“Como alcalde vuestro que soy….”

Opino que aún hoy los alcaldes deben más de una explicación a sus conciudadanos en cuanto a su gestión política y económica durante las últimas legislaturas.

AYUNTAMIENTO (2)
Imagen: Carlos Javier

Vicente Vera Esteve. Y Pepe Isbert, continuaba desde el balcón del Ayuntamiento de Villar del Río: “os debo una explicación, y esa explicación os la voy a dar, porque os la debo”. Aprovechando la novedosa idea de programar todos los días una película de las llamadas españolas, Historias de nuestro cine, la primera de la serie fue la antológica Bienvenido Mr Marshall (1953), dirigida por Luis García Berlanga y basada en el guión escrito por el propio Berlanga y J.A. Bardem, con asesoramiento literario de Miguel Mihura. Como ya se ha dicho hasta la saciedad, la película no tiene desperdicio. Aún nos hace gracia verla 60 años después de su filmación. Y, seguro que estarán conmigo, todavía está de plena actualidad. Lo cual demuestra el carácter visionario que tenía el valenciano Berlanga. La película tuvo una gran acogida en el Festival de Cannes de 1953, recibiendo diversos galardones y premios.

Estamos en la recta final de la campaña electoral, opino que aún hoy los alcaldes deben más de una explicación a sus conciudadanos en cuanto a su gestión política y económica durante las últimas legislaturas. Continuando con la oratoria de Isbert en la susodicha película, hay un mensaje de optimismo que les quiere transmitir a sus vecinos de Villar del Río, y que en la actualidad también lo estamos recibiendo de la misma manera: “Los días buenos están a punto de llegar”. Todos los candidatos nos prometen esa misma cantinela, luego una vez conseguida o renovada la poltrona, esos días de vino y rosas se demoran un rato en el tiempo y vuelta a empezar. El objetivo central de este artículo no es hablar de políticas local y regional, ocurre que la ocasión nos venía más que pintiparada para solicitar a los alcaldables que por favor visionen con mucha atención y una cierta dosis de sentido del humor esta obra maestra de Berlanga, a lo mejor de repente les provocan unas inusitadas ansias comunicadoras y el éxtasis de la tan reclamada transparencia informativa. Eso sería un auténtico milagro.

Haciendo antes un poco de historia, recordamos que los Estados Unidos inician un acercamiento hacia Europa, la guerra fría se recrudece, y temen que los países más pobres de Europa se decanten hacia el comunismo. El Plan Marshall o el Economic Recovery Act fue una propuesta de ayuda económica a dichos países europeos: Francia, Alemania, Bélgica, etc. Esta ayuda fue liderada por el general George Marshall, secretario de Estado, y luego de Defensa con el presidente Harry Truman. De modo que durante cuatro años se organizó un plan de ayudas para aquellos países europeos democráticos y alejados de los postulados comunistas. La película refleja con un realismo absoluto la situación de miseria y pobreza que todavía se sufría en España. Sería a partir del Plan de Estabilización de julio de 1959 cuando nuestro país empezaría a despegar del subdesarrollo y de la autarquía. Vuelven los embajadores, se nos propone ingresar en los diferentes y prestigiosos organismos internacionales como la ONU, el FMI, etc. España no recibe la ayuda por haber colaborado estrechamente con el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Además España estaba dirigida todavía por un dictador, pero la diplomacia americana reflexionó sobre la necesidad de controlar con discreción lo que pasaba en Europa, de ese modo nos visitó el presidente Eisenhower, se firmaron tratados fundamentales para los EEUU en cuanto al asentamiento de las bases militares en Torrejón de Ardoz, Cádiz y Zaragoza.

La película muestra de manera magistral la denuncia de la atrasada situación económica y el desprecio de las potencias hacia nuestro modelo político. Esto ya es historia, como digo, con los Planes de Desarrollo y los tecnócratas en los diferentes gobiernos de los años sesenta del siglo XX, España consiguió despuntar y paulatinamente fue subiendo peldaños en el ranking de los países desarrollados. La idea que pretendo transmitir desde aquí no es otra que, independientemente de nuestra pertenencia a la Unión Europea y al euro, nuestra diplomacia debería estrechar más y mejor los lazos comerciales con los Estados Unidos. Considero que comercialmente aún podríamos mejorar nuestra balanza comercial con aquel gran país. He leído en el último número de la revista Forbes una espléndida entrevista al prestigioso abogado Antonio Garrigues-Walker, según cita el mismo Garrigues dice que de su padre heredó ser la cabeza de puente de los intereses de las grandes empresas norteamericanas en su desembarco en España. Reivindica Garrigues que España podría tener una relación con Estados Unidos un 100% mejor.

No exagera ni un ápice. El crecimiento de la cultura latina y del español en América es rotundo. Es cierto que no siempre es fácil conseguir cerrar buenos acuerdos bilaterales, sobre todo si una de las partes lo único que hace es poner todos los obstáculos a su alcance. Moisés Naím, reconocido analista político internacional, también reclama un esfuerzo por conseguir buenos acuerdos comerciales para la prosperidad de ambos países. Advierte, de la mano de Larry Summers, respetado académico y economista de Harvard, que: “Mientras uno de nuestros dos partidos políticos se oponga siempre a los acuerdos de libre comercio con otros países y el otro resista a financiar a las organizaciones internacionales, EEUU no estará en posición de moldear el sistema económico mundial”. También es verdad que la posición económica y política de los EEUU ya no es la misma que aparentemente disfrutaba en la época en la que se rodó la película de Berlanga. Por lo tanto se vuelve a cumplir aquello del cambio en el tablero de la presente geopolítica mundial. Espero y deseo que pronto se puedan desbloquear las diferencias políticas y técnicas que frenan el desarrollo de más comercio y más bienestar. Aún así, y por lo que respecta a la industria de calzado, y con la ayuda del cambio dólar /euro además de un encarecimiento de los costes de fabricación en China, los americanos reflexionen en cuanto a sus intereses comerciales y decidan volver a la Comunidad Valenciana. Por el momento les vamos cantando: “Americanos, vienen a España guapos y sanos, Viva el tronío de ese gran pueblo con poderío, olé Virginia y Michigan, y viva Texas, que no está mal/ Os recibimos americanos con alegría, olé mi mare, olé mi suegra y olé mi tía.” Y recuerden lo de Don Pablo, el alcalde.

Desde aquí, quiero rendir homenaje al rey del blues recientemente fallecido. Con él y algún otro me inicié en ese fantástico mundo que es el blues y el jazz.

En esta ocasión selecciono este vídeo en el que colaboró nuestro paisano Raimundo Amador.

No podemos dejar de recordar a otro gran músico andaluz, tan rico en matices y enamorado del flamenco en todos sus palos y que ha fallecido esta semana, Manuel Molina, recordáis a Lole y Manuel? En este vídeo acompaña a su hija Alba.

  También puedes seguir a Vicente Vera en www.quemarropa.com

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.