Carolina Marín, de su debut con 12 años en el IES La Orden al bicampeonato del mundo en una década prodigiosa

La onubense ha ido creciendo como jugadora hasta llegar a ser la mejor del planeta y con un nuevo reto: una medalla olímpica.

Carolina, muy feliz, tras ganar su segundo Mundial. / Foto: Captura TV.
Carolina, muy feliz, tras ganar su segundo Mundial. / Foto: Captura TV.

P. Gamero. Carolina Marín es el nombre propio no sólo del bádminton sino del deporte en general. En diez años, una década prodigiosa para la que empezó como niña a dar sus primeras raquetazos en el entonces Club Bádminton IB La Orden, hasta el punto y seguido que supone el segundo título mundial consecutivo.

Y es que desde su debut en el equipo onubense, la tarde del 9 de octubre de 2005, hasta la mañana en España del 16 de agosto de 2015 muchas barreras ha ido derribando una deportista ejemplo para muchos con tan solo 22 años, que ya tiene en su mente un nuevo reto: una medalla olímpica. Para eso puede quedar un año.

Los primeros pasos de Carolina Marín los dio en el Club Bádminton La Orden.
Los primeros pasos de Carolina Marín los dio en el Club Bádminton La Orden.

Diez momentos han marcado la trayectoria de Carolina Marín en esta su década prodigiosa. El primero, como no, el día de su debut con su equipo de toda la vida, el Club Bádminton IB La Orden. Fue el 9 octubre de 2005 en un partido ante Paracuellos correspondiente a la segunda jornada de la División de Honor. Carolina, con 12 años y 3,5 meses, debutó en dobles con su compañera Ana Mª Martín. Perdió ese día por 0-2 (8-15 y 7-15) ante la pareja compuesta por Patricia Pérez y Anabel Cháfer. Esta última, a su vez, en el mismo partido pero en individuales, vuelve a ganar a la novel Carolina por 11-8 y 11-1. Como curiosidad, el Paracuellos estaba liderado por el entonces también joven Pablo Abián.

Carolina, con 16 años, barrió en el Campeonato de España 2009.
Carolina, con 16 años, barrió en el Campeonato de España 2009.

La segunda fecha importante en la trayectoria de Carolina Marín fue el 10 de mayo de 2009, cuando se proclamó por primera vez campeona de España Absoluto en Alicante. Derrotó en la final a otra excelente jugadora española en la actualidad, Beatriz Corrales, en tres sets: 18-21, 22-20 y 21-19. En ese torneo fue superando, paulatinamente, a Manuela Díaz (21-7 y 21-8); Ana Ferrer (21-11 y 21-15); y Laura Molina (21-5 y 21-18). Lo cierto es que ese triunfo fue la guinda a un gran año en el calendario nacional, ya que se proclamó campeona de España en todas las categorías: sub-17, sub-19 y Absoluta, no sólo individual sino también en dobles femeninos con Ana Mª Martín y en dobles mixtos en el sub-17 con Salvador Gómez.

El 15 noviembre de 2009 Carolina inscribe, por primera vez, su nombre en un torneo europeo. Fue en Medvode (Eslovenia), donde ser proclamó campeona de Europa individual en la categoría Sub-17 en Eslovenia. Fue el primer título europeo de una deportista española. Carolina viajó a Eslovenia con algunas dudas debido a unas molestias musculares. Pero su rendimiento en el Campeonato fue excelente, y aparte de ayudar al equipo nacional a llegar a los cuartos de final en el torneo por equipos, logró el triunfo al derrotar en la final a la jugadora turca, Neslihan Yigit, por 21-9 y 21-3. Antes había dejado atrás a la rusa Lyaysan Karamova (21-6 y 21-3), en los octavos de final; a la danesa Sandra María Jensen (21-14 y 21-19), en los cuartos; y a la también turca Ebru Tunali, ésta en tres sets (21-16, 17-21 y 21-15), en la semifinal.

El 29 de julio de 2012, una fecha inolvidable: debut en los JJOO. / Foto: rtve.es.
El 29 de julio de 2012, una fecha inolvidable: debut en los JJOO. / Foto: rtve.es.

Una de las fechas que mejor recuerde Carolina Marín es la del 29 de julio de 2012, cuando debutó en los Juegos Olímpicos de Londres. Su posición en el ránking le llevó a medirse en el grupo preliminar a la gran favorita la china Li Xuerui, además de a la peruana Claudia Rivero. Su estreno fue ante la china, a la postre ganadora del oro, y desde entonces una rival más de Carolina y a la que ganó el primer mundial en 2014. La onubense perdió en ese estreno con Li Xuerui por 13-21 y 11-21; ganando al día siguiente a Claudia Rivero por 21-17 y 21-17, pero diciendo adiós a sus primeros Juegos.

Con Carolina ya metida de lleno en el Circuito y subiendo peldaños en el ránking, el 10 de abril de 2014 logró, por fin, entrar en el Top-10. Fue tras caer en semifinales del Open de Alemania ante la japonesa Tayaka Takahashi, y con el antecedente de haber disputado el, por entonces, esquivo All England Open, en el que perdió en la primera ronda con la china Yian Wang. Los resultados acumulados le dieron entrar entre las diez mejores jugadoras del mundo, accediendo de esa manera a la mejor posición del bádminton español en el ránking mundial, mejorando la 13ª alcanzada por la pareja Sergio Llopis-José Antonio Crespo en el año 2003.

Carolina, sonriente, tras recibir la medalla de oro como campeona de Europa. / Foto: @Bad_Esp.
Carolina, sonriente, tras recibir la medalla de oro como campeona de Europa. / Foto: @Bad_Esp.

