El caudal empieza a descender en la Ribera Alta del Ebro

El agua no ha entrado en los cacos urbanos de las localidades afectadas por esta crecida en Aragón, aunque sí en las casas perimetrales, corrales, granjas y campos.

El Ebro remite tras la crecida.
El Ebro remite tras la crecida.

Europa Press. El caudal empieza a descender en la Ribera Alta del Ebro, después de que la crecida que ha afectado a la zona desde este 27 de febrero haya obligado a evacuar a más de un millar de vecinos de dos localidades, Pradilla y Boquiñeni, y haya anegado unas 20.000 hectáreas.

Según han informado fuentes del Gobierno de Aragón, en un vuelo que se ha realizado con un helicóptero del 112, se ha observado que el agua no ha entrado en los cacos urbanos de las localidades afectadas por esta crecida, aunque ha afectado a casas perimetrales, a corrales, a granjas y anegado campos.

Durante la noche, las mayores afecciones se han registrado en la mota de la localidad de Cabañas de Ebro, donde se ha filtrado agua, aunque en estos momentos está “bajo control”. En la localidad permanecen una bomba de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y efectivos de la Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARTGA) achicando agua.

También se continúa achicando agua en la localidad de Novillas, primer municipio por donde pasa en Ebro en Aragón, con efectivos de SARGA, bomberos y de la UME.

Por su parte, los vecinos de Pradilla ya pueden volver a sus casas, después de ser evacuados este 28 de febrero por la crecida, y los de Boquiñeni están a la espera de que la UME acabe la construcción de un puente de acceso, un tramo de la carretera tuvo que destrozarse para laminar el agua, para poder regresas a sus viviendas.

En la mañana de este 1 de marzo, la crecida del Ebro ha llegado a Torres de Berrellén, desde el Puesto de Mando Avanzado vigilan esta zona y se continúan realizado labores de recrecimiento de la mota, al igual que en Sobradiel.

Alrededor de 350 personas están trabajando y colaborando de forma coordinada en las diferentes localidades como son voluntarios de Protección Civil, efectivos de SARGA, trabajadores sociales del Instituto Aragonés de Servicios Sociales del Gobierno de Aragón, trabajadores sociales de las comarcas, la UME, bomberos de la DPZ y Ayuntamiento de Zaragoza, personal de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Policía Local y Nacional, Guardia Civil, Cruz Roja, y equipos sanitarios del Salud, entre otros.

 Los vecinos de Pradilla del Ebro, en Zaragoza, ya pueden volver a sus casas



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.