La Policía Nacional detiene a cuatro personas vinculadas a la muerte de un empresario de El Puerto Santa María

Tres personas han sido detenidas como presuntos responsables de los delitos de detención ilegal y homicidio y una cuarta por deshacerse del arma utilizada en el asesinato arrojándola al mar.

Se han efectuado dos registros domiciliarios en Ceuta.
La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas.

Redacción. La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas, tres hombres y una mujer, vinculadas a la muerte de un empresario en El Puerto de Santa María (Cádiz). La víctima estaba relacionada con los negocios de la prostitución y su cadáver fue hallado el 25 de febrero por los bomberos en el maletero de un coche ardiendo y con un impacto de bala en la cabeza. La investigación ha finalizado con los arrestos de cuatro sujetos, tres de ellos como presuntos autores de la muerte, los cuales tras ser puestos a disposición judicial ingresaron en prisión. Y la cuarta por deshacerse del arma utilizada, arrojándola al mar, concretamente a un espigón situación en Puerto Sherry. En la recuperación de la pistola fue necesaria la intervención de buceadores expertos del  Grupo Especial de Operaciones (GEO).

Desaparición de alto riesgo. En  25 de febrero de 2015 se presentó una denuncia en la Comisaria Local del Puerto Santa María en la que se comunicaba la desaparición de una persona, cuyas particulares circunstancias hizo sospechar a priori que se trataba de una desaparición de alto riesgo. Dicho extremo fue confirmado al día siguiente, cuando su cuerpo sin vida fue hallado en el interior de su vehículo estacionado en la urbanización “Las Palmeras”. El cuerpo había sido calcinado presentando un impacto de bala de en la cabeza.

El Grupo de Delincuencia Especializada y Violenta de la citada comisaría local se hizo cargo de  la investigación, la cual se tornó complicada por la escasez de testigos o indicios que ayudaran a su esclarecimiento y la aparición del cadáver calcinado que impedían el descubrimiento de vestigios que sirvieran para identificar a los autores. Rápidamente, los investigadores trazaron una línea de investigación que, tan sólo cuarenta y ocho horas después, se centraba ya en tres personas como los principales implicados en la desaparición y posterior muerte del conocido empresario afincado en la localidad.

Ajustes de cuestas vinculados a la prostitución. Las indagaciones permitieron a los agentes conocer que los tres sospechosos estaban vinculados al mundo de la prostitución y supuestamente habrían acabado con la vida de A.F. por un ajuste de cuentas relacionado con el sórdido mundo de los clubs de alterne. Concretamente uno de ellos, antiguo socio de la víctima, mantenía con este una enemistad manifiesta, la cual se había agravado en los últimos tiempos por motivos económicos y  presuntamente elaboró un plan para acabar con la vida de Ángel Federico, contando con la colaboración de varias personas entre los que se encontraba otro conocido personaje del mundo de la noche, natural de Sevilla, quien fue el encargado de calcinar el vehículo y el cadáver y así dificultar las pesquisas policiales.

La opacidad que rodea al mundo vinculado con la prostitución y ley del silencio que impera como norma inquebrantable, impedían extraer información útil de para descubrir a los presuntos autores.  Tras una complicada investigación, los agentes lograron finalmente determinar la identidad de las personas que ejecutaron el homicidio. El día 3 de marzo procedieron  a la detención de de tres hombres como presuntos responsables de los delitos de detención ilegal y homicidio. Tras obtener los correspondientes mandamientos judiciales realizaron varios registros en los domicilios de los detenidos, situados en las localidades de El Puerto de Santa María (Cádiz) y Almonte (Huelva). Las pruebas aportadas en los registros domiciliarios realizados, supusieron que la Jueza titular del Juzgado de Instrucción número uno, decretara su inmediato ingreso en prisión.

Posteriormente y finalizando la investigación se procedió a la detención de una cuarta persona, quien presuntamente fue la encargada de deshacerse del arma utilizada arrojándola al mar, concretamente a un espigón situación en Puerto Sherry, siendo necesaria la intervención de buceadores expertos del  Grupo Especial de  Operaciones (GEO), para su búsqueda.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.