Detenidas 80 personas vinculadas a una red de tráfico ilegal de ciudadanos chinos

Los principales países de destino eran Reino Unido, Irlanda, Canadá y Estados Unidos y los traslados eran organizados desde Barcelona y otras localidades de la provincia utilizando una red de agencias de viaje.

Policia Nacional
Policia Nacional

Redacción. Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal de ciudadanos chinos dedicada al tráfico ilegal de compatriotas, principalmente con destino a Reino Unido, Irlanda, Canadá y Estados Unidos, a quienes cobraban una media de 20.000 euros por persona. La organización gestionaba los traslados desde la provincia de Barcelona, valiéndose para ello de una red de agencias de viaje dirigidas también por ciudadanos chinos. La operación se ha saldado con la detención de 80 personas, entre las que se encuentran los máximos responsables de la organización.

Las investigaciones se iniciaron en abril de 2013, cuando la Policía tuvo conocimiento de la existencia de una red delictiva, formada en su mayor parte por miembros de nacionalidad china, que operaba desde diversas ciudades de la provincia de Barcelona. Además, los principales responsables de la misma mantenían vínculos con otras organizaciones similares asentadas en Europa, entre otras una red que ya estaba siendo investigada por parte de la Policía de Fronteras de Marsella (Francia).

La organización captaba a sus víctimas en China, utilizando principalmente el método del boca a boca, difundiendo la promesa de llegar a cualquier país que quisieran. Un traslado, que se hacía a cambio de una cantidad de dinero que variaba en función del país de destino y de los medios utilizados para alcanzarlo, cobrando una media de 20.000 euros por cada persona traficada desde China al Reino Unido. Esa cantidad debía ser pagada inmediatamente a su llegada al país de destino, sufriendo amenazas sobre su persona o incluso sobre sus familiares que se encontraban en China, si no satisfacían la deuda.

Una vez que las víctimas eran captadas en su país de origen, la red iniciaba los trámites necesarios para que pudieran entrar en cualquier país del espacio Schengen, utilizando para ello diferentes rutas y medios: en ocasiones utilizaban vuelos directos desde China a Europa, usando generalmente documentos auténticos obtenidos de forma fraudulenta o bien documentos auténticos de terceras personas con quienes mantenían cierto parecido físico.

Otras veces, para hacer el mismo viaje, hacían diferentes escalas entre China y Europa, empleando en estos casos documentación falsificada y por último, también se desplazaban de forma clandestina por la frontera entre Turquía y Grecia.

Tras ser introducidos en Europa, la organización los trasladaba hasta España, donde eran alojadas en pisos controlados por la organización y ubicados en Barcelona, Badalona y Santa Coloma de Gramanet, y que cada poco tiempo iban cambiando para no llamar la atención de los vecinos y así dificultar también la labor de localización de la Policía. Una vez en los pisos, la organización les retiraba la documentación que habían utilizado para entrar en el espacio Schengen, documentación que posteriormente utilizaban para traficar con otras personas que se encontraran aún en China.

Las personas traficadas permanecían en los pisos el tiempo que fuera necesario, estando controlados en todo momento por miembros de la organización, mientras que se tramitaban y confeccionaban documentos de viaje falsificados nuevos para realizar el traslado hasta su destino final.

Documentación Los documentos se confeccionaban en China y se remitían a los principales investigados en España a través de empresas de mensajería o entre las propias pertenencias de las víctimas. Una vez llegaba la documentación falsificada a nuestro país, miembros de la organización compraban billetes de avión para vuelos con destino al Reino Unido o Irlanda, cuyas reservas se realizaban utilizando una red de agencias de viajes en España, regentadas todas ellas por ciudadanos chinos.

Con todo lo necesario para el viaje preparado, el siguiente paso era enviar a las personas traficadas hasta el destino final, acompañadas en todo momento por los denominados “pasadores”, que las controlaban durante el viaje para minimizar cualquier riesgo de fuga o de ser detectados o detenidos por la policía de fronteras de los países de salida y entrada.

Gracias a la colaboración y participación de las Comisarías del Aeropuerto de Madrid Adolfo Suárez-Barajas y del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, entre otros, se ha podido detectar el mayor número de salidas de las personas traficadas, realizando controles selectivos en vuelos con destino al Reino Unido, Irlanda, Canadá y Estados Unidos, consiguiendo la detención de más de 70 personas, en el mismo momento que intentaban embarcar en este tipo de vuelos portando documentación falsificada.

La operación ha culminado con la detención de 80 personas, por presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, favorecimiento de la inmigración irregular y falsedad documental entre otros, entre los que se encuentran los máximos responsables de la organización. Se han practicado registros en domicilios de Santa Coloma de Gramanet y Badalona y se han interviniendo ciento siete pasaportes falsificados de diversas nacionalidades, que están siendo analizados por expertos, cinco sellos de caucho falsificados de diferentes puesto fronterizos (varios Estados Schengen, Australia y Malasia, entre otros), 18 teléfonos móviles, 32 tarjetas SIM, diversos equipos informáticos, y dinero en metálico de diferentes países, (euros, dólares, libras esterlinas, francos suizos, dinares jordanos, dólares malayos, yuanes chinos, bath tailandeses y dólares taiwaneses) .

La operación ha sido llevada a cabo por el Grupo VI de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la UCRIF Central de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, la UCRIF de Barcelona, la Oficina Ralon de la Embajada Británica de Madrid y los Oficiales de Inmigración del Consulado del Reino Unido de Barcelona con la colaboración de las Comisarías del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y del Aeropuerto de Bilbao.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.