‘Zootropolis’, otra grandiosa obra de animación de Disney

Una película de animación madura e inteligente en la que una conejita quiere ser policía en una ciudad en la que nada es lo que parece.

Imagen del film 'Zootropolis'.
Imagen del film ‘Zootropolis’.

Carlos Fernández / @karlos686. “Esta es mi opinión hoy y en este momento de mi vida”. El Disney de los 80 poco se parece al de los 90 y menos se parece el de los 90 al de los 2000 y menos aún el de los 2000 al de los primeros años de la década del 2010. ¡Qué tan positivo resulta esto! Disney, de acuerdo a los tiempos que corren, realiza películas con las temáticas más actuales y las moralejas más necesarias para los mayores (y por cierto, ¡qué bueno que los jóvenes niños vayan tomando nota!).

No soy partidario de que las películas deban apoyarse en algo, es decir, tener “un mensaje”; soy de los que prefiere que me cuenten algo en lugar de que, sí o sí, tengan que sermonearme en el cine. El cine de animación de hoy día, el de calidad, peca mucho menos de esto, ya que lo que cuentan viene al caso. Y es que la nueva Zootropolis, del director de la magnífica, aunque algo cursi, Enredados, trata de fondo algo tan importante como la discriminación. En la película son animales que se dividen en especies, pero en nuestras calles hay muchas razas, nacionalidades… y cuánta desconfianza, odio y paranoias.

Algo tan triste en estos primeros años del siglo XXI cuando un tal Donald Trump consigue votos levantando muros de odio contra los hispanos o Europa contra los sirios… El mundo necesita una animación tan madura e inteligente como Zootropolis sin duda; Disney ha cambiado y se ha adaptado bien a sus tiempos y a su público. Películas como la tan sobrevalorada como buena Frozen o la mejor película del año pasado, Del revés, lo han ido demostrando poco a poco y ahora, Zootropolis, ha vuelto a confirmar: Disney ha hecho otra grandiosa obra de animación.

Zootropolis es una historia donde una conejita quiere ser policía en la “incorruptible” ciudad de Zootropolis donde no existe el odio, la mentira, la deslealtad… cuán grande va a ser su sorpresa cuando descubra que la naturaleza, así como la vida, es una jungla donde nada es lo que parece y donde el mundo tratará de destrozar sus sueños a toda costa. No es una clase de ética ni de la vida, Zootropolis es la vida misma pero con una diferencia: nos recuerda que ésta puede ser muy divertida si se sale a jugar con ella. Muy buena.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.