Carolina Marín se corona en Malasia tras derrotar en la final a Li Xuerui en la reedición del pasado Mundial

La onubense volvió a ganar a la china en tres sets (19-21, 21-19 y 21-17) y suma este año su segundo Super Series Premier, tras el Yonex All England 2015.

Carolina Marín. / Foto: Badminton Photo.
Carolina Marín. / Foto: Badminton Photo.

S. D. Carolina Marín no tiene techo. Lo ha demostrado de nuevo en el Maybank Malaysia Open (Abierto de Malasia de bádminton), que lo ha ganado al derrotar en la final a la china, actual campeona olímpica y ex número 1, Li Xuerui, en tres sets: 19-21, 21-19 y 21-17, en una hora y 11 minutos, en un partido marcado por su enorme igualdad.

El Putra Stadium de Kuala Lumpur, escenario del torneo, vivió el domingo, 6 de abril, la reedición de la última final del Mundial de bádminton, el que coronó a la onubense como campeona. Y se ha repetido la historia en este Super Series Premier, segundo que gana en 2015 tras su triunfo anterior en el Yonex All England.

No defraudaron dos de las mejores jugadoras del mundo. Ya en el primer set quedó claro que la igualdad y el equilibrio de fuerzas iba a marcar el rumbo del choque. Quien mejor sobrellevara los malos momentos y sacara mayor rédito de los buenos iba a ser la ganadora. Así en el arranque se vio a una Carolina Marín más suelta, logrando de salida un parcial de 4-1, rápidamente enjugado por la china (4-4). El parcial favorable a Li Xuerui continuó hasta colocar el marcador en 5-9, que fue de 10-11 en el intervalo. De nuevo la china logró otro pequeño tirón (0-5), que no fue definitivo ya que Carolina Marín reaccionó a tiempo para igualar el set a 18 y a 19. En el arreón final, Li Xuerui anduvo más certera y se impuso por 19-21.

El segundo set tuvo un inicio similar, primero con el 4-1 a favor de la onubense, y luego con el empate a 4. Ahí empezó a cambiar, porque si antes fue la china quien cobró las primeras rentas importantes, ahora le tocó el turno a Carolina Marín, que se fue al intervalo con un claro 11-5, luego aumentado a un 15-7, para un parcial de 11-3. Esto, ante cualquier otra jugadora pudo ser definitivo -antes pasó lo mismo pero al revés-, pero Li Xuerui tiene mucho bádminton -como antes también lo demostró Carolina- y poco a poco fue limando la desventaja, devolviendo la igualdad a la manga (15-15), cerrando un parcial de 0-8. Tras otra igualada a 16, ahora fue la de Huelva la que jugó mejor sus bazas y se impuso en el set por 21-19.

Para el tercer set, como también pasó en la final del Mundial, Carolina tenía reservado lo mejor de su repertorio. Y como el pasado 31 de agosto en Copenhague tuvo que remar contra la corriente. Porque tras un inicio igualado con sucesivos empates hasta el 4-4, fue la china la que se despegó en el marcador. Primero fue un 4-7 y luego un 7-11 al descanso. Continuó Li Xuerui manteniendo su renta hasta el 9-14 (parcial acumulado de 5-10. Pero hasta ahí, ya que en ese momento comenzó la reacción de Carolina Marín quien, desplegando su mejor repertorio y mostrándose mejor físicamente, fue igualando primero el set, y luego inclinándolo a su favor, ya de manera definitiva. Un parcial de 8-0 volteó el rumbo del partido (17-14), ya claramente a favor de la onubense, que se acabó imponiendo por 21-17.

Cierra de manera inmaculada el Abierto de Malasia en el que fue superando paulatinamente a la indonesia Lindaweni Fanetri, la norteamericana Iris Wang, la hongkonesa Cheung Ngan Yi, la china Shixian Wang, hasta llegar a la final donde también venció a otra china, Li Xuerui, que afrontó el partido con el lógico ánimo de revancha por lo ocurrido en Copenhague el 31 de agosto. Revancha que tendrá que esperar.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.