Los Combates de Cagayán, la verdadera historia de los demonios wo-cou

Un antiguo relato tradicional japonés narra cómo temibles demonios mitad peces mitad lagartos derrotaron a guerreros con fama de invencibles. Más allá de este mito se esconde una batalla cruenta que enfrentó a 40 soldados españoles contra 1.000 corsarios nipones en las costas de Filipinas.

Los wako o piratas japoneses. / https://aforjar.wordpress.com
Los wako o piratas japoneses. / https://aforjar.wordpress.com

Ana Amador. Transcurría el año 1580 cuando Gonzalo de Ronquillo, gobernador español de las Filipinas, escribió una carta a Felipe II alertando sobre los belicosos piratas japoneses que, armados con katanas, arcabuces y cañones portugueses, atacaron la isla de Luzón y exigieron tributos a sus habitantes. Para combatir a la temible amenaza corsaria, el monarca envió a un veterano capitán de la Armada, Juan Pablo Carrión, quien a sus 69 años protagonizó una de las victorias más heroicas pero menos conocidas de los tercios españoles: los Combates de Cagayán.

Durante el XVI la presencia de navegantes nipones y chinos en las aguas del archipiélago filipino no era nada nuevo. De hecho, antes de que la expedición de Miguel López de Legazpi en 1565 anexionara estos territorios al Imperio Español, los chinos ya habían establecido puestos comerciales en la zona y se habían convertido en una minoría de la población. Además, en 1571 los japoneses comenzaron a intercambiar plata por oro filipino en la isla de Luzón.

Sin embargo, el 29 de noviembre del año 1574, el corsario chino Li Ma Hong al mando de 3.000 hombres atacó la joven ciudad de Manila con la intención de establecer un señorío pirata. Tras un duro enfrentamiento contra fuerzas españolas y filipinas, seguido por un asedio de más de cuatro meses en el fuerte en Pangasinán, los piratas fueron derrotados y Li Ma Hong, que presumía de ser un tigre y haber escapado de más de 100.000 soldados chinos, huyó humillado. A pesar de esta victoria, el problema de la piratería en las costas filipinas continuó.

Pintura del siglo XVI que relata los ataques de los piratas japoneses. / http://en.wikipedia.org
Pintura del siglo XVI que relata los ataques de los piratas japoneses. / http://en.wikipedia.org

En 1580 fueron los wakō o piratas japoneses, liderados por el temido Tay Fusa, quienes llevaron a cabo un intenso saqueo y sembraron el terror en la isla filipina de Luzón, sobre todo en la provincia de Cagayán. Para poner fin a este ataque, Juan Pablo Carrión emprendió la búsqueda de Tay Fusa al mando una flotilla de siete barcos, compuesta por la galera La Capitana, el navío ligero San Yusepe y cinco bajeles pequeños de apoyo. Sin embargo, el capital español no imaginaba que el destino le llevaría a vivir, a sus casi 70 años de edad, una cruenta batalla que enfrentaría a 40 soldados españoles contra 1.000 rōnin (samuráis sin señor) y ashigaru (infanteria japonesa armada con mosquetes).

Al llegar al cabo Bogueador los hombres de Carrión divisaron uno de los juncos japoneses que había saqueando la costa de Luzón. Aunque el buque nipón era mucho mayor que los españoles y superaban en número, La Capitana logró acortar distancias hasta interceptarlo. Prepararon los cañones de la crujía y los falconetes y los tercios se armaron para el abordaje provistos por espadas, picas, arcabuces y hachas.

Juan Pablo Carrión. / http://es.wikipedia.org
Juan Pablo Carrión. / http://es.wikipedia.org

Las ráfagas de artillería de la galera alcanzaron el casco del junco y los soldados de Carrión saltaron a la cubierta enemiga, pero los guerreros japoneses, bien armados y entrenados en el arte de la guerra, les obligaron a replegarse. Los japoneses no solo superaban a los tercios en número sino que también contaban con arcabuces portugueses. Ante este contraataque corsario, los soldados españoles retrocedieron hacia la popa de la galera y formaron en una barrera con los piqueros delante y arcabuceros y mosqueteros detrás.

