Los beneficios de vivir en una residencia de la tercera edad

Las residencias de ancianos cuentan con numerosas ventajas de cara a nuestros familiares más queridos.

Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Eva Ramos Rull. Para algunas personas, el uso de residencias de ancianos para el cuidado de nuestros mayores es algo que se encuentra todavía estigmatizado.

En realidad, es proporcionarles unos cuidados mucho mejores de los que quizás por nuestra falta de tiempo, espacio o desconocimiento médico podríamos darles en casa.

No obstante, está claro que antes de hacerlo debemos buscar un sitio que sea de nuestra confianza, un lugar de garantías como es la residencia tercera edad Valencia La Seu, cuyo objetivo es que nuestros mayores se sientan atendidos y queridos, pero también que sus familiares sientan la tranquilidad de dejarlos en las mejores manos posibles en una etapa tan importante de sus vidas, en la que precisan de los mejores cuidados, cariño y atención.

Esta residencia cuenta con un equipo de profesionales perfectamente cualificados y comprometidos así como con todos los servicios necesarios para la atención en la tercera edad con soluciones adaptadas a las necesidades de cada persona, programas de recuperación hospitalaria, múltiples actividades y servicio de comedor con cocina propia.

Las residencias de ancianos cuentan con numerosas ventajas de cara a nuestros familiares más queridos, como son:
-La comida es algo importante a tener en cuenta, ya que a diferencia de en casa que se encuentran solos y tienen que cocinar por ellos mismos, en las residencias encontrarán menús elaborados y adaptados a sus necesidades alimenticias.
-La compañía es algo que también agradecen nuestros mayores ya que cuentan con compañeros de su misma edad y con los que pueden compartir aficiones y conversación.
-Otra cosa muy importante es el cuidado médico ya que desafortunadamente algunos de nuestros ancianos padecen párkinson, alzhéimer u otras enfermedades que requieren de atenciones durante todo el día y cuidados médicos especializados, algo que no podemos conseguir por nosotros mismos.
-Una ventaja más tiene que ver con aquellos ancianos que sufren de movilidad reducida y que necesitan de destrezas y habilidades a la hora de moverlos que nosotros como no profesionales, no conocemos. En este tipo de centros, los cuidadores conocen perfectamente los movimientos y pautas a realizar.
-Por último, los ancianos se encontrarán más activos en este tipo de residencias que en su propia casa debido a las actividades organizadas que podrá encontrar en las mismas.

En definitiva, estar en un centro no quiere decir que nos deshagamos de esa persona mayor ya que podemos visitarlos con frecuencia, sólo se trata de contar con la seguridad de saber que se encuentran en un entorno agradable, seguro y que ofrezca paz y tranquilidad para muchas personas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.