La barra de labios cumple 100 años de historia en el mundo de la cosmética

Marc Levy en 1915 fue el culpable de revolucionar el mercado de la belleza con este simple elemento que se ha convertido en indispensable para millones de mujeres en todo el planeta.

Frida Kahlo es el claro ejemplo de que la barra de labios no estaba creada solo para estereotipos marcados de belleza, sino que personajes influyentes como lo fue la méxicana también dieron cuenta de los encantos que ofrece la seguridad de unos labios pintados.
Frida Kahlo es el claro ejemplo de que la barra de labios no estaba creada solo para estereotipos marcados de belleza, sino que personajes influyentes como lo fue la méxicana también dieron cuenta de los encantos que ofrece la seguridad de unos labios pintados.

Cristina Abad Cabal. Los comienzos de la utilización de pintura para decorar los labios se remontan tan atrás en la historia que 5.000 años antes de Cristo, ya utilizaban labiales. Mujeres tan dispares e influyentes como Cleopatra, Mata Hari, Frida Kahlo, Marilen Monroe o Angelina Jolie han mejorado su aspecto con unos marcados y sensuales labios pintados, siendo el rojo el color por excelencia.

No fue hasta 1915 cuando el estadounidense Marc Levy revolucionó esta técnica inventando de la nada un sencillo mecanismo para que la crema que coloreaba los labios, hasta aquellos entonces ubicada en un bote y aplicada con un pincel, estuviese guardada una funda de metal con un tope que permitía subir el carmín según se iba gastando. Anteriormente, fueron varios los intentos de crear algo similar que no terminaron de cuajar.

Anuncio publicitario de una barra de labios en los años 50.
Anuncio publicitario de una barra de labios en los años 50.

Desde su lanzamiento el éxito fue rotundo y podemos decir que hasta día de hoy tiene el orgullo de ser el elemento cosmético más vendido en todo el planeta, con casi un 1.000 millones de unidades al año. En cuanto a nuestro país, a nivel de la península, se estima que un tercio de las mujeres españolas se pintan los labios a diario, según los datos de una encuesta de L’Oréal.

Pintar los labios se ha convertido en un gesto con idioma universal, es considerado un arma de belleza y sensualidad. Ideológicamente tiene un gran potencial que se ha visto presente a lo largo de su historia. Las primeras pinturas se crearon a base de ceras y pigmentos naturales extraídos de rocas, raíces o insectos.

Guerlain es una de las primeras marcas que comercializó la barra de labios.
Guerlain es una de las primeras marcas que comercializó la barra de labios.

En Grecia las mujeres que utilizaban sus labios para dejar claro que eran prostitutas, los marcaban de manera profunda y con colores vivos para que no existiesen dudas. En Egipto y Roma representaba el poder de la clase alta. Incluso llegó a estar prohibido en la Edad Media por la Iglesia que lo vinculaba con la brujería. Fue a partir de 1800 cuando las mujeres de manera mucho más libre, comenzaron a disfrutar de pintar sus labios sin que tuviera una repercusión especial.

La publicidad y el cine han sido los grandes aliados de este utensilio, le han hecho protagonista en todo momento y han actuado como el impulsor del deseo irrefrenable enfocado hacia su consumo que hasta hoy se puede tachar de impecable. Larga vida a las sonrisas enmarcadas por carmín.

 

 

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.