La tasa de mortalidad se reduce un 3,1% en 2013

En este año se produjeron en España 390.419 defunciones, 12.531 menos que las registradas en 2012. El descenso de los últimos años del número de fallecimientos en accidente de tráfico la sitúa como quinta causa externas.

La mortalidad descendió en 2013. / Foto: Europa Press.
La mortalidad descendió en 2013. / Foto: Europa Press.

Europa Press. En el año 2013 se produjeron en España 390.419 defunciones, 12.531 menos que las registradas en 2012 (402.950), lo que significa un descenso en la mortalidad del 3,1 por ciento. La mayoría de las defunciones se debieron a causas naturales o por enfermedad (96,2%), sobre todo enfermedades cardiovasculares y tumores; mientras que 14.678 personas fallecieron por causas externas, siendo el suicidio y las caídas accidentales, los dos primeros motivos.

Estos son los últimos datos mortalidad oficiales recogidos en el informe ‘Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte. Año 2013’, publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que constata que el cambio de tendencia iniciado el año pasado con un aumento de los fallecimientos fue puntual y debido al incremento de la mortalidad por enfermedades respiratorias que se registró en 2012.

El grupo de las enfermedades del sistema circulatorio se mantuvo como la primera causa de muerte (tasa de 252,1 fallecidos por cada 100.000 habitantes) aunque se reduce levemente, seguida de los tumores (238,3) que, al contrario, aumentan también levemente, y de las enfermedades del sistema respiratorio (91,4) que se reducen casi un 1%.

Mientras, el porcentaje de las enfermedades del sistema nervioso, que incluyen al Alzheimer se mantiene, y sigue siendo la cuarta causa de muerte (46,1). le siguen las enfermedades del sistema digestivo, los trastornos mentales y del comportamiento y, en séptimo lugar, la causas externas.

Concretamente, la primera causa sería las enfermedades isquémicas del corazón (33.413), seguida de las enfermedades cerebrovasculares (27.850); del cáncer de brónquios y pulmón (21.664); insuficiencia cardiaca (16.888) y demencias (16.305).

En cuanto a las causas externas fueron el motivo de cuatro de cada 10 personas fallecidas entre 10 y 39 años. En 2013 fallecieron por suicidio 3.870 personas (2.911 hombres y 959 mujeres), situándose de nuevo como la principal causa externa de muerte.

Las caídas accidentales fueron la segunda causa externa de muerte (con 2.672 fallecidos) y los accidentes por ahogamiento, sumersión y sofocación, la tercera (con 2.208). Por accidentes de tráfico fallecieron 1.807 personas. El descenso de los últimos años sitúa a esta causa como la quinta entre las externas. En 2007 era la primera.

Por edad y sexo. Por sexo, los tumores fueron la primera causa de muerte en los hombres (con una tasa de 295,2 fallecidos por cada 100.000) y la segunda en mujeres (con 183,1). Por su parte, las enfermedades del sistema circulatorio fueron la primera causa de mortalidad femenina (270,5 muertes por cada 100.000) y la segunda entre los varones (233,2).

Por edad, la principal causa de muerte entre los niños menores de un año fueron las afecciones perinatales, con una tasa de 162,8 por cada 100.000 niños nacidos vivos. En el caso de los grupos de edad de uno a cuatro años y de 10 a 39 años el principal motivo de mortalidad fueron las causas externas con unas tasas de 3,4 y 13,0 fallecidos por cada 100.000 personas respectivamente en cada grupo de edad.

Para las personas de cinco a nueve años y de 40 a 79 años la primera causa fueron los tumores (tasas de 3,5 y 309,3 por cada 100.000 personas, respectivamente) y, finalmente entre los mayores de 79 años las enfermedades del sistema circulatorio fueron las que causaron mayor mortalidad (3.147,3 fallecidos por cada 100.000 personas).

La tasa bruta de mortalidad se situó en 837,9 fallecidos por cada 100.000 habitantes, un 2,7% menos que en el año anterior. Teniendo este dato como referencia, Por comunidades autónomas, las tasas brutas más elevadas de fallecidos por cada 100.000 habitantes en 2013 correspondieron a Asturias (1.196,9), Galicia (1.105,4) y Castilla y León (1.097,5); les sigue Extremadura (1005,5), Aragón (1000,6), Cantabria (952,0), País Vasco (906,2), La Rioja (908,4) y Castilla-La Mancha (874,8).

Las tasas más bajas, por debajo de la media nacional, se presentaron en las ciudades autónomas de Melilla (551,1) y Ceuta (628,4) y en las comunidades autónomas de Canarias (646,0) y Comunidad de Madrid (663,1). Le sigue Baleares (688,4), Murcia (692,2), Andalucía (783,2), Comunidad Valenciana (815,8), Cataluña (816,9) y Navarra (835,6).

Las tasas brutas de mortalidad fueron más elevadas en los territorios envejecidos, ya que hay más defunciones por el efecto de la estructura de edad. Para corregirlo, se calculan las tasas estandarizadas que representan la mortalidad de la comunidad autónoma si todas tuvieran la misma composición por edad.

Las enfermedades del sistema circulatorio fueron la principal causa de muerte en todas las comunidades autónomas excepto en Canarias, Cantabria, Cataluña, Comunidad de Madrid, Navarra y País Vasco, en las que fueron los tumores.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.