Patronal y sindicatos ven la negociación como fuente de estabilidad en la firma del acuerdo salarial

Los empresarios dicen que es un acuerdo que se adecua a la realidad de las empresas y los sindicatos lo ven una enmienda a la reforma laboral.

Patronal y sindicatos han rubricado el acuerdo. / Foto: Europa Press.
Patronal y sindicatos han rubricado el acuerdo. / Foto: Europa Press.

Europa Press. Los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, y los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han suscrito este lunes, con medio año de retraso y en la sede del Centro Económico y Social (CES), el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) para los años 2015-2017.

En el acto, en el que han mostrado su satisfacción ante el pacto, escenificándola con una apretón de manos conjunto, han defendido férreamente el valor de la negociación bilateral en el ámbito de las relaciones laborales frente a toda intromisión de terceros y como cauce para dotar de estabilidad en escenarios de incertidumbre política y económica.

Méndez ha tratado de resumir el sentir de las partes (arrancando la sonrisa de Rosell), al señalar que los negociadores son “como una banda de jazz, en la que cada uno parece que va por libre, pero acaban tocando todos la misma melodía”.

Sin embargo, las partes se han visto obligadas a justificar la tardanza del pacto, y han argumentado que era la primera ocasión en la que se veían negociando en un escenario de inflación negativa. “Ha sido muy complejo negociar en un país tradicionalmente muy inflacionista en plena deflación, nos ha obligado a ejercer un cierto aprendizaje, pero nunca es tarde para aprender”, ha añadido Méndez.

Además, los empresarios siguen señalando que los topes de incremento salarial firmados para los próximos años –hasta el 1% en 2015 y hasta el 1,5% en 2016– dejan margen para que sectores y empresas, en virtud de sus circunstancias, puedan pactar subidas salariales inferiores, pero los sindicatos insisten en que se trata de referencias de carácter “vinculante” y que implican, necesariamente, una mejora de las remuneraciones.

Estabilidad. Así pues, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha advertido de que “externamente parece que la negociación no existe y que se hace por pura magia”. “Es una asignatura en la que a veces estamos muy solos patronales y sindicatos”, ha añadido, para apostillar que se trata de un ámbito que es preciso “modernizar y perfeccionar”.

Dicho esto, ha puesto en valor la capacidad de la negociación colectiva para aportar estabilidad en toda coyuntura económica y ha lanzado una llamada al equilibrio: “Hay que hacer todos los cambios que se tengan que hacer en la realidad, pero en los tiempos adecuados, sin apresurarse y sin hacer inventos”.

Por su parte, el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, ha asegurado que el acuerdo suscrito “va a servir para despejar incertidumbres sobre la economía española y para que sigan mejorando indicadores como el paro, el endeudamiento público, las desigualdades y para garantizar la sostenibilidad del sistema de protección”.

“El diálogo social y la negociación colectiva, por más que algunos se empeñen en ponerlos en duda, son y serán siempre los sistemas más eficaces para abordar las reformas, cambios y adaptaciones que necesitan las empresas para asegurar su competitividad”, ha añadido.

En la misma línea, el secretario general de CC.OO. ha indicado que el acuerdo suscrito es “una apuesta por el fortalecimiento de la negociación colectiva” y un “enmienda, aunque no en su totalidad, a la reforma laboral”.

“El futuro de las relaciones laborales está en la negociación colectiva”, ha añadido, para aseverar a renglón seguido: “No podemos estar a que llegue el gobierno de turno y que nos cambie el marco de relaciones laborales”. Más aún, ha indicado que “hace unos días la ciudadanía se expresó en las urnas y dijo que quería pactos” y que el hoy suscrito “es uno muy importante”.

Finalmente, el líder de UGT ha explicado que el pacto “es un reforzamiento de la negociación colectiva”, de la que ha dicho que es “el canal de distribución primaria de la riqueza”. “Es una contribución a la estabilidad económica y laboral, que no se puede confundir con la política”, ha añadido.

¿Acuerdo equilibrado o desacuerdo? Pero más allá del discurso de unidad en torno a la defensa de la negociación colectiva, lo cierto es que patronal y sindicatos tanto han hablado de un acuerdo “equilibrado” como han dejado ver, ya desde la mesa de las confederaciones, los intereses particulares dispares que hay en detrás del texto.

Así, preguntados por si la recomendación de subir salarios hasta el 1% y el 1,5% en los próximos años es un tope al que no es necesario llegar o una obligación de cumplimiento, Garamendi ha abierto fuego diciendo, primero, que los empresarios “suscriben al 100% el acuerdo”, pero después ha añadido que “el término usado es ‘hasta’ con h, lo que significa que aguas abajo hay mas de 6.000 convenios en los que los negociadores tendrán que trabajar según los casos”.

“Es un acuerdo marco paraguas; creo que es equilibrado, estamos todos con los intereses particulares pero defendiendo el bien común y ‘hasta’ es lo que pone, no creo que haya habido una mala interpretación”, ha remachado.

Al mismo tiempo, Rosell ha defendido que hacen falta miles de empresas con beneficios para crear empleo y ha considerado que, en un momento en el que miles de empresas aún presentan pérdidas, estos enunciados están “pegados a la realidad”. “La realidad es finita y hay que hacer cada día lo que se puede hacer y no lo que se quiere hacer, no podemos engañar a nadie”, ha sentenciado.

Por su parte, Toxo no ha dudado en señalar que “el acuerdo es obligacional, aunque no se traslade directamente a la negociación colectiva”. A ello ha añadido que se trata de un “acuerdo para el incremento de los salarios, hasta el 1% y el 1,5%, preservándolos de la evolución de la inflación y que contempla la posibilidad de la mejora de estos parámetros en función de los resultados de las empresas y la productividad”.

Con todo, el líder de CC.OO. ha insistido en que “importa, sobre todo, poner el acento en otro objetivo, que es el del empleo y la mejora de la calidad del empleo”. “Esta es la apuesta”, ha dicho, en línea con Méndez, quien ha destacado la apuesta que hace el pacto por la contratación de los jóvenes y por la flexibilidad como vía para evitar despidos.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.