Castilla-La Mancha afianza su población de linces este 2015 con ocho nuevos ejemplares

Los felinos serán soltados entre los meses de febrero y marzo en el sur de la provincia de Ciudad Real y en los Montes de Toledo.

Un ejemplar de lince ibérico. / Foto: Iberlince.
Un ejemplar de lince ibérico. / Foto: Iberlince.

Europa Press. El proyecto ‘LIFE+ Iberlince’ tiene previsto soltar este 2015 otros ocho ejemplares de lince ibérico en Castilla-La Mancha durante los meses de febrero y marzo, aunque la fecha está aún por determinar, pues depende del estado de los animales y de las condiciones técnicas que requiere el protocolo de la suelta.

Así lo ha confirmado el director general de Montes y Espacios Naturales de Castilla-La Mancha, Javier Gómez-Elvira, que ha explicado que esta suelta se volverá a llevar a cabo en el sur de la provincia de Ciudad Real y en los Montes de Toledo, a fin de afianzar en estos lugares su población.

Gómez-Elvira ha indicado, no obstante, que “a corto y medio plazo” no tienen previsto ampliar las zonas de presencia estable y reproductora del lince ibérico, incluyendo nuevos términos municipales, algo que la Consejería haría cuando la población de esta especie en peligro de extinción sea estable y tienda a colonizar nuevos terrenos.

Para ello, ha precisado, necesitan también de la colaboración de los propietarios de las fincas que integran este ‘espacio del lince’, que han de estar concienciados de que la presencia de este animal no les va a restar aprovechamiento o negocio a sus terrenos, sino que es “un indicador que atrae a más personas y pone en valor ese espacio”.

De momento, estos animales disponen para moverse a sus anchas de 32.000 hectáreas distribuidas en cerca de 20 municipios del sur de Ciudad Real y de los Montes de Toledo, en virtud de los convenios de colaboración que la Consejería ha firmado con los propietarios de estas fincas.

En esta labor, ha destacado el director general de Montes y Espacios Públicos, los agentes medioambientales desarrollan una labor “imprescindible”, pues al tiempo que conciencian a los propietarios de que la presencia del lince es compatible con la práctica cinegética, hacen un seguimiento de las especies protegidas en zonas silvestres.

Peticiones de agentes de Medio Ambiente. Gómez-Elvira ha explicado que Agricultura trabaja de la mano de la Consejería de Fomento y las diputaciones para identificar zonas peligrosas para el lince y establecer zonas de señalización en las carreteras de esa zona de reintroducción para alertar del paso de estos animales.

“Hay que redoblar esfuerzos para intentar prevenir los accidentes y las muertes de estos animales”, ha admitido el responsable de Montes y Espacios Naturales, que ha añadido, no obstante, que las cuatro muertes de linces que hasta el momento se han producido en la región no es una cifra “desconcertante”, tal y como avalan los técnicos de este proyecto. “Son ellos los que nos animan a seguir trabajando porque estos contratiempos no dejan de ser un reto”.

Control de predadores. En cuanto al control de predadores, otro de los peligros que acecha al lince, Gómez-Elvira ha explicado que la Administración regional está firmando convenios de colaboración con propietarios de terrenos para que usen métodos homologados y haya un mayor nivel de supervisión, al tiempo que se da a esos propietarios “la seguridad jurídica de que, si pasa algo, la administración está avalando que es un accidente o algo imprevisto, pero no achacable a una actividad imprudente”.

Sin embargo, la Consejería de Agricultura no se plantea aumentar la plantilla de agentes medioambientales para acabar con los métodos de control ilegales. “Se trata de una plantilla bastante completa, bien formada que puede asumir está labor de manera magnífica, tal y como ya lo hace”, ha dicho.

Ley de Caza. En cuanto a la Ley de Caza, que verá la luz antes de que acabe la legislatura, Gómez-Elvira ha asegurado que, “pese a lo que se dice desde algunos sectores”, lejos de poner en peligro la reintroducción del lince ibérico en territorio castellano-manchego, mejorará la gestión desde el punto de vista de la conservación, pues la nueva norma solo permitirá la actividad cinegética en terrenos que cuenten con un plan, que incluya un inventario de recursos y hábitat natural.

En otro orden de cosas, ha confirmado la presencia de otros ejemplares de lince ibérico en la región, al margen de los reintroducidos en 2014, que de forma puntual, y gracias al fototrampeo, han sido avistados.

Se trata, ha explicado, de ejemplares que aunque también han sido criados en cautividad, integran las poblaciones estables de Andalucía que no dejan de reconocer terreno para su expansión y cruzan la frontera, pero sin llegar a establecerse en territorio castellano-manchego.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.