Científicos españoles participan en un estudio sobre la influencia de la dieta mediterránea en la distribución de la grasa corporal

Concluyen que la introducción de alimentos como almendras, nueces o avellanas es una alternativa mejor que las dietas bajas en grasa en los regímenes de mantenimiento o pérdida de peso.

Dieta mediterránea.
Dieta mediterránea.

Redacción. Nueve científicos de varias instituciones y universidades han realizado un estudio para evaluar la influencia de un patrón de Dieta Mediterránea en los parámetros antropométricos y de composición corporal en 351 sujetos canarios entre 55 y 80 años, con diabetes tipo 2 ó 3 o más factores de riesgo cardiovascular.

Resultado de este trabajo es un artículo de investigación titulado “Influencia de un patrón de Dieta Mediterránea en la distribución de la grasa corporal- PREDIMED CANARIAS-Resultados de un estudio aleatorizado”, que firman los investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Instituto de Salud Carlos III, las Universidades de Navarra y Valencia, el Instituto de Investigaciones Biomédicas el Hospital Clinic de Barcelona y el Hospital de San Juan.

En la investigación, los participantes fueron asignados aleatoriamente a una de las tres intervenciones dietéticas diferentes: Dieta Mediterránea suplementada con aceite de oliva extra-virgen (AOV), Dieta Mediterránea + frutos secos (almendras, nueces, avellanas) y un tercer grupo a una dieta control baja en grasa (<30% de las grasas totales). La ingesta calórica fue ad limitum (a placer, sin límite). La composición corporal fue medida con un equipo de impedancia bioelétrica octapolar (Tanita BC-410).

Después de un año de intervención, se observaron reducciones significativas en todas las variables antropométricas en los grupos de Dieta Mediterránea + AOV y el grupo control. El grupo de Dieta Mediterránea + frutos secos mostró una reducción significativa en la circunferencia de la cintura y el agua corporal total. El grupo control mostró un incremento significativo en el porcentaje de grasa corporal total y reducción en el agua corporal total. No obstante, no se observaron diferencias significativas entre grupos en cuanto a los cambios antropométricos o de composición corporal.

Los científicos concluyen que las Dietas Mediterráneas enriquecidas con AOV o FS (almendras, nueces o avellanas) que contienen aproximadamente un 40% de grasas totales son una alternativa mejor que las dietas bajas en grasa en los regímenes de mantenimiento o pérdida de peso en adultos mayores obesos o con sobrepeso.

En concreto en Canarias, la prevalencia de obesidad (35,7%) excede a la media nacional y el síndrome metabólico (24,4%) se considera muy elevado para la región, por lo que el patrón de Dieta Mediterránea puede ser una opción válida en el tratamiento dietético del sobrepeso y la obesidad, ya que facilita su adhesión a un patrón de alimentación saludable y que se mantenga en el tiempo.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.