Juan sin Miedo, el explorador español que llegó al Polo Sur en bicicleta

Salvar una distancia 1.200 kilómetros, vivir 46 días aislado, enfrentarse a ventiscas de más de 60 kilómetros por hora o superar cuatro días de expedición casi sin comida fueron algunas de las adversidades que logró vencer Juan Menéndez Granados, el joven explorador asturiano que ha hecho historia en la Antártida.

Juan Menéndez Granados se convierte en la primera persona en llegar al Polo Sur en bicicleta.
Juan Menéndez Granados se conviertió en la primera persona en llegar al Polo Sur en bicicleta.

Ana Amador. El 18 de enero de 2014, tras 12 jornadas más de lo previsto y con las provisiones de comida prácticamente agotadas, Juan Menéndez Granados, apodado por sus grandes gestas ‘Juan sin Miedo’, logró convertirse en la primera persona en alcanzar el Polo Sur en bicicleta, solitario y sin ayuda.

Su pasión por enfrentarse a retos imposibles, con la única compañía de su bicicleta, le ha llevado pedalear en algunos de los puntos más extremos del mundo. “Llevo desde los 20 años haciendo expediciones de manera profesional. Empecé con objetivos simples como el Camino de Santiago, que he repetido en varias ocasiones. He atravesado los Pirineos y luego he realizado otras expediciones como la Amazonia, los Montes Urales, Groenlandia o Australia en diagonal. Después de todas esas expediciones decidí ir a la Antártida, un viaje para el que he necesitado un largo proceso de preparación de más de dos años”, narra el joven deportista.

Juan Menéndez y Daniel Burton aspiraban a ser los primeros en llegar al Polo Sur en bicicleta.
Juan Menéndez y Daniel Burton aspiraban a ser los primeros en llegar al Polo Sur en bicicleta.

Su fascinante y arriesgada aventura por el continente helado comenzó el 3 de diciembre de 2013 en la Bahía de Hércules. Por delante le esperaban 46 días de absoluta soledad, 1.200 kilómetros, vientos de más de 60 kilómetros por hora y algunos tramos con nieve blanda que dificultaban el camino para llegar al Polo Sur. Un reto que superó pedaleando en bicicleta, recorriendo algunos tramos en esquí y arrastrando un trineo con una carga de más de 80 kilos, un peso que finalmente se redujo a más de la mitad. Esta hazaña permitió al explorador, nacido en 1982 en Pravia (Asturias), imponerse a su rival, el aventurero estadounidense Daniel Burton, quien emprendió la misma expedición pero necesitó el apoyo de tres aprovisionamientos.

El deportista asturiano recorrió 1.200 kilómetros en 46 días.
El deportista asturiano recorrió 1.200 kilómetros en 46 días.

Aunque Juan Menéndez es un deportista extremo autodidacta, para realizar este viaje necesitó una intensa preparación física, mental y los sabios consejos de dos prestigiosas figuras del mundo polar: Lars Ebbesen y Borge Ousland. Este último está considerado el mejor explorador polar de nuestro tiempo, ya que el noruego fue la primera persona en llegar en solitario a los dos extremos del planeta y realizar una expedición al Polo Norte en invierno. “Para mí son brillantes”, afirma el asturiano.

Tras un año de haber completado la gesta, el explorador recuerda con emoción su llegada al Polo Sur, “fue memorable y muy emocionante, aunque también viví momentos de peligro. Cuando hay ventisca es muy complicado y, si no tienes a nadie que te ayude, debes salir ahí fuera solo y enfrentarte a las circunstancias”.

Juan Menéndez Llegó al Polo Sur en solitario y sin ningún tipo de ayuda.
Juan Menéndez Llegó al Polo Sur en solitario y sin ningún tipo de ayuda.

