Concluye el proyecto Green eMotion para promover la movilidad eléctrica en Europa

Tras estos cuatro años de trabajo, se ha definido y puesto a prueba un marco europeo que conecta a todos los grupos de interés para lograr un ecosistema de movilidad eléctrica sin problemas, rentable e interoperable.

Proyecto
Proyecto Green eMotion. / http://www.circuitiverdi.it

Redacción. El proyecto Green eMotion acaba de concluir después de cuatro años, desde su puesta en marcha en 2011, con el objetivo de garantizar una rápida difusión de los vehículos eléctricos y un desarrollo coordinado y masivo de la movilidad eléctrica en Europa. Endesa y su principal accionista Enel han formado parte del proyecto.

Así, tras estos cuatro años de trabajo, se ha definido y puesto a prueba un marco europeo que conecta a todos los grupos de interés para lograr un ecosistema de movilidad eléctrica sin problemas, rentable e interoperable, gracias al trabajo de los 42 socios europeos.

En concreto, se han conseguido desarrollar prototipos para conectar las islas de movilidad eléctrica existentes en este momento y se ha definido una estructura general, además de fijar estándares de tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Se han analizado también nuevos modelos de negocio para infraestructura de recarga pública y se han presentado posibles vías para su óptima integración en la red.

En las diez regiones de demostración de Europa en las que se ha desarrollado el proyecto, junto con otras regiones de réplica, Green eMotion ha podido demostrar que los resultados del proyecto realmente funcionan en la práctica y que además respaldan la instalación de un entorno de movilidad eléctrica a partir de cero. De hecho, los resultados del proyecto se han presentado en el III Foro de Grupos de interés de movilidad eléctrica de Europa y en un evento especial para ayuntamientos, autoridades y políticos en Bruselas.

Para facilitar la cómoda circulación de los vehículos eléctricos por toda Europa, es preciso un sistema de movilidad eléctrica normalizado e interoperable, que cree nuevos modelos de negocio y realice inversiones para el futuro. Green eMotion ha definido la estructura de las TIC que se necesita en Europa para garantizar la adecuada conexión de todos los participantes del mercado que permitirá que los conductores de vehículos eléctricos tengan un acceso abierto y cómodo a la infraestructura de recarga.

Los sistemas TICs de todas las empresas participantes se encuentran conectados; los usuarios tienen un fácil acceso a la infraestructura de recarga con independencia del operador del equipo y los proveedores de servicios pueden ofrecer sus servicios a todos los participantes del mercado. Además, servicios de valor añadido, como la reserva de un punto de recarga, pueden hacer más cómoda la experiencia de conducir un coche eléctrico.

“Solo reuniendo la experiencia común de los 42 socios (empresas industriales y fabricantes de automóviles, compañías eléctricas, ayuntamientos, universidades e instituciones dedicadas a la tecnología y la investigación) ha sido posible alcanzar los excelentes resultados de Green eMotion”, según ha señalado Heike Barlag, de Siemens, coordinador del proyecto.

“Para definir e implantar un sistema de movilidad eléctrica interoperable era necesaria la cooperación de todos los grupos de interés relacionados con la movilidad eléctrica”, ha añadido, por lo que ha mostrado su agradecimiento a todos los socios por “el gran trabajo en equipo que realmente se ha hecho en este proyecto”.

Conclusiones. Entre otras conclusiones, el proyecto Green eMotion también indica que, aunque las economías de escala deben rebajar sustancialmente el precio de las baterías en los próximos años, la recarga pública como único modelo de negocio solo puede ser rentable en escenarios de negocio a medio plazo, si hay estaciones de recarga muy frecuentadas. Sin embargo, una combinación con otros servicios en lugares de alto interés puede mejorar el argumento comercial.

Asimismo, señala que los costes de integración en la red de la infraestructura de recarga pueden reducirse considerablemente mediante formas inteligentes de controlar la potencia y el tiempo de recarga. La gestión inteligente de la recarga de vehículos eléctricos puede, además, optimizar la integración de producción de energía renovable intermitente, como la solar o la eólica, mediante la agregación y el control de la demanda de energía en las llamadas áreas de carga.

Para que pueda producirse el desarrollo masivo de la movilidad eléctrica en Europa es preciso, como requisito previo, su aceptación social y añade que la rentabilidad social respecto a los beneficios y costes reales para todos los intervinientes en el ecosistema de los vehículos eléctricos podría “lograrse pronto” mediante “claros compromisos” a todos los niveles de diseño de políticas públicas, desde el municipal hasta el nacional y europeo, para alcanzarse una movilidad futura integral y pensada para el consumidor que incorpore los vehículos eléctricos.

Por ello, precisa que serán necesarios incentivos y la instalación de una infraestructura de recarga pública adecuada. Todas las medidas deberán ajustarse a la necesidades de los grupos objetivo, como los viajeros diarios o los propietarios de flotas para lograr un máximo impacto con costes lo más reducidos posible.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.