La ruta de las aguas mansas, un placer para los sentidos en la Montaña Palentina

La inconmensurable belleza del agreste paisaje bañado por los embalses y su riqueza cultural ofrecen un recorrido fascinante que merece la pena visitar.

Ruta de los pantanos. / http://www.ojodigital.com
Ruta de los pantanos. / http://www.ojodigital.com

Ana Amador. En el corazón de la comarca de la Montaña Palentina, en el norte de la provincia de Palencia, transcurre la ruta de los pantanos o las aguas mansas. Este hermoso recorrido de 55 kilómetros, desde Velilla del Río Carrión hasta Cervera de Pisuerga, permite a sus visitantes admirar el magnífico paisaje del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina.

Esta ruta comienza en Velilla del Río Carrión, una tierra antiguamente poblada por la tribu cántabra de los Tamáricos, que alberga un aljibe romano con tres arcos que se llena y vacía repentinamente: las Fuentes Tamáricas. Su nombre se debe a la alusión que de ellas hizo el escritor, científico y naturalista romano Plinio el Viejo en su obra Historia natural. Según este autor latino, “son tres, a la distancia de ocho pies. Se juntan en un solo lecho, llevando cada una gran caudal. Suelen estar en seco durante 12 días y, a veces, hasta 20, sin dejar ninguna señal de agua, mientras que otra fuente contigua sigue manando sin interrupción y en abundancia. Es de mal agüero intentar verlas cuando no corren, como le sucedió poco ha al legado Larcio Licinio, quien, después de su pretura, fue a verlas cuando no corrían, y murió a los siete días”.

Laas Fuentes Tamáricas. / http://www.montaña-palentina.com
Laas Fuentes Tamáricas. / http://www.montaña-palentina.com

Durante siglos se trataron de localizar las fuentes mencionadas por Plinio el Viejo, pero no fue hasta el siglo XVIII cuando Fray Enrique Flórez afirmó que se encontraban “en el lugar de Velilla de Guardo…donde hay una Ermita con título de San Juan de Fuentes Divinas”. Finalmente, la arqueología confirmó que Fray Enrique tenía razón, gracias a las excavaciones de 1960 y 1961 dirigidas por Antonio García y Bellido.

Además de esta histórica fuente y oráculo, en la localidad de Velilla del Río Carrión se pueden visitar otros puntos de interés. Entre ellos destacan la Ermita de San Juan de Fuentes Divinas del siglo XII; el Puente Romano de Velilla, construido en piedra de sillería; la Casa Palacio del Tío Mateón, una construcción barroca del siglo XVIII con fachada de sillería y tres escudos heráldicos pertenecientes a las familias Enríquez, Valdepolo y Morgovexo; y la Ermita de Nuestra Señora de Areños, que data de finales del siglo XVI.

Vistas desde el mirador de Alba de los Cardaños. / http://www.palenciaturismo.es
Vistas desde el mirador de Alba de los Cardaños. / http://www.palenciaturismo.es

A tan solo tres kilómetros de Velilla, en el término municipal de Otero de Guardo, se encuentra el embalse de Compuerto, inaugurado por Alfonso XIII en 1930. Este recorrido continúa hasta el embalse de Camporredondo, cuya presa fue construida con piedras del lugar. En él vierte sus aguas el río Carrión tras su paso por los valles de Pineda y las vegas de Vidriera. En este hermoso lugar está ubicado el mirador de Alba de los Cardaños, una parada desde la cual se divisa la hermosa panorámica de los picos Espigüete (2.450 metros) y Curavacas (2.524 metros).

El recorrido entre montañas nos lleva hasta Triollo y Vidrieros, dos pequeñas localidades que permiten a sus visitantes disfrutar por sus calles de un paseo lleno de encanto. En este punto los amantes de la naturaleza también pueden enlazar con la senda de Valle de Pineda y la del Pozo de las Lomas.

Santa María del Castillo en Cervera de Pisuerga. / http://cerveradepisuerga.es
Santa María del Castillo en Cervera de Pisuerga. / http://cerveradepisuerga.es

La ruta por estas tierras de gran belleza prosigue hasta Cervera de Pisuerga, donde está ubicado el embalse de Cervera o de Ruesga. Esta construcción retiene las aguas del río Rivera, afluente del Pisuerga, y se construyo para utilizarlo como reserva hidrológica para el Canal de Castilla. En sus orillas se alza el Parador Nacional de Fuentes Carrionas, un enclave de ensueño en la Reserva de Fuentes Carrionas (refugio habitual del oso pardo) que ofrece unas impresionantes vistas de la Peña Almonga y Peña Redonda. En esta población también se pueden visitar construcciones de gran belleza, como la iglesia gótica Santa María del Castillo (siglo XVI) y la Ermita de la Cruz, un templo de estilo barroco del siglo XVIII.

El roble milenario llamado el Abuelo. / http://www.cerveradepisuerga.eu
El roble milenario llamado el Abuelo. / http://www.cerveradepisuerga.eu

Junto a Cervera de Pisuerga nos encontramos con el embalse de Requejada. Este proyecto, que recoge también las aguas del río Pisuerga, anega desde 1940 el pueblo de Vañés, aunque algunas de las viviendas que quedaron en su margen izquierdo fueron reedificadas. En este punto los amantes del senderismo pueden realizar la ruta del Roblón de Estalaya, un paseo entre robles y hayedos que culmina con la vista del Abuelo, uno de los árboles más notables de Castilla y León. Sobre la edad de este roble legendario hay diversas opiniones, algunos expertos creen que tiene 800 años y muchos vecinos afirman que puede ser incluso más viejo.

Este recorrido a través de la Montaña Palentina nos lleva finalmente hasta el embalse de Aguilar de Campoo. Para llevar a cabo esta construcción de grandes proporciones fue necesario inundar los pueblos de Cenera de Zalima, Quintanilla de la Berzosa, Frontada y Villanueva del Río, cuyas antiguas edificaciones se pueden divisar cuando bajan las aguas del pantano. Villanueva del Río albergaba la hermosa ermita románica del siglo XII San Juan Bautista, que fue trasladada piedra a piedra hasta Palencia capital. De este modo se logró salvar del embalse una joya arquitectónica barroca que actualmente se puede visitar en el parque Huerta de Guadián.

 

 

 



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.