La Real Academia Española recibe la Medalla de Oro de Madrid

En el acto de entrega, celebrado en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, también han sido distinguidos con la medalla, además de la RAE, los coleccionistas y mecenas del arte, la gastronomía madrileña y el doctor Pedro Guillén.

Entrega_de_la_medalla_2
Entrega de la Medalla. /Fuente: RAE

Redacción. La Real Academia Española (RAE) ha recibido la Medalla de Madrid, en su categoría de oro, en reconocimiento «a su admirable labor académica, institucional educativa y social, que mantiene, preserva y enriquece la unidad del idioma español», una lengua que es patrimonio «de quinientos millones de hablantes», como ha recordado la alcaldesa de la ciudad, Ana Botella.

En el acto de entrega, celebrado en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, también han sido distinguidos con la medalla, además de la RAE, los coleccionistas y mecenas del arte, la gastronomía madrileña y el doctor Pedro Guillén.

El director de la RAE, Darío Villanueva, encargado de recoger el galardón en nombre de la corporación, recordó en su discurso de agradecimiento las distintas sedes que la Academia ha tenido en Madrid a lo largo de 302 años: «Comenzó residiendo en el palacio de su fundador, el Marqués de Villena, en la plaza de las Descalzas Reales, frente al Monasterio de San Martín, y luego brevemente recaló en la casa del decano, don Juan Curiel, en la calle de la Sartén […]. El rey Fernando VI se la lleva a la Casa del Tesoro, aneja al Palacio Real, y en 1793 la Academia se muda al antiguo Estanco del Aguardiente, en la calle de Valverde. Justo cien años después de esta fecha estrenará su sede actual, en la finca situada entre Felipe IV y la que se denomina, precisamente, calle Academia».

«Si los comienzos madrileños de la RAE fueron modestos —ha continuado Darío Villanueva—, con la fecunda humildad de una semilla que da de sí un árbol centenario bajo cuya sombra se cobija toda una vasta comunidad lingüística, hoy podemos decir con justeza que desde Madrid se atiende a la unidad y la autoestima del español de todo el mundo en un esfuerzo nunca acabado, y mantenido, codo con codo, con las otras academias».

En su intervención, Darío Villanueva ha compartido este galardón con la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), de la que es presidente, y cuya sede oficial también se encuentra en las dependencias de la RAE, tanto en el edificio de la calle Felipe IV como en el de Serrano.

Ha clausurado el acto la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, con palabras de gratitud y elogio a los premiados. «Madrid es la gran capital de la cultura en español, un idioma que nos vincula con más de quinientos millones de hablantes en todo el mundo. El español es un patrimonio que nos une y a esa labor se dedica en cuerpo y alma la Real Academia Española desde 1713. Una Real Academia que hunde sus raíces en nuestra ciudad con dos sedes, el edificio institucional y el Centro de Estudios de la RAE y de la ASALE», según ha recordado la alcaldesa.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.