Barrameda y desarrollada de forma conjunta por guardias civiles del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) y por policías nacionales del Grupo de Respuesta al Crimen Organizado (Greco) de Cádiz, siendo apoyados por la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic), la Unidad Aérea y el Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Cádiz.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.