Una exposición fotográfica muestra lo que implica ser albino en Tanzania

'Sombras blancas. Viviendo con el albinismo' es obra de Leron Shimoni y trata de concienciar a la sociedad de la necesidad de ayudar a este colectivo en África.

Una de las imágenes que componen la muestra. / Foto: Leron Shimoni
Una de las imágenes que componen la muestra. / Foto: Leron Shimoni

Europa Press. El fotógrafo israelí Leron Shimoni inaugurará este viernes, 27 de marzo, en el Centro Internacional de Fotografía y Cine (EFTI), en Madrid, la exposición ‘Sombras blancas. Viviendo con el albinismo’ en la que retrata la lucha por la supervivencia a que se enfrentan los albinos en Tanzania, que sufren a la vez los efectos del “intenso sol africano” y de las prácticas de los curanderos locales, que incitan a su asesinato para realizar rituales “mágicos” o supersticiones.

Shimoni viajó al país africano en 2010 para llevar a las comunidades albinas donativos económicos y de gafas de sol y cremas y lociones solares que consiguió reunir, para retratar la situación a que se enfrentan quienes nacen con esta enfermedad.

El albinismo es una enfermedad genética causada por la falta de melanina (el pigmento responsable del color de la piel, el pelo y los ojos) que provoca que quienes la sufren no puedan tolerar la radiación solar. Pese a que en los países occidentales es relativamente poco frecuente (la sufren una de cada 200.000 personas) en algunos países africanos la incidencia es mayor debido a un alto grado de consaguinidad, provocado por los matrimonios entre personas de la misma tribu.

“Debido al intenso sol africano, pierden la visión o mueren de cáncer de piel siendo aún muy jóvenes. Un problema son los asesinatos y el otro es la radiación social“, ha indicado en una entrevista.

En total, desde 2000, 74 niños albinos han sido asesinados debido a la creencia generalizada de que las extremidades y los órganos sexuales de sus miembros proporcionan buena suerte a quien los porta, aunque los organizadores de la exposición fotográfica aseguran que “son muchos más” debido a que “es difícil cuantificar los albinos recién nacidos asesinados para su posterior comercialización en forma de símbolos de buena suerte”.

“Desde que estuve ahí, el problema no se ha solucionado. Los últimos meses ha habido asesinatos de albinos, la mayoría de ellos eran niños -ha explicado Shimoni- La situación en muchos países africanos, y esto es un problema, es que muchas personas prefieren acudir a un mago curandero que a un doctor normal, porque piensan que los primeros tienen poderes especiales. Tienen mucha influencia sobre la población local”.

El fotógrafo ha señalado que el gobierno de Tanzania “está haciendo todo lo que puede” por ayudar a estas personas, empezando por declarar “ilegales” a los curanderos. Además, han creado refugios protegidos las 24 horas por fuerzas de seguridad a donde los padres de niños albinos pueden enviarles desde pequeños para protegerles de la persecución.

Sin embargo, ha indicado que, en estos refugios “niños y jóvenes, desde siete meses hasta 18 años viven separados de sus familias” por lo que cree que “se resuelve un problema pero crea otro”.

Shimoni ha expuesto las imágenes que tomó en su viaje a Tanzania en Australia, en Londres (Reino Unido), en Belfast (Alemania), en Tel Aviv (Israel) y en Barcelona, entre otros lugares, y relata que “siempre le sorprende que mucha gente no había oído hablar del problema antes de ver la exposición, leer sus artículos o ver sus trabajos fotográficos publicados en medios de comunicación”.

Aún así, asegura que en todas las ocasiones se sorprende también de que “siempre hay gente que se pone en contacto con él para preguntarle cómo ayudar”. “Por ejemplo, después de publicar un artículo en EE.UU., un médico se puso en contacto conmigo para preguntar cómo podía viajar a Tanzania para ayudar a los albinos como médico. También me llamó gente que quería donar gafas de sol, crema solar o dinero“.

Por ello, cree necesario exponer las fotografías y dar a conocer el problema de los albinos en Tanzania y en otros países africanos por todo el mundo, y ha indicado que, aunque aún no tiene previsto llevar la exposición a otras ciudades, “siempre está abierto y hace lo posible” por contactar con galerías y centros que exhiban su trabajo.

Respecto al modo de ayudar a las comunidades albinas desde otros países, ha explicado que “hay muy pocas ONG que trabajen con ellos”. Aún así, ha señalado a una organización canadiense llamada ‘Under The Same Sun’ (Bajo el mismo sol) que recoge donativos de personas de todo el mundo para llevarlos a Tanzania y a otros países en los que trabaja para proteger a los albinos.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.