‘Midnight special’, una historia de ciencia ficción que rinde tributo al cine de los 80

A mitad de la muestra cinematográfica, aún quedan dos platos fuertes: 'The neon demony Raw' y 'Voyage of time'.

Escena de 'Midnight special'.
Escena de ‘Midnight special’.

Carlos Fernández / @karlos686. El miércoles lluvioso comenzó con Interchange, película de sección oficial, procedente de Malasia, que resultó ser una de las sesiones más aburridas del festival. La película narra las investigaciones de un fotógrafo forense en unos misteriosos asesinatos; paralelamente, el fotógrafo se enfrentará a sucesos sobrenaturales con ecos mitológicos en medio de una investigación disparatada. La película del director Dan Said, que estaba presente en la sala, no funciona en absoluto por muchas razones: la película se pierde en sus caprichos narrativos, en su hastío visual disfrazado de barroquismo y en medio de una historia carente de todo interés tanto en el significante como en el significado. Es una película que ha pasado con mucha desaprobación general desde su primer pase y que no promete aportar nada nuevo ni al festival ni a la selección de títulos.

Por otro lado, por la noche, vino el director Rob Zombie, hundido en su propio fanatismo consigo mismo (igual que muchos de los que le admiran) a presentar su última película: 31. La cinta cuenta la historia de unos jóvenes que son secuestrados el día anterior a Halloween y se ven obligados a luchar por sobrevivir en un juego macabro. Se trata de una película asquerosa, desagradable, sin intenciones narrativas, sin un fondo (no tener fondo y ser violenta podría tener gracia, pues no siempre hace falta un motivo para contar algo)… pero esta película se pierde en una oleada de vísceras, motosierras, la palabra “fuck” cada cinco segundos, una dirección artística tan preciosista como insensata, una falta de interés notable y un aburrimiento que llega, inevitablemente, cuando descubres que toda la película va a ser así. Una película para puristas y fanáticos del slasher y el gore más agresivo; algo que como espectador de cine me preocupa bastante. Una película tan tonta, vaga y recreada en sí misma como su director (el cual dirigió una obra maestra titulada The lords of Salem, que me encanta).

Al finalizar el día, a la una de la madrugada, acudí al pase especial de la inédita en España, última película del gran Jeff Nichols (Take shelter, Mud): Midnight special ¿Qué decir de Midnight special? Más allá de tratarse de una película maravillosa, nostálgica, inteligente e interesante… es una profunda carta de amor al cine de los 80 (aquella que protagonizaba Carpenter y Spielberg).

Cuenta la historia de un joven con asombrosas habilidades perseguido por el gobierno que trata de llegar a su hogar que, por supuesto, está fuera de la tierra. El resultado es poesía visual, un misterioso apartado argumental y una banda sonora impresionante. No se pierde en caminos sin fundamento; Midnight special no cuenta gran cosa ni nada nuevo pero la forma de presentación y el juego tan divertido que propone genera rápidamente la incursión del espectador en esta, tan apasionante como humilde, historia de ciencia ficción. Se trataba de una sesión especial del festival y ha sido de lo mejor que he podido ver en mucho tiempo.

Cada día más congratulado con este festival tan especial. Mañana vendrán dos platos fuertes: The neon demony Raw; el sábado la nueva del director de El árbol de la vida: Voyage of time ¡Aún queda mucho por gozar y espero que no por sufrir!

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.