Para defender a sus hombres, Carrión cortó con su espada la driza del palo mayor y éste cayó atravesado sobre la cubierta creando una trinchera y permitiendo a los mosqueteros y arcabuceros disparar contra los japoneses, lo que provocó numerosas bajas enemigas. En ese momento, el San Yusepe disparó sus cañones contra el junco y los japoneses, batidos en retirada, saltaron al agua con la intención de llegar a nado a la costa, aunque muchos se ahogaron debido al peso de las armaduras.

Tras esta victoria, la flotilla española avanzó por el río Tajo o río Grande de Cagayán, donde se encontró con 18 champanes japoneses. Este enfrentamiento también culminó con la victoria de los tercios, quienes lograron desembarcar a los hombres y cañones de la galera en un recodo del río y se atrincheraron próximos a las posiciones del grueso de las fuerzas enemigas en tierra.

Saqueo de los piratas japoneses. / https://aforjar.wordpress.com
Saqueo de los piratas japoneses. / https://aforjar.wordpress.com

Ante el ataque español, los piratas japoneses decidieron negociar una rendición, pero exigieron una indemnización en oro como compensación por abandonar el archipiélago. Carrión se negó tajantemente y Tay Fusa ordenó atacar por tierra con más de 600 piratas.

Los tercios españoles que lideraron la defensa aguantaron dos asaltos seguidos y, para que a los japoneses les resbalen los dedos al intentar arrebatarles las picas durante la lucha, Carrión ordenó untar los mástiles de éstas con sebo. El tercer ataque se desarrolló con los españoles casi desprovistos de pólvora, pero lograron resistir con coraje y derrotar a los guerreros nipones.

Cuenta un antiguo relato tradicional japonés que sus valientes guerreros fueron derrotados por los wo-cou, unos demonios mitad pez mitad lagarto que atacaban tanto en mar como por tierra. Con este relato fantástico, que resaltaba una ferocidad en el combate inhumana, la tierra del sol naciente otorgó a los hombres de Juan Pablo Carrión una fama legendaria.

 



14 Responses to "Los Combates de Cagayán, la verdadera historia de los demonios wo-cou"

  1. carlos gilberto espinoza medina   junio 22, 2016 at 4:52 am

    estoy de acuerdo, pero que se debe investigar mejor, los japoneses son famosos por no reconocer sus errores u derrotas en el pasado, como las masacres a civiles en china en la II guerra mundial.

    si se toma en consideración el tamaño de la fuerza japonesa esto no es un simple ataque pirata mas parece un ataque corsario como los de los ingleses con sus corsario francis drake en la américa española.

    no me sorprendería que algún Daimio o señor feudal japones ordenara dicho ataque, pero al fracasar en los combates de Cagayan las autoridades japonesas impusieran el secreto y para hacerlo ordenarían lo siguiente:
    1.- El aislamiento.- pues poco tiempo después Japón serrara sus puertas y se aislara del contacto de extranjeros.
    2.- eliminar a posibles sospechosos.- ademas en Japón se realizo el holocausto cristiano, asesinando a miles de japones cristianos y persiguiéndolos durante 250 años como si fueran leprosos o traidores

    esto lo tomo en consideración por cuanto el budismo y sintonismo, son las religión dominante en el japón y las derrotas en cagayan afectarían al dios viviente que es el emperador de japón, ademas del budismo, pues habían monjes samurais budistas la versión japonesa de un caballero templario.

    respecto a las artes marciales del kendo y la katana japonesa, me encuentro con la novedad que la espada japonesa conocida como Katana es una espada curva, y los árabes, mongoles, hindúes, chinos también las usan.

