Dos investigadores publican la “memoria viva” de las Tablas de Daimiel, a través de los recuerdos de un pescador

El volumen 'Flor Ribera. La gente del río en La Mancha' recoge las tradiciones y forma de vivir de las personas que habitaban el espacio antes de que fuera declarado parque natural.

El pescador Julio Escuderos. / Foto: Flor Ribera.
El pescador Julio Escuderos. / Foto: Flor Ribera.

Europa Press. Los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) Miguel Álvarez y del Real Jardín Botánico, Santos Cirujano, han presentado un libro en el que recogen la historia del parque natural de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) a través de las memorias de Julio Escuderos, un pescador que vive en los humedales desde la década de 1930.

El volumen, titulado Flor Ribera. La gente del río en La Mancha (CSIC) recoge, en el estilo y la forma de hablar del pescador, los recuerdos del parque en su “momento de esplendor” y las tradiciones y forma de vivir de las personas que lo habitaban antes de que fuera declarado parque natural, conocidos en la zona como “la gente del río”, y que llegaron a ser hasta 300 familias viviendo de la caza, la pesca y la recolección, según los autores.

“El libro trata de respetar su manera de expresarse, que es la de una persona muy conocedora de la naturaleza, pero no tiene un enfoque científico al uso -ha explicado Álvarez- Es un señor que vivía de pescar cangrejos, barbos y peces. Era analfabeto y tenía que contar de viva voz sus cosas y eso es lo que hemos hecho”.

De hecho, tanto para él como para Cirujano, el libro es una forma de homenaje al pescador, que actualmente tiene en torno a 85 años y sigue viviendo en el parque y yendo a pescar y a cazar, con el permiso de las autoridades de la región.

“Solo él nos ha descrito perfectamente las plantas y los animales que vivían allí, con los nombres que él les daba -ha indicado, a su vez, Cirujano- Esas descripciones nos han servido para saber qué plantas había antes ahí, y qué animalitos“.

El libro se ha elaborado a partir de las entrevistas que ambos investigadores mantuvieron con Escuderos entre 1994 y 1995 y en las que el pescador les contó la historia del parque en el último medio siglo, y su “progresiva degradación”. “Ha visto cómo se han secado, cómo se ha quemado, cómo se han vuelto a inundar, aunque con agua sucia… es la historia viva del parque en una persona”, han indicado.

Igualmente, el volumen incluye anécdotas como en las que el pescador “pasa revista” de las personalidades que han pasado por el parque natural y, entre ellas, figuras políticas como Franco, Fraga, Bono o Aznar, aunque se lamenta que los políticos “se hacen la foto, hablan con él y siempre prometen que lo arreglarán” pero “luego nunca lo arreglan”.

Además del homenaje, Álvarez ha asegurado que el volumen pretende también “romper un tópico” y resaltar el valor de personas como Julio Escuderos que “han ido desapareciendo” pero que “han sido muy importantes en la conformación de una serie de paisajes como los humedales de las Tablas de Daimiel” u otros como los de la albufera de Valencia, los del Delta del Ebro, o las dehesas.

“La idea más habitual es que el ser humano lo que ha hecho con los ambientes naturales ha sido destrozarlos y deteriorarlos. Esa es la idea más generalizada y con gran razón -ha señalado- Sin embargo, seres humanos como estos, que están desapareciendo, y que en nuestro país son muy escasos pero en otros países hay muchísima gente aún así, se han preocupado mucho sin tener ningún conocimiento científico de la conservación de esos ecosistemas y de esos ambientes, porque vivían de ellos”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.