La convención

Nadie debe dudar de que La Convención sea el secreto mejor guardado de la Historia con mayúsculas de la humanidad.

Paco Huelva. En una época muy lejana de la historia de la humanidad encerraron en un castillo a un grupo de hombres y mujeres, pertenecientes a todos los países del mundo, para que solventasen los problemas existentes entre las diferentes civilizaciones.

En ese lugar no faltaba de nada; era como un paraíso autosuficiente que contenía todos los elementos necesarios para el mantenimiento de sí mismo y el abastecimiento de sus moradores.

El castillo estuvo defendido de forma permanente por una fuerza militar aliada para este asunto en concreto.

Los que fallecían eran sustituidos por personas del mismo país, del mismo género y de la misma profesión. Los nuevos inquilinos desaparecían de la circulación en sus países de origen y no se volvía a saber de ellos.

Este asunto fue descrito por primera vez en documentos secretos encontrados en un viejo castillo de Stranford, en lo que hoy es Nueva Zelanda, y, al igual que otros textos de la misma calificación, fueron retirados de la circulación en los siglos XIX y comienzos del XX.

Después de finalizada la primera gran guerra mundial, se perdió la pista de los mismos y, a día de hoy, es un secreto que escandaliza a las pocas mentes lúcidas que intuyen su existencia pero no pueden probarla con argumentos.

Algunos historiadores y especialistas del género han esbozado la existencia de lo que han dado en llamar “La Convención”, pero ninguno ha podido demostrar con objetividad y suficiencia lo que por otra parte ha sido rechazado de plano por los gobiernos de muchos países y sobre todo por las Naciones Unidas, desde que este organismo existe como tal.

Nadie, por tanto, conoce lo que intramuros se hace en ese edificio, ni en dónde, en realidad, puede estar situado actualmente. Se sospecha que a lo largo de su ya dilatada existencia, esa residencia de insignes ha cambiado de lugar bien por catástrofes naturales que le afectaron, por guerras cercanas a los países donde habitaban o por otros motivos que se desconocen. También se sabe, no acierto a dilucidar cómo, que nadie salió de allí vivo para contar lo que en ese incierto lugar se hace.

La Convención es el secreto mejor guardado del mundo. Nada comparable con el verdadero lugar donde está enterrado Jesús de Nazaret…, con la homosexualidad nunca descrita de Napoleón o con la tumba de Hitler, que no murió de un disparo como se dice, ya que salió indemne del acoso aliado y está enterrado con otro nombre en un lugar de Sudamérica que los nazis defienden con veneración. Tampoco, con otros grandes enigmas de esos que entretienen las vidas de investigadores especializados en Oriente y Occidente.

A veces, en las hemerotecas -hoy que Internet lo invade casi todo, pero… en ese marasmo hay cuestiones vitales que se le escapan- pueden encontrarse alusiones al respecto. Se han localizado requerimientos de jefes de Estado que han preguntado a sus primeros ministros por la sede de La Convención, pero ninguno, que se sepa, ha podido responder hasta hoy excepto con un:
-Sí, he oído hablar de ella, pero no tengo más datos al respecto.

Respuesta muy diplomática que nos deja en cambio con la misma incertidumbre. La Convención parece destinada a convertirse por tanto en un invento literario. Es decir, en una elucubración realizada por alguien en un tiempo lejano, que tampoco puede datarse, y que se ha venido arrastrando en la memoria colectiva de los pueblos, que es como antes de la escritura se transmitían las historias, de generación en generación.

Pero muchas personas, yo entre ellas, no nos dejamos engañar por esta pueril argucia esgrimida como un eslabón más de la infinita cadena de mentiras con que el poder confunde y desorienta, desde siempre, a los administrados.

Una falsedad de este calibre no puede sostenerse durante milenios y no tener una base argumental sólida que haga realidad su existencia, por encima de viles habladurías que sólo pretenden distraer la atención de lo que se busca.

No obstante, la carga de la prueba de su no existencia debe estar en quienes la rechazan de plano y no en los que, como yo, estamos seguros de que La Convención existe.

Nadie debe dudar de que La Convención sea el secreto mejor guardado de la Historia con mayúsculas de la humanidad. Es más, me atrevería a decir que es el único secreto no revelado.

Incluso, si este texto que ahora finalizo fuera sólo una idea literaria, me siento obligado a afirmar que no estaría de más la existencia de un organismo con las características descritas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.