Velázquez conquista París

Francia acoge la mayor exposición dedicada al pintor desde hace 25 años. Además, esta cita en la Ciudad de la Luz permitirá al público contemplar por primera vez dos cuadros atribuidos al artista sevillano.

La Infanta Margarita en azul. / http://www.grandpalais.fr
‘La Infanta Margarita en azul’. / http://www.grandpalais.fr

A.A. “Lo que más me fascinó de España, lo que por sí solo ya merece el viaje, es la obra de Velázquez. Es el pintor de los pintores“, afirmó tras su estancia en nuestro país en 1865 Edouard Manet. De este modo, el genial artista francés precursor del impresionismo reflejó su gran pasión por el pintor sevillano, una admiración que también compartieron destacadas figuras como Goya, Picasso, Delacroix o Bacon.

A pesar de ser un artista intemporal de la talla de Rafael, Caravaggio o Rembrandt, Francia aún no había rendido a Diego Rodríguez de Silva y Velázquez el reconocimiento que se merecía. Sin embargo, finalmente la capital gala se ha rendido a su grandeza organizando la mayor retrospectiva sobre el genial pintor español en 25 años.

Grand Palais en París. / http://theredlist.com
Grand Palais en París. / http://theredlist.com

Ubicada en el Grand Palais, junto a los bellos y emblemáticos Campos Elíseos parisinos, y organizada por la Reunión de Museos Nacionales Franceses, junto al Museo del Louvre y el Kunsthistorisches Museum de Viena, esta exposición permite a sus visitantes contemplar 51 cuadros de Velázquez, casi la mitad de la obra del artista. La muestra francesa solamente ha sido superada por la antología llevada a cabo conjuntamente por el Museo del Prado de Madrid y el Metropolitan Museum de Nueva York entre 1989 y 1990, una gesta que logró reunir tres cuartas partes de la obra del que fuera pintor de cámara del monarca Felipe IV.

Doña Letizia inauguró la muestra en el Kunsthistorisches Museum en Viena. / http://www.newmyroyals.com
Doña Letizia inauguró la muestra en el Kunsthistorisches Museum en Viena. / http://www.newmyroyals.com

La exposición, comisariada por el conservador en el departamento de pintura del Museo del Louvre Guillaume Kientz y diseñada por Atelier Maciej Fiszer, se puede visitar desde el 25 de marzo hasta 13 de julio. Sin embargo, el pasado mes de octubre el Kunsthistorisches Museum de Viena realizó un pequeño recorrido para abrir boca.

Este desafío ha contado con el inestimable apoyo del Museo del Prado, que ha cedido para la ocasión siete lienzos excepcionales, entre los que destacan La fragua de Vulcano y el Retrato del príncipe Baltasar Carlos a caballo. Asimismo, Patrimonio Nacional ha prestado La túnica de José, que suele mostrarse en El Escorial, y Caballo blanco de la colección del Palacio Real. Por otro lado, el Hospital de los Venerables de Sevilla ha cedido La Inmaculada Concepción y Santa Rufina, mientras que el Museo de Orihuela ha prestado La tentación de Santo Tomás.

La Venus del espejo
‘La Venus del espejo’. / https://www.museodelprado.es

Este recorrido también luce obras que se encuentran fuera de nuestras fronteras, como La Venus del espejo de la National Gallery de Londres o el Retrato de Inocencio X de Galleria Doria Pamphili en Roma. De este modo, la muestra persigue presentar un panorama completo de la obra de Diego Velázquez, desde sus inicios en Sevilla hasta sus últimos años, así como la influencia que su arte ha ejercido en sus contemporáneos. Pero la retrospectiva ha ido más allá y ha presentado por primera vez al público los nuevos descubrimientos atribuidos al artista español, como La educación de la Virgen de la Yale Art Gallery (New Haven) o el Retrato del inquisidor Sebastián de Huerta perteneciente a una colección privada.

