Dos guardias civiles salvan la vida a un hombre de 70 años tras sufrir un infarto en La Aljorra

Tras cinco largos minutos de maniobras RCP, el auxiliado comenzó a respirar de nuevo y recuperó el pulso, la respiración y la conciencia.

El hombre ha salvado la vida. / Foto: Europa Press.
El hombre ha salvado la vida. / Foto: Europa Press.

Europa Press. Una patrulla de agentes de la Guardia Civil de la Región de Murcia auxilió a un hombre que había sufrido un infarto cuando se encontraba en un bar de La Aljorra-Cartagena. Las medidas de reanimación cardiopulmonar (RCP) aplicadas por el guardia civil al ciudadano permitieron que este último recobrara el pulso, la respiración y la conciencia hasta que fue atendido por personal médico.

Los hechos tuvieron lugar la noche del pasado miércoles, 21 de diciembre, cuando dos guardias civiles de prevención de seguridad ciudadana se encontraban en la pedanía cartagenera de La Aljorra atendiendo una incidencia cuando fueron requeridos por varias personas que se encontraban en un bar de la localidad.

Ante el estado de nerviosismo de las personas que solicitaron asistencia a los agentes, éstos se trasladaron con rapidez hasta el local y comprobaron que una persona de edad avanzada se encontraba en el suelo inmóvil. Los guardias civiles comprobaron que esta persona, que al parecer se había desvanecido, se encontraba sin pulso ni respiración y presentaba un color de piel amoratado.

Los agentes reaccionaron con rapidez. Uno de ellos inició las maniobras RCP sobre la víctima y mientras el otro comunicó a la Centra Operativa de Servicio de la Benemérita la incidencia y reclamó el desplazamiento de efectivos sanitarios.

Tras cinco largos minutos de maniobras RCP, el auxiliado comenzó a respirar de nuevo y recuperó el pulso, por lo que el agente colocó al auxiliado en posición de seguridad (lateral) y liberó las vías respiratorias para evitar cualquier obstrucción, logrando mantenerlo con vida hasta la llegada, unos minutos después, de una ambulancia medicalizada con su dotación, que se hizo cargo de la situación manteniendo estable al anciano. Posteriormente fue trasladado hasta un centro hospitalario de la ciudad portuaria para continuar con su asistencia médica.

El personal médico que atendió ‘in situ’ a la víctima de infarto agradeció a los agentes el auxilio prestado y reconoció que gracias a la pericia de los efectivos de la Benemérita esta persona se encontraba con vida.

Cursos RCP y DESA. El guardia civil que realizó las maniobras de reanimación cardiopulmonar había recibido recientemente un curso en esta materia. Dichos cursos se encuentran enmarcados en la formación sobre soporte vital básico impartidos desde 2013 a guardias civiles que prestan servicio en la Región.

La Guardia Civil inició un ciclo de formación para dotar a los guardias civiles de los conocimientos y destrezas necesarios para realizar la intervención inicial en situaciones de grave riesgo físico de la población como víctimas de accidentes de tráfico, violencia de género o agresiones graves, entre otros muchos, dado que suelen ser los primeros intervinientes en este tipo de sucesos.

Con estos cursos se pretende formar a los efectivos de la Benemérita en las habilidades que les permitan también socorrer a un compañero de servicio en caso de emergencia.

La formación de los guardias civiles se inició por parte de personal del Servicio de Asistencia Sanitaria de la Guardia Civil, en concreto por el teniente diplomado en enfermería que actualmente se encuentra prestando sus servicios en la Zona de Murcia, tutelada y acreditada hasta el momento por el Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León.

En 2015 y tras la firma de una declaración de intenciones entre el Instituto Claudio Galeno y la Guardia Civil, esta institución es la que imparte la formación sobre el uso de desfribilador externo semiautomático (DESA).

La posibilidad de identificar y revertir las arritmias cardiacas letales (desfibrilación) en el menor lapso de tiempo posible es una de las herramientas más eficaces para mejorar las expectativas de supervivencia en los casos de parada cardiorrespiratoria, la cual puede sufrir toda persona en cualquier momento y lugar.

Durante los cursos, que tienen una duración mínima de 12 horas, se enseñan las pautas, eminentemente prácticas, para identificar el paro cardiorrespiratorio, alertar a los servicios de emergencia e iniciar las maniobras de soporte vital.

El acuartelamiento de la 5ª zona: primer espacio ‘cardioprotegido’. En abril de 2013, la Guardia Civil de la Región de Murcia emprendió una iniciativa pionera en el seno de las fuerzas y cuerpos de seguridad de la Comunidad Autónoma al dar los primeros pasos para poner en marcha el primer espacio ‘cardioprotegido’, que quedó establecido, en una primera fase, en las instalaciones del acuartelamiento de la 5ª Zona de la Guardia Civil, en la capital murciana, donde ya se cuenta con un desfibrilador externo semiautomático que posibilita el auxilio, en caso necesario, de todas aquellas personas que se encuentren bajo custodia policial, además de los propios guardias civiles que se encuentren prestando servicio.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.