‘Batman V Superman’, entretenimiento con clase

La película está hecha para romper las taquillas de todo el mundo, pero la banda sonora de Hans Zimmer tiene muy bellos pasajes, la interpretación de Jesse Eisenberg es soberbia.

Escena de 'Batman V Superman'.
Escena de ‘Batman V Superman’.

Carlos Fernández / @karlos686. “Esta es mi opinión hoy y en este momento de mi vida”. Zac Snyder, emperador del cine comercial más “bueno”, por así decirlo, se abre camino hacia una secuela de la espantosa El hombre de acero, esta vez enfrentándose a Batman. Curiosa sorpresa que supone una mezcla de la épica de Christopher Nolan (que es productor ejecutivo de la película) con la estética tétrica y oscura que Tim Burton le dio a las dos películas de Batman hace más de 20 años. Curiosa, cuanto menos, ya que no me esperaba recibir un producto de entretenimiento con tanta clase como es esta película donde las expectativas están a la altura, creando dos enemigos donde el espectador puede posicionarse a favor o en contra de uno u otro sin que nadie se lo recrimine.

La epicidad está presente, como siempre, en Zack Snyder (director de la sobrevalorada 300 y la magnífica Watchmen), así como un ambiente desolador que nos recuerda dos historias que ya sabemos de sobra, pero haciéndolas más carismáticas al espectador. Batman V Superman es un producto para las masas que tiene por objeto romper las taquillas de todo el mundo (la publicidad que le han hecho parece que Batman y Superman se vayan a enfrentar en un estúpido combate de boxeo), pero la banda sonora de Hans Zimmer tiene muy bellos pasajes, la interpretación de Jesse Eisenberg es soberbia (con diferencia lo mejor de la película) y el apartado visual no deja indiferente.

Probablemente, a ratos uno se aburre, pero en este tipo de películas, como siempre en cualquier película, uno tiene que hacer un esfuerzo por entrar a la película, pero si la película no echa una mano ahí se corre especial peligro… Es un entretenimiento de, casi, primera clase pero, sinceramente, quien no disfrute con esta película es por no querer. Quien busque un entretenimiento más intelectual y menos evasivo que no entre, pero quien quiera pasarlo bien, sin duda, que entre.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.