La carrera deportiva de Carolina Marín no tenía freno. Subía como la espuma, y apenas unos días después en Kazán (Rusia), concretamente el 27 de abril, se proclamó, por primera vez, campeona de Europa de bádminton. Fue después de recordar en la aún recordada final ante Anna Thea Madsen (Dinamarca) por 21-9, 14-21 y 21-8, en 51 minutos, en uno de los mejores partidos de la onubense hasta entonces. En el desarrollo de la competición, Carolina fue dejando atrás a Laura Sarosi (Hungría) por 21-5 y 21-16, en la primera ronda; a Natalia Perminova (Rusia) 21-13 y 21-12, en los octavos de final; a Stefani Stoeva (Bulgaria) 21-10 y 21-15, en los cuartos; y a Kevin Schnaase (Alemania) 21-12 y 21-9, en la semifinal.

Carolina Marín llora en el podio tras proclamarse campeona del mundo de bádminton. / Foto: bwfbadminton.org.
Carolina Marín llora en el podio tras proclamarse campeona del mundo de bádminton en 2014. / Foto: bwfbadminton.org.

Y si grande fue el triunfo a nivel continental, Carolina Marín tocó el cielo con las manos el 31 de agosto de 2014 al ganar el Campeonato del Mundo, primero que ganaba una europea desde que en 1999 lo hizo la danesa Camilla Martin. Impecable el recorrido de Carolina en ese mundial disputado en Copenhague (Dinamarca), superando en la primeras ronda a la jugadora de Malasia Jing Yi Tee, por 21-18, 16-21 y 21-10; en los octavos a la china Yihan Wang (21-9 y 21-12); en los cuartos a la taiwanesa Tzu Ying Tai, 19-21, 21-19 y 21-11); en la semifinal a la india Sindhu P. V. (21-17 y 21-15); y en la final para el recuerdo a la china Li Xuerui en aquellos dramáticos tres sets: 17-21, 21-17 y 21-18.

Carolina besa el preciado trofeo británico. / Foto: Bádminton Photo.
Carolina besa el preciado trofeo británico. / Foto: Bádminton Photo.

Con Carolina Marín ya estabilizada entre las mejores jugadoras del mundo, otra barrera que debía superar era ganar un Superseries Premier (Grand Slam del bádminton). Eso ocurrió el 8 de marzo de 2015, cuando se proclamó vencedora del All England, el Wimbledon del bádminton, un torneo en el que hasta entonces Carolina le había sido muy esquivo. La india Saina Nehwal, hasta entonces inalcanzable para la de Huelva, fue su rival en la final, y a la que superó por fin en tres sets: 16-21, 21-14 y 21-7. Era la guinda a un soberbio torneo en el que fue superando a la irlandesa Chloe Magee, 21-14, 15-21 y 21-11, en la primera ronda; a Porntip Buranaprasertsuk (Thailandia), por 21-10 y 21-16, en los octavos de final; a Sung Ji Hyun (Corea del Sur) por 21-18 y 22-20, en los cuartos; y a Tai Tzu Ying (Taiwán) por 21-18 y 21-11 en la semifinal.

A este Superseries Premier siguió otro en Malasia poco después, lo que unido a su victoria en Australia, un Superseries, hizo que acariciara situarse como número 1 del mundo. Lo tuvo en sus manos en otro Superseries Premier, en Indonesia, pero cayó pronto. Sin embargo el sistema de puntuación le benefició en ese momento y, tras ese torneo, curiosamente el peor que ha disputado este año, el 11 de junio de 2015 se colocaba en el primer puesto del ránking mundial, siendo la primera jugadora europea que lo conseguía desde 2010. Carolina se vio sorprendida a las primeras de cambio por la japonesa Yui Hashimoto, número 30 del mundo, pero las derrotas también prematuras de la número 1, la china Li Xuerui, y de la número 3, Saina Nehwal, que defendían más puntos que la onubense en este torneo, hicieron posible el pequeño ‘milagro’.

Carolina sonríe en el podio ya bicampeona del mundo. / Foto: Captura TV.
Carolina sonríe en el podio ya bicampeona del mundo. / Foto: Captura TV.

De ahí hasta el 16 de agosto de 2015 cuando logró su segundo Mundial. Más de dos meses de zozobra por una inoportuna lesión en el quinto metatarsiano que le pudo impedir acudir al Mundial en Yakarta. Pero el espíritu de superación de la onubense, apoyada en el trabajo en la pista con Fernando Rivas, y en el psicológico con Pablo del Río, hicieron posible el título.

Una insuperable Carolina Marín, en su mejor partido del torneo, derrotó en la final a la india Saina Nehwal (21-16 y 21-19), convirtiéndose en la primera jugadora no china que gana dos veces seguidas el Mundial. Fue un torneo que por culpa de la diferencia horaria hizo madrugar a muchos aficionados, que siguieron las evoluciones de Carolina por televisión, sufriendo, vibrando y celebrando cada uno de sus triunfos, ante la malaya Jing Yi Tee (19-21, 21-14 y 21-13) en la primera ronda; la taiwanesa Pai Yu Po (21-11, 18-21 y 21-17) en los octavos de final; la china Shixian Wang (21-17 y 21-19), en los cuartos; la coreana Sung Ji Hyun (21-17, 15-21 y 21-16), en la semifinal; y a la mencionada Nehwal en la final.

Este es, por el momento, una parte del recorrido de Carolina Marín que en diez años ha hecho historia. Mucho ha sido lo conseguido por la onubense, pero en su fuero interno tiene ya ese reto de ser la primera en lograr una medalla olímpica para el bádminton español. Y si ella lo piensa, con el lema con el convive -“puedo porque pienso que puedo”-, lo lógico es que lo consiga.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.