Durante el trayecto también hubo momentos en los que parecía un reto imposible de superar, sin embargo asegura que nunca se planteó qué hacía allí, porque “si lo hubiera hecho no estaría vivo”. Sobre las dificultades a las que se enfrentó el deportista destaca la falta de comida los últimos cuatro días, lo que le obligó a sobrevivir a base de cacao en polvo mezclado con aceite de girasol, y una congelación en el pecho. “Sin embargo, el viaje fue espectacular y estoy muy satisfecho con todo. Además, la moral sube mucho cuando ves que las cosas salen bien y se van superando las adversidades”, declara convencido.

Entrenamiento de Juan Menéndez en la laponia noruega.
Entrenamiento de Juan Menéndez en la laponia noruega.

Su aventura polar también le obligó a permanecer aislado durante más de un mes. En esos largos días de soledad pensaba en su familia, seres queridos e incluso en cosas graciosas. A pesar de estar tanto tiempo solo, Juan Menéndez confiesa que “trataba de atraer pensamientos positivos y también había otros momentos en los que estaba prácticamente sin pensar en nada”.

Durante la expedición al Polo Sur también vivió numerosas anécdotas. Entre ellas el joven deportista comenta cómo tuvo que hacer “100.000 apaños” para evitar los agujeros en sus pantalones rotos y se enorgullece al recordar el momento en el que, como buen asturiano, escanció sidra.

Juan Menéndez junto a Bengt Rotmo, líder de la expedición a Groenlandia en 2013.
Juan Menéndez junto a Bengt Rotmo, líder de la expedición a Groenlandia en 2013.

Para llevar a cabo su sueño, el aventurero puso en marcha una campaña de crowdfunding. Con esta estrategia de micromecenazgo perseguía captar los fondos necesarios para realizar el reto polar, pero la iniciativa no salió adelante. “El viaje fue estupendo, pero tuve que hacer un grandísimo esfuerzo y necesité un crédito para poder realizar la expedición. Aun así mereció la pena y volvería a hacer lo mismo”, añade.

Tras alcanzar el Polo Sur fue trasladado a la base antártica Union Glacier.
Tras alcanzar el Polo Sur fue trasladado a la base antártica Union Glacier.

Tras 12 años de carrera profesional en el deporte extremo, el asturiano no solo cuenta en su palmarés con la gesta de haber sido el primero en llegar al Polo Sur en bicicleta. A los 22 años se convirtió en la persona más joven en atravesar la selva amazónica en bicicleta, posteriormente logró ser el primero en realizar a pedales la travesía integral de los Montes Urales y también en recorrer el lago Baikal en Siberia, el más profundo del mundo, un reto que superó con total autonomía y sin hacer ninguna parada en sus costas para pecnoctar.

Juan Menéndez y Pedro Duque en la gala.
Juan Menéndez y Pedro Duque en la gala.

Por sus grandes proezas, Juan Menéndez se ha convertido en un referente del deporte extremo a nivel internacional, un reconocimiento que le valió su nominación a los premios Born to be Discovery Awards 2015. Durante la gala el explorador compitió con figuras de peso como Ignacio Dean, quien se propuso dar la vuelta al mundo a pie durante cinco años para concienciar a la gente sobre importancia de cuidar la naturaleza; Ricardo Abad, récord Guinness en 2012 por batir 607 maratones en 607 días; y la nadadora Teresa Perales, ganadora de 22 medallas paralímpicas. “Ha sido muy emotivo, sobre todo porque Discovery Awards ha dado visibilidad al proyecto y a todas las personas que hacemos cosas increíbles. No me han dado el premio a mí, pero ha sido un privilegio estar ahí”, declara el aventurero.

Hacer historia en el Polo Sur no ha frenado las ansias de superación y aventura del deportista asturiano. De hecho, en noviembre de 2015 se lanzará a una nueva meta: atravesar con su bici el Atacama (Perú). Con esta aventura, ‘Juan sin Miedo’ emprenderá un recorrido de 1.700 kilómetros en solitario y deberá hacer frente a las adversidades del desierto más árido del planeta.

 

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.