La Luminoterapia como tratamiento para la depresión

La luz solar es esencial para el ser humano, necesaria para equilibrar las emociones y el organismo.

Tomar el sol. / Foto: pixabay.com/es/playa-bikini-azul-cuerpo-mujeres-16695/
Tomar el sol es positivo para mejorar el estado de ánimo. / Foto: pixabay.com

Redacción. Todos tenemos momentos de tristeza y melancolía en algún momento de nuestra vida y no son considerados en sí patológicos; es cuando este estado de ánimo se trasforma a sentimientos severos y prolongados de tristeza, que afecta la capacidad para relacionarse con otros, trabajar e incluso afrontar las situaciones diarias, que esos sentimientos se vuelve una enfermedad, conocida como depresión. Hay muchas variaciones en la depresión, algunas son momentáneas, otra son más crónicas, algunas afectan en especial a las mujeres cuando están en su proceso hormonal mensual, y también encontramos la depresión estacional, que sucede cuando hay un cambio de estación, por ejemplo otoño, donde el sol dura menos y tenemos menos contacto con él.

Para la depresión hay varios métodos y tratamientos, también determinando del tipo en que se trate, algunos pueden ser practicados por la propia persona, terapias cognitivas, uso de farmacéutico recetado por un especialista, y poco a poco, desde los años 80 se usa la luminoterapia lámparas que ofrecen luz similar a los rayos de luz solar para curarla.

La luz solar es esencial para el ser humano, no solo por su importancia en el desarrollo y crecimiento del planeta, sino porque ofrece nutrientes, vitamina D y evita el exceso de melatonina, una substancia somnífera que nos vuelve apáticos, aumenta la depresión, la disminución de actividad física, el aumento de peso, los dolores de cabeza, acrecienta la ingesta de azúcar y la sensación de impotencia.

Los baños de luz equilibran el organismo, restituye los ritmos alterados, serena las emociones y es eso lo que ofrece una lámpara de luminoterapia o fototerapia, donde una persona en su propio domicilio, al comprar la lámpara, puede ponerse frente a ella con los ojos cerrados para recibir luz similar a la luz del sol, protegida por una pantalla para evitar las radiaciones, y solo tiene los beneficios de la luz. Se recomienda que las sesiones sean entre media y dos horas, y que esté acompañado con música, además de las persianas abiertas para que entre el sol.

La lámpara de luminoterapia puede mejorar además el tono vital, conciliar el sueño, equilibrar el ritmo cardiaco, mejorar funciones cognitivas, y no tiene casi contraindicaciones, solo se debe verificar que la lámpara no emita rayos UV que son dañinos para la piel y los ojos.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.