Aventuras y entretenimiento en la nueva versión cinematográfica del clásico ‘Peter Pan’

La visión del director Joe Wright rebosa talento visual y sentido del espectáculo, es una elegante película con piratas, peleas, hadas, cocodrilos y sirenas.

Escena de 'Pan'.
Escena de ‘Pan’.

Carlos Fernández / @karlos686. Está muy de moda la realización de grandes clásicos o cuentos para niños (aunque la película que nos ocupa ahora es originalmente una obra de teatro) en versión humana y adulta. Esto podría resultar un completo desastre pero, por el momento, ya sea la Disney o la Warner, están acertando en poner en frente de sus proyectos a directores como Keneth Branagh para Cenicienta o Joe Wright para esta película de Peter Pan.

La nueva visión del, tan hiperactivo como elegante, director Joe Wright para su Pan rebosa de talento visual, sentido del espectáculo y, en general, un entretenido paseo lleno de aventuras por Nunca Jamás. Existe un gran conflicto entre el guión y las pirotecnias visuales de su director, lo cual hace resaltar mucho más el acabado visual que el narrativo, sin qué decir que se acaba echando de menos ese Nunca Jamás como paraíso de la infancia.

Algo a favor de Pan es que no apetece compararla con las anteriores películas que hemos visto de este joven volador; la película de Wright posee seguridad en sí misma y no tiene miedo a delirar en lo que le interesa simplemente porque no es primordial adentrarse en ciertos pasajes de la historia de Peter Pan, el objeto es mostrar la típica historia del héroe elegido, sin pararse a reflexionar en nada más. Sin embargo, la película entretiene, no agota, y la banda sonora de John Powell está a la altura de las mejores composiciones del afamado compositor con un gran tema principal del que saca el máximo partido posible (sin olvidar el Smells like teen spirit de Kurt Kobain interpretado por cientos de piratas en la gran presentación de Barbanegra).

Sin duda, es una gran elección para los que quieran disfrutar de una elegante película de aventuras con piratas, peleas, hadas, cocodrilos, sirenas y mucho entretenimiento. Los que esperaban una película que profundizara en la infancia, el personaje, la magia… ésta no es su película de Peter Pan. Aventura a palo seco, lo cual la hace imperfecta pero deliciosamente entretenida así como un, pequeño, gran deleite audiovisual.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.