El crecimiento económico en España respalda la mejora de las condiciones de crédito, según Fitch

La agencia de calificación otorga +4 puntos a la economía española en su Índice de Fundamentales (FFI) en el tercer trimestre.

Elevada demanda en la subasta del Tesoro. / Foto: Europa Press.
La economía española crece. / Foto: Europa Press.

Europa Press. El fuerte crecimiento económico de España respalda la mejora de las condiciones de crédito, según la agencia de calificación Fitch, que ha confirmado su pronóstico de crecimiento para la economía española del 3% este año y del 2% en 2017.

Fitch, que otorga +4 puntos a la economía española en su Índice de Fundamentales (FFI) en el tercer trimestre, en línea con el dato correspondiente a los tres meses anteriores, atribuye el crecimiento económico a las reformas estructurales efectuadas, a la confianza resistente y a los progresos realizados para reducir el déficit presupuestario.

“El FFI de España se ha mantenido en el terreno positivo en el tercer trimestre de 2016 en +4 puntos, lo que indica que las condiciones de crédito siguen mejorando”, señala la calificadora en su informe, que apunta a una recuperación continua de la economía ante unas condiciones “muy adversas” tras la crisis.

Fitch resalta que la tasa de crecimiento del PIB se ha mantenido “estable” desde el primer trimestre de 2015 a pesar de la incertidumbre política, aunque proyecta que la expansión de la economía se ralentizará hasta el 1,9% en 2018 ante la estabilización de la recuperación tras la crisis. Además, subraya que la capacidad de recuperación de la economía se está absorbiendo “gradualmente”.

No obstante, Fitch advierte de que actualmente tres componentes del índice, de un total de diez, han mostrado una tendencia negativa, mientras que en el informe correspondiente al trimestre anterior todos los indicadores a excepción de uno se situaban en el territorio positivo.

De este modo, los responsables del índice FFI de España esperan que la mejora en los ingresos y el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de las compañías se ralentice ante las débiles perspectivas económicas globales.

Los otros dos componentes del índice cuya tendencia es negativa son la perspectiva de calificación de las finanzas corporativas y el rendimiento de las titulizaciones, que, en opinión de la agencia “continua fluctuando”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.