Casi 15.000 jóvenes reciben formación en las Cámaras de Comercio españolas

Estas entidades han dedicado 40.415 horas en los últimos siete meses a enseñar competencias digitales, idiomas, habilidades sociales para la empleabilidad o tecnologías de la información a menores de 30 años.

La herramienta ayuda a conocer el rendimiento de los estudiantes. / Foto: Franz Pfluegl
Los jóvenes han recibido formación en las Cámaras de Comercio españolas. / Foto: Franz Pfluegl

Europa Press. Las Cámaras de Comercio han dedicado 40.415 horas de formación para facilitar la entrada en el mercado laboral a jóvenes de entre 16 y 29 años, dentro del Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE).

El programa, que se enmarca en el Sistema de Garantía Juvenil del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y está cofinanciado por el Fondo Social Europeo, se puso en marcha hace un año con el objetivo de cualificar a 85.000 jóvenes en los próximos cuatro años para insertarlos en empresas.

Hasta el momento, se han inscrito un total de 14.911 jóvenes que han recibido formación en competencias digitales, idiomas, habilidades sociales para la empleabilidad, tecnologías de la información y comunicación u ofimática avanzada, entre otras.

Las Cámaras han diseñado también acciones formativas específicas a demandas concretas de las empresas, como es el caso de restauración, administrativo, atención a personas mayores o monitores de tiempo libre para niños.

De los jóvenes que están participando en estos cursos la mayoría de ellos está entre los 20 y los 21 años, han acabado la ESO y esporádicamente han trabajado en el sector servicios, especialmente en administración y gestión, comercio, informática y hostelería. Son hábiles usuarios de herramientas informáticas y de las redes sociales, aunque presentan un bajo nivel de inglés.

Las Cámaras de Comercio actúan, además, como mediadores entre las empresas y los jóvenes para aumentar sus oportunidades laborales y ponen a su disposición a un orientador laboral que se responsabiliza de guiar al joven durante su itinerario formativo y acercarle a las empresas que demanden su perfil laboral.

Los jóvenes se inscriben en el PICE acudiendo a la Cámara de Comercio más cercana. A partir de ese momento, el orientador laboral analiza sus competencias, intereses y grado de cualificación y elabora un perfil profesional. Conforme a ese perfil, el orientador diseña un plan formativo a su medida en competencias digitales y nuevas tecnologías, idiomas, habilidades sociales y técnicas para desenvolverse en el mundo de la empresa.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.