Detenidas 16 personas y recuperados una tonelada de cable de cobre sustraído en la provincia de Ciudad Real

Los responsables de dos plantas recuperadoras en Alcázar de San Juan y Tomelloso compraban a los ladrones el material robado cuando cerraban las instalaciones.

Cable de cobre recuperado.
Cable de cobre recuperado.

Europa Press. La Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Pívot’, ha desarticulado una organización dedicada al robo de cable de cobre, deteniendo a 16 personas e imputando a otras dos más, recuperándose 1.608 kilogramos de cable de cobre procedentes de la sustracción de pívots y transformadores eléctricos, esclareciéndose un total de 79 robos perpetrados en explotaciones agrícolas de la zona de Alcázar de San Juan y Tomelloso, en la provincia de Ciudad Real.

Las actuaciones se iniciaron en el mes de julio del pasado año por el Área de Investigación de la Guardia Civil de Tomelloso, tras las denuncias presentadas por robos de cable de cobre en pívots de riego y transformadores de explotaciones agrícolas, ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

Los agentes centraron sus investigaciones en dos plantas recuperadoras, situadas en las localidades de Tomelloso y Alcázar de San Juan respectivamente, por tener indicios de que éstas pudieran estar comprando material procedente de robos, para lo cual realizaron un meticuloso estudio sobre las facturas y albaranes de compra, así como de las entradas de material y los horarios utilizados.

Se comprobó que las personas que gestionan estas dos plantas recuperadoras junto con las que hacían entrega de efectos robados en las mismas, formaban un grupo criminal perfectamente organizado vinculados con delincuentes de la zona.

Entre los meses de noviembre de 2014 y febrero del 2015, en colaboración con agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Alcázar de San Juan se realizaron varias aprehensiones de cobre en el momento de ser vendido en la planta recuperadora investigada de la citada población.

Modus operandi. El modus operandi utilizado en las plantas recuperadoras investigadas, consistía en adquirir acero y principalmente cobre robado a determinadas personas, tras el cierre de las instalaciones, evitando con ello ser vistos por otros clientes.

Una vez el cobre se encontraba ya en las plantas recuperadoras, pagado a bajo precio, lo convertían en material legal con facturas y albaranes falsos. Con la desarticulación de este entramado criminal se han esclarecido un total de 79 robos, aprehendiéndose 1.608 kilos de cobre procedente del cableado de pívots, transformadores de explotaciones agrícolas y de instalaciones eléctricas de naves industriales.

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, han sido entregadas en el juzgado de Instrucción número 1 de Tomelloso.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.