Una pareja de quebrantahuesos acepta una adopción triple por primera vez

En esta temporada de cría han nacido ocho pollos, el 31% del total de la producción de todo el Programa Europeo de Cría en Cautividad.

Un ejemplar de quebrantahuesos. / Foto: Fundación Gypaetus.
Un ejemplar de quebrantahuesos. / Foto: Fundación Gypaetus.

Europa Press. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Andalucía , en el marco del Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos, ha confirmado el nacimiento el pasado 23 de abril del octavo y último pollo de esta especie, con el que se cierra la temporada de eclosiones 2014-2015 en el Centro de Cría de Guadalentín, ubicado en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Esta cifra supone el 31 por ciento del total de la producción de todo el Programa Europeo de Cría en Cautividad.

El centro de cría ha logrado por primera vez en su historia una adopción triple por parte de una pareja, proceso complicado que tuvo que llevarse a cabo debido a que el temporal de viento en la zona del paraje de la Nava de San Pedro provocó daños en las cubiertas de los nidos de las parejas Borosa y Toba y Lázaro y Nava, hecho que ha propició la entrada de agua y, por consiguiente, que esas parejas dejaran de incubar de forma prematura, por lo que además tampoco han podido ser adoptivas.

Por todo ello, durante esta temporada el centro de cría tan sólo ha contado con cuatro parejas efectivas para adoptar y criar a los ocho pollos. De ahí que para solventar el problema se haya tenido que recurrir a adopciones dobles y triples.

En relación a la última, los técnicos han tenido que construir dos nidos supletorios a los lados del nido principal para poder dar cabida a los tres pollos. Cabús y Corba, la pareja elegida para este reto, aceptaron bien a los tres pollos. El principal problema surgió cuando comenzaron a cebar a los más grandes y dejaron de alimentar al pequeño, aunque continuaron empollándolo. En ese momento, se decidió retirar al pequeño y se cambió por otro que tenía casi un mes. El cambio fue positivo porque la pareja comenzó a cebar a los tres en igualdad de condiciones.

En total, de las seis parejas reproductoras con las que cuenta el centro, se obtuvieron un total de once huevos, de los que han resultado ocho pollos vivos. Las puestas comenzaron el pasado mes de diciembre con el primero de los huevos de la pareja Cabús y Corba y terminó el siete de marzo con la puesta de un segundo huevo de la pareja formada por los ejemplares Andalucía y Salvia.

Según la información facilitada por los técnicos, todas las eclosiones excepto una han sido naturales, es decir no han necesitado intervención humana. Los pesos de nacimiento han oscilado entre los 126,9 y los 165,1 gramos.

Asimismo, cabe destacar como avances en esta temporada de cría que la pareja formada por Joseph y Keno, unidos en octubre de 2014, han realizado puesta y sacado adelante dos crías, hecho extraordinario debido al poco tiempo desde el que se produjo su unión.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.