El Biodomo del Parque de las Ciencias de Granada acogerá 220 especies y abrirá en la primavera de 2016

Este gran acuaterrario, que se encuentran al 45 por ciento de ejecución, estará ambientado en las selvas húmedas tropicales y en los arrecifes coralinos.

Maqueta del Biodomo
Maqueta del Biodomo

Redacción. El Biodomo del Parque de las Ciencias de Granada, un gran acuaterrario de 20.000 metros cúbicos que supondrá la quita fase de ampliación del museo, abrirá sus puertas al público en la primavera de 2016 para acoger hasta 220 especies y convertirse en una ventana a la biodiversidad de nuestro planeta y a las interacciones que lo hacen posible.

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha señalado durante una visita a las obras que los trabajos se encuentran al 45 por ciento de ejecución y está previsto que finalicen en diciembre de este año, cumpliendo así los plazos estipulados para el proyecto, que supondrá una inversión de 12,5 millones de euros y está financiado al 80 por ciento con fondos europeos.

Alonso ha destacado que el Biodomo es un “valor añadido” para el museo, pero también para que los visitantes conozcan de primera mano una concepción diferente de la naturaleza y el respeto al medio ambiente de una forma rigurosa y amena que sea capaz de llegar a todo tipo de público.

Esta nueva infraestructura supondrá además un “impulso” desde el punto de vista educativo, científico, turístico y económico para Granada y para Andalucía, puesto que no existen muchos recintos en el mundo de estas mismas características.

El Biodomo estará ambientado en las selvas húmedas tropicales y en los arrecifes coralinos, puntos calientes de la evolución de la Tierra donde la diversidad biológica alcanza sus máximos exponentes y permite entender la estrategia evolutiva.

Con más de 220 especies diferentes, está también concebido como un espacio de investigación y desarrollo de proyectos de I+D+i relacionados con la biodiversidad, convirtiéndose también en “un laboratorio vivo y abierto” a la investigación en muchos campos. Aunque las obras finalizarán en diciembre de este año, serán necesarios unos tres o cuatro meses para que los animales se aclimaten a su nuevo hogar, de forma que la apertura al pública se prevé para la primavera de 2016.

Esta espectacular ventana a la vida presenta tres niveles de recorrido: Subacuático, terrestre y aéreo. Al subacuático se accederá por una cascada de un gran río tropical y estará habitado por cocodrilos, nutrias, tiburones leopardo y rayas de puntas azules, entre otras especies. A este nivel se suma un recorrido terrestre de unos 190 metros de longitud que recrea manglares de Borneo con fauna y flora de ambiente mareal, además de contar con un bosque subtropical que acogerá cérvidos, reptiles, tortugas, monos y una nutrida colección botánica.

Por último, se incluirá un recorrido aéreo de unos 255 metros de longitud con zonas didácticas y donde los visitantes podrán ver geckos, loros, zorros voladores, ardillas, aves y numerosos insectos.

Para que los ciudadanos compartan este proyecto, se ha diseñado un punto de información permanente que permitirá al público comprender qué es y qué ocurrirá en él, y otras actividades como un seminario con investigadores y expertos en conservación y biodiversidad que tendrá lugar en abril, según ha detallado Alonso durante la visita a las obras.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.