Innovando voy, innovando vengo

Nuestros países vecinos continuarán con su proceso de modernización, no podemos quedarnos atrás y figurando en el furgón de cola de los ranking de la I+D+i.

Investigando voy
Ilustración: Carlos Javier.

Vicente Vera Esteve. No sé a vosotros estimados lectores si os pasa lo mismo cuando reflexionáis sobre el tiempo pasado, pero visto lo visto y recordando los 80, se me abren las carnes, y siento una especial debilidad emocional por aquellos también agitados años. Nadie se podría imaginar lo que vendría 30 años después. Recuerdo con placer musicalmente hablando aquel revolucionario tema escrito por un genio que ya despuntaba en el planeta de la musica, Kiko Veneno. El tema es: Volando voy, volando vengo. La gran amistad con Camarón de la Isla hizo que lo interpretara con su estilo de euforia gitana, incluyéndolo en el álbum “La Leyenda del Tiempo”, disco en formato LP que revolucionó el flamenco de la época. Aquella rumba con percusión, piano y otros sonidos más poperos y rockeros hicieron tambalear el prestigio y liderazgo de Camarón en el seno del más purista mundo flamenco. Casi se lo perdonan al de La Isla por haber grabado ese álbum lleno de sonidos ruidos que nada tenían que ver con el cante jondo al que estábamos acostumbrados y por el que había cosechado tantísimos éxitos internacionalmente. A pesar de todas las enemistades e insultos el nuevo concepto musical se entronizó en el panorama musical de este país muy rápido, llegando incluso a convertirse en un himno entre la juventud, en símbolo de esperanza y entusiasmo por la nueva España que se estaba gestando después de las primeras elecciones democráticas.

Desde esta www.ebuenasnoticias.com quiero rendir homenaje a todos los jóvenes y amigos coetáneos que pudimos vivir aquellos maravillosos años de juventud, así como recordar siempre la chispa y la genialidad de Camarón.

Al igual que ocurrió en aquella época, ahora toca también ilusionarse por esta nueva etapa que se abre en España. Es evidente que no queremos emular a los vecinos griegos y tampoco deseamos que nuestros hijos se encuentren encadenados y atados a una economía insolidaria, presidida por la austeridad para la mayoría y los privilegios como siempre, para una minoría corrupta; se acabó acercarse a la política en todos sus ámbitos para lucrarse impunemente. Nosotros lo que deseamos es parecernos a los países del Norte, tenemos diferentes modelos donde reflejarnos y adoptar como estimulo: Holanda, Austria, Dinamarca, Suecia, etc. Y los objetivos de política económica han de ir por ese lado del progreso económico y social. Es claro que eso no se consigue quedándose sentado placidamente, esperando como Godot, a que nos lo resuelvan nuestros políticos de mañana. Requiere una implicación de todos, ciudadanos y administración pública, eficacia en la gestión de la economía y en las empresas. Dotarnos de una mayor productividad de los factores de producción, que permita seguir siendo más competitivos que los demás y poder exportar y vender más y mejor nuestros productos en los que gozamos de una reconocida especialización.

Esto por un lado, sin olvidar que la estrategia para asimilar o aproximar nuestra economía hacia un modelo más sólido, pasaría por potenciar la I+D+i, más allá de Horizonte 2020. Estas asignaturas deberían de ser el catecismo o la biblia para los próximos diez años. Si de verdad queremos crecer, crear empleo, evitar que nuestros jóvenes tengan que emigrar, no tenemos más alternativa que empezar a construir un nuevo modelo económico capaz de generar la suficiente autoestima y confianza en nosotros mismos, para lograr los objetivos que nos conducirían a un nuevo Estado del Bienestar, trabajaremos y pagaremos más impuestos pero de una forma racional y ortodoxa. Un ejemplo de esta idiosincrasia lo podemos observar en Alemania, no todo está dirigido por la Dra. Merkel. En este gran país también nos sorprenderíamos si vistaramos la monumental red de institutos tecnológicos Fraunhofer, dispone de más de 60 centros distribuidos por todo el país y con apoyo público para el fomento de la investigación y la innovación empresarial. Debe su nombre al astrónomo, físico y emprendedor Joseph von Fraunhofer (1787-1826) Estas cosas son las que debemos de conocer y tratar de estudiar para implantarlas en España. Estoy de acuerdo en potenciar nuestro potencial turístico incluso mejorar sus infraestructuras de sol y playa. Y la construcción también, llegado el momento de oferta nueva de viviendas. Eso si, de otra manera. Mercados tranquilos y consolidando cada uno de los pasos que se vayan avanzando en los diferentes sectores económicos.

De modo que podemos definir lo que podría ser la construcción de un nuevo modelo productivo, una nueva economía nacional integrada por tejido industrial dinámico y especializado en la exportación y la innovación. Este modelo estimularía la regeneración de un autentico proceso de reindustrialización y de especialización industrial.Debemos aprender mucho del gigante teutón. Si queremos erradicar la corrupción política, hay que acabar también con la economía sumergida, la industrialización difusa, la evasión fiscal, etc. Con los mimbres que se han citado, se puede en un plazo medio-largo darle la vuelta a este país, siempre y cuando se disponga de la estrecha colaboración del sistema bancario y financiero. Y todo este análisis de la futura e imaginaria estructura económica expuesta, no es una opinión baladí, tampoco es algo puramente caprichoso. Sencillamente, nuestros países vecinos continuarán con su proceso de modernización, no podemos quedarnos atrás y figurando en el furgón de cola de los ranking de la I+D+i. Para aquellos que deseen profundizar, podéis consultar el Regional Innovation Scoreboard En nuestro caso más cercano, dentro de la Comunidad Valenciana, continuar cuidando la industria manufacturera y artesanal, así como culminar esos procesos mediante la clusterización de los diversos sectores tradicionales como calzado, juguete, muebles, etc. Como bien dice la letra de la susodicha canción de Kiko Veneno, debería de evitarse aquello de “por el camino yo me entretengo “, o sea innovando voy, innovando vengo pero sin entretenerse. Hay mucho camino por recorrer.

 También puedes seguir a Vicente Vera en www.quemarropa.com

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.