Más de 250 medios aéreos inician la campaña de extinción de incendios

A partir de ahora los operadores de vuelo necesitarán un certificado especial que ratifica que cumplen con los requisitos de aeronavegabilidad, diseño, producción, operación y mantenimiento.

Foto: DAMIÁN ARIENZA
Extinción de incendios. / Foto: Damián Arienza.

Europa Press. La campaña de incendios de 2015 comienza este lunes, 1 de junio, una fecha en la que entrará en vigor la obligatoriedad de que los operadores de vuelo que ostentan los 250 medios aéreos contratados por el Estado tengan un certificado especial que les habilita para extinguir fuegos, una tarea de riesgo.

El nuevo Real Decreto establece que las actividades de lucha contra incendios y búsqueda y salvamento se realizarán, en todo caso, por operadores y aeronaves certificados lo que implica un incremento de los requisitos de operación de las aeronaves dirigido a elevar las condiciones de seguridad de los aviones y de los pilotos pero desde el sector también señalan que requiere de un “mayor esfuerzo” por parte de las compañías aéreas.

En este sentido, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) estima que “más de la mitad” de los 22 operadores aéreos que han solicitado su certificado de operaciones especiales para participar en la campaña de incendios tendrá su certificación el 1 de junio, cuando entra en vigor un Real Decreto que exige tal circunstancia.

Desde AESA han explicado que el resto de operadores lo obtendrán “en los siguientes días”, por lo que no hay riesgo de que no haya en España aviones para las tareas de extinción. La normativa da un plazo de tres meses a la AESA para resolver las solicitudes de certificados y autorizaciones y si pasado ese tiempo no se concede, se tendrá por desestimada.

Además, fuentes de AESA han añadido que los operadores han tenido nueves meses para adaptarse, un periodo en el que desde la agencia se les ha realizado un tutorial y un seguimiento a cada una de ellas para terminar “con éxito” el proceso y que los 22 tendrán su correspondiente certificación.

El Real Decreto 750/2015 que regula las operaciones de lucha contra incendios y que exige que los operadores tengan un certificado en vigor, que garantiza que el operador o compañía aérea cumplen con los requisitos de aeronavegabilidad, diseño, producción, operación y mantenimiento.

La nueva normativa unifica y eleva las exigencias de seguridad y establece requisitos técnicos adicionales. Entre ellos, se requiere que en determinadas situaciones extremas se exige que en la aeronave vayan dos pilotos.

Este tipo de aeronaves realiza operaciones especiales en situaciones extremas ya que tienen que volar muy cerca del fuego a baja altura y teniendo en cuenta las circunstancias del incendio y meteorológicas del momento.

Hasta ahora los distintos operadores tenían condiciones de seguridad variadas y con el nuevo Real Decreto, según se deriva del texto, se mejoran y garantizan estas operaciones. En todo caso, desde AESA recuerdan que este certificado no es incompatible con otros para cuando las aeronaves destinadas a incendios no operen como tal.

La campaña de incendios, que va desde el 1 de junio hasta el 31 de octubre, contará con 1.500 profesionales y más de 250 medios aéreos, entre aviones y helicópteros, contratados por las comunidades autónomas y el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente para realizar labores de transporte de brigadas, vigilancia y lanzamiento de agua, fundamentalmente.

El secretario general de Aeca&Helicópteros, Dámaso Castejón, ha valorado que 2014 fue “el mejor año del decenio” en materia de incendios forestales por superficie quemada, con 42.777 hectáreas calcinadas, algo que supone un 22,3% menos que el año anterior y un 60% menos que la media en los últimos 10 años.

Entre otros datos, el operativo de 2014 contó con un total de 264 medios aéreos que realizaron más de 14.700 horas de vuelo en un total de más de 10.200 intervenciones, en las que se han vertido unos 17 millones de litros de agua.

Entre el 1 de enero y el 30 abril han ardido en España un total de 7.684 hectáreas de superficie, más de tres veces menos que en el mismo periodo de 2014, cuando en los primeros cuatro meses del año se quemaron 24.966 hectáreas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.