'Tres músicos', / http://museodelarte.blogspot.com.es
‘Tres músicos’, / http://museodelarte.blogspot.com.es

Un paseo por el maravilloso mundo del genio español. La primera sección de la exposición se centra en evocar el clima artístico andaluz a principios del siglo XVII. Este objetivo se logra poniendo en perspectiva las primeras obras de Velázquez y emulando el taller de su maestro Francisco Pacheco con pinturas y esculturas de Alonso Cano y Juan Martínez Montañés. A continuación, el recorrido avanzada hasta llegar al estilo naturalista y picaresco de su pintura reflejado escenas de cocina y bodegón o naturaleza muerta.

En torno a 1620, que corresponde con los primeros contactos del artista con Madrid, su estilo evoluciona hacia un caravaggismo, lo que se aprecia claramente en la forma de tratar la luz. Para ilustrar esta etapa, la muestra presenta las obras del pintor entre las de sus contemporáneos, españoles e italianos, que compartieron esta adhesión a una pintura considerada más moderna. Sin embargo, los inicios del pintor en la corte le hicieron evolucionar en su concepción del retrato, lo que se tradujo en el paso de un naturalismo efervescente a formas más frías y solemnes propias del retrato de corte español.

'Vista del jardín de la Villa Medici'. / https://www.museodelprado.es
‘Vista del jardín de la Villa Medici’. / https://www.museodelprado.es

Sin embargo, realmente fueron sus viajes a Italia los que marcaron la carrera de Velázquez. El primero lo realizó desde agosto de 1629 a enero de 1631 y el segundo en torno a 1650, estas fechas coinciden con el nacimiento y la muerte de los herederos al trono.

El primer viaje a Italia del artista se ilustra con obras como Vista del jardín de la Villa Médicis. Estos cuadros ofrecen la oportunidad de abordar el paisaje, un género que se cree que desarrolló influenciado por el estilo de Rubens.

La parte central de esta segunda sección se centra en Baltasar Carlos, el heredero a la corona, un claro ejemplo es El príncipe Baltasar Carlos con un enano. Pero la muestra también se detiene en la pintura mitológica, sagrada y profana de Velázquez, en la que La Venus del espejo constituirá el punto culminante.

El príncipe Baltasar Carlos con un enano. / http://www.epdlp.com
‘El príncipe Baltasar Carlos con un enano’. / http://www.epdlp.com

La parte final de la exposición está dedicada a los últimos diez años del pintor y a su influencia en los denominados velazqueños. Esta sección consagra la importancia del pintor como retratista, algo que desarrolló al principio en la Corte de Madrid y más tarde en Roma en torno al papa Inocencio X, con motivo de su segundo viaje a Italia. En esta ocasión se aludirá a dos importantes colaboradores que permanecieron a la sombra del artista español, como son el italiano Pietro Martire Neri y el liberto y asistente del pintor Juan de Pareja.

Precisamente, el Retrato de Inocencio X ,que normalmente se exhibe en la Galleria Doria Pamphilj de Roma, ha sido un lienzo que ha causado gran impresión entre los pintores contemporáneos y posteriores. De hecho, Francis Bacon realizó hasta 40 interpretaciones de este cuadro e incluso Velázquez se hizo una réplica que le acompañó en sus aposentos hasta su muerte. La maestría de su obra maravilló también al pontífice, quien regaló al artista una medalla de oro y posteriormente le apoyó para ingresar en la Orden de Santiago.

'Retrato de Inocencio X'. / http://www.plasticayarte.com
‘Retrato de Inocencio X’. / http://www.plasticayarte.com

Finalmente, la exposición presenta los últimos retratos reales que realizó el artista sevillano, frente a los de su yerno y discípulo Juan Bautista Martínez del Mazo. Una sala dedicada a este último es testimonio de las últimas ascuas del estilo de Velázquez, en torno al cuadro de La familia del pintor de Viena y la versión de Las Meninas de mansión Kingston Lacy.

El recorrido por el derroche de talento y creatividad del genuino artista español es una experiencia que merece la pena y una oportunidad única para sentir la magia del hombre que enamoró a grandes artistas como Picasso y que también ha logrado el conquistar el corazón de París.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.