El hombre de las mil caras

Es una buena película pero se pierde en su, tan densa como intencionada, complejidad. No es fácil de seguir pero qué ritmo, que actores, que fotografía... Alberto Rodríguez vuelve a demostrar que es uno de los cerebros más necesarios del cine español.

Una escena de ‘El hombre de las mil caras’.
Una escena de ‘El hombre de las mil caras’.

Carlos Fernández /@karlos686.  “Esta es mi opinión hoy y en este momento de mi vida” Alberto Rodríguez, director de la fantástica La isla mínima, vuelve a trabajar con su guionista habitual, Rafael Cobos, y crean una película llena de suspense, verdades duras de asimilar y talento.

Francisco Paesa (Eduard Fernández), ex agente secreto del gobierno español, responsable de la operación contra ETA más importante de la historia, se ve envuelto en un caso de extorsión y tiene que huir del país. Cuando regresa años después está sin un duro. Entonces, recibe la visita de Luis Roldán (Carlos Santos), ex Director General de la Guardia Civil, y de su mujer Nieves Fernández (Marta Etura), que le ofrecen un millón de dólares si les ayuda a salvar 1.500 millones de pesetas sustraídos del ámbito público.
Una película, que en palabras de su director, no habla del PSOE sino de la mala política ¡Y cuanta necesidad había de una película española como esta! Algo digno de celebración que se haya tenido la osadía y valor necesarios para contar una historia que muchos vivieron y que otros, como yo mismo, hemos descubierto recientemente en el cine de la mano de Alberto Rodríguez.
Es una buena película pero se pierde en su, tan densa como intencionada, complejidad. No es fácil de seguir pero qué ritmo, que actores, que fotografía… Alberto Rodríguez vuelve a demostrar que es uno de los cerebros más necesarios del cine español.

5 Responses to "El hombre de las mil caras"

  1. Javi   septiembre 30, 2016 at 2:24 pm

    a mi me pareció más compleja la Isla Mínima que el hombre de las mil caras, ésta última me ha encantado precisamente por la claridad de la historia para quien no haya oído hablar nunca de Roldán

    Responder
  2. jaime   septiembre 30, 2016 at 2:26 pm

    Una de las genialidades de El hombre de las mil caras es la falta de sesgo, se habla de la mala gestión en general pero sin entrar en colores políticos

    Responder
  3. Pedro Ruiz   septiembre 30, 2016 at 2:27 pm

    Películas como la de El Hombre de las mil caras por desgracia son muy necesarias en nuestro país

    Responder
  4. reichel30   octubre 8, 2016 at 7:14 pm

    Me ha encantado El hombre de las mil caras, para las que no hemos conocido la historia tan de cerca, nos sitúa bastante bien

    Responder
  5. ramon   octubre 8, 2016 at 7:15 pm

    El hombre de las mil caras es sin duda una obra maestra, gran director, gran guión y magnífico reparto!

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.