‘Carol’, un clásico de nuestro tiempo inmediato

La última cinta del director Todd Haynes es una historia que habla de esas personas que entran en tu vida para cambiarla sea para bien o para mal…

Fotograma de 'Carol'.
Fotograma de ‘Carol’.

Carlos Fernández / @karlos686. “Esta es mi opinión hoy y en este momento de mi vida”. Como si se tratara de Bette Davis, Cate Blachett continua con su milagrosa elegancia y presencia en pantalla. Carol es la última obra maestra de Todd Haynes, director de la majestuosa Lejos del cielo; Carol fue la favorita para obtener la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes donde la sala se inundó en un, tan fuerte como merecido, aplauso.

No hablamos simplemente de una película donde cada uno de los planos es más elegante e inolvidable que el anterior, hablamos de una película delicada formal y emocionalmente. Un ¿por qué no decirlo? Clásico de nuestro tiempo inmediato.

Recurrentemente en la filmografía de Haynes vemos personajes atrapados por el canon social, por las “cláusulas de moralidad”, y Carol encierra a los personajes en el amor prohibido y en su libertad para ejercerlo. Una pareja de lesbianas, interpretadas soberbiamente por Cate Blanchett y Rooney Mara (esta última fue ganadora del premio a la mejor actriz en el pasado Festival de Cannes por esta película).

Una película que reflexiona sobre los límites carcelarios que se dan entre la vida social y la vida humana a través de una elegantísima y brillantísima puesta en escena. La clase magistral de narración e interpretaciones que da Haynes vale oro para la mente y el corazón; inteligentísima e irrepetible película que no bebe de ninguna otra.

Yo, por mi parte, ya tengo la novela de Patricia Highsmith en mis manos para saber más sobre esta historia que habla de esas personas que entran en tu vida para cambiarla sea para bien o para mal…

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.