Investigadores de la Universidad de Sevilla desarrollan un novedoso programa de pérdida de peso

El objetivo del equipo científico es promover un cambio de estilo de vida que permita perder grasa de forma saludable y estable en el tiempo.

Los integrantes del proyecto Pedro José Moreno, Borja Sañudo, Pilar Naranjo y Dámaso Muñoz.
Los integrantes del proyecto Pedro José Moreno, Borja Sañudo, Pilar Naranjo y Dámaso Muñoz.

Redacción. Investigadores del Departamento de Educación Física y Deporte de la Universidad de Sevilla, junto con el centro de psicología AFFOR y el centro de nutrición Cenutridiez, han desarrollado un novedoso programa para la pérdida de grasa de forma duradera.

El programa LowFat adopta un enfoque global de promoción de la salud, basado en una perspectiva biopsicosocial, que integra: profesionales de la educación física, con un completo programa de entrenamiento personal; de la nutrición, desarrollando una adecuada educación alimentaria; y de la psicología, incluyendo acompañamiento psicológico y apoyo motivacional en todo el proceso.

El equipo de investigación Análisis Biológico y Funcional del Ejercicio Físico de la Universidad de Sevilla apuesta por un novedoso programa de ejercicio físico individualizado basado en recientes evidencias científicas que promulgan ejercicios de cierta intensidad frente a los tradicionales ejercicios aeróbicos extensivos.

“Hasta ahora cuando alguien quería perder peso las indicaciones que se le daban era que hiciera ejercicio aeróbico de baja intensidad, como puede ser caminar, durante una hora de tres a cinco veces por semana, sin embargo los estudios han demostrado que el ejercicio de alta intensidad y durante poco tiempo es más efectivo a corto plazo sobre numerosos parámetros de salud, especialmente la grasa visceral, que está muy relacionada con alteraciones cardiovasculares”, explica el profesor de la Universidad de Sevilla y responsable del proyecto de investigación, Borja Sañudo.

Por otra parte, el presente programa incorpora la presencia de un nutricionista cuya función será la de instruir a los participantes en cómo comer de forma adecuada, además de hacer un seguimiento nutricional, en el cual se llevaría a cabo una educación nutricional, para enseñar a organizar hábitos alimenticios, dependiendo de las particularidades de la persona (peso, patologías, intolerancias o no a alimentos, etc.).

Por último, y quizás el aspecto más novedoso del programa, es la incorporación de un grupo de psicólogos que se centrarán en producir los cambios necesarios en los hábitos y esquemas mentales, así como, el mantener un adecuado nivel de motivación para que los resultados no sean algo temporal, sino mantenidos en el tiempo.

El objetivo del equipo científico es promover un “cambio de mentalidad” que permita perder grasa de forma saludable y estable en el tiempo. “Los programas de pérdida de peso suelen centrarse sólo en los aspectos deportivos y nutricionales, nosotros queremos ir más allá para ofrecer un servicio psicológico que motive un cambio de actitud que perdure en el tiempo”, afirma Pilar Navarro del Centro de Psicología AFFOR.

Condiciones para participar. En este programa podrá participar cualquier interesado siempre que no tenga hipertensión grado 2 y 3 (TAS mayor de 160 mmHg y TDA mayor de 100 mmHg), alteraciones ortopédicas o de otro tipo que puedan interferir con la práctica segura del ejercicio físico; así como patologías cardiovasculares, renales o hepáticas graves. Por último, aquellos participantes que tengan trastornos de conducta alimenticia no podrán participar en el programa.

Se trabaja en grupos de máximo de cuatro personas donde se analizan la composición corporal, el perfil lípido, se registra la actividad física y nutricional de cada usuario así como deberán completar varios cuestionarios relacionados con aspectos psicosociales.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.