    España fue invadida por los árabes en el año 722 aproximadamente y su arma era una espada curva, ademas estos fueron expulsados de la península ibérica en 1492 es decir los españoles conocian como vencer a un espadachín armado con una espada curva, pues también España peleo contra los corsarios berberiscos y contra los turcos que utilizaban la espada curva. por lo tanto un soldado de los tercios españoles estaba a la altura de un Samarais en combates individuales, como en combates colectivos.

    el acero de Toledo es el mejor del mundo, no solo por su calidad, y pureceza sino por su versatilidad, pero hay que diferenciar entre una espada ropera de lujo y una de combate, esto tambien es para las armaduras una eran de lujo y otras eran de combate. en cagayan se peleo con armas de combate no de lujo. la katana era una arma muy inferior en calidad,la espada española estaba diceñada para atravesar una armadura con su fuerte y bien diseñada punta, la katana no y solo era para cortar, pero era ineficas contra la armadura.

    he visto en interned mil y un tonterias de como el samuray es mejor y vense a un occidental, para humillar a los españoles, por lo que les pido se realicen vídeos de combate pero con las armaduras japonesas y la media armadura española, ademas que se tiene que pelear el samurai con su katana y el soldado español con su espada ropera y su puñal o con su escudo, y no como lo ponen peleando sin las armaduras y sin su arma auxiliar, que farsa.

    a demas he visto en internet otras chifladuras respecto a la superioridad de la katana, lo cual es falso si se compara la espada española hecha con el buen acero de toledo, por lo que deben realizar un estudio científico y real de la calidad, y efectividad de dichas armas, pero con la verdad histórica, y no con armas baratas de imitación. si la espada española es superior por la calidad, versatilidad, y por ser muy letal, España tiene que demandar a los programas tanto de internet como de televisión pagada por dicha calumnia que afecta a los fabricantes de espada de toledo, toda ves que la katana esta siendo muy mitificada por el cine, television, etc.

    ademas de hacer una campaña a nivel mundial para que el mundo conosca la verdad y sepa que hubo una batalla entre tercios españoles y samurais japoneces en cagayan con victoria española.

    Responder
    • Routiger   enero 7, 2017 at 3:28 am

      En respuesta al último comentario, solo decirte que los programas que se ponen a analizar qué tipo de soldado u arma es la mejor carecen de base científica, es decir, son solo programas de entretenimiento pseudocientíficos. Un saludo.

      Responder
  2. Roberto Yuste Salazar   septiembre 19, 2016 at 4:40 am

    Un vómito lamentable de chovinismo acompañado de racismo y xenofobia. Ahora está de moda endiosar a los tercios, a los que quieren poner como el mejor guerrero de la historia (y luego se quejan de que otros hacen lo mismo con los samurais. Lo cierto es que los tercios no eran más que un atajo de bribones alcoholizados y muy mal preparados que tuvieron suerte durante algún tiempo. No hubo evolución, trascendencia de su tradición guerrera sencillamente porque ésta no existió. Los japoneses si dejaron un legado en este sentido y eso molesta a muchos. Que pataleta que se han cogido con la estupidez supermanipulada de Cagayán.

    Responder
    • Daniel   octubre 22, 2016 at 1:41 am

      Explica por qué este artículo es chovinista y racista. No me pareció ver un comentario racista. Tampoco me pareció ver un comentario chovinista ni xenófobo. Simplemente se cuenta que los tercios españoles vencieron a unos piratas japoneses, pero en ningún momento se exalta a los tercios desmesuradamente. Al contrario, la autora reconoce la habilidad de los piratas japones cuando escribe: “los guerreros japoneses, bien armados y entrenados en el arte de la guerra, les obligaron a replegarse”.

      Ahora bien, trataré de argumentar (para así no cometer tu mismo error) detalladamente por qué este artículo no tiene las características de chovinista, racista y xenófobo.

      Si el artículo es chovinista, se expresa una exaltación desmesurada de lo nacional frente a lo extranjero. No se expresa una exaltación desmesurada de lo nacional frente a lo extranjero; por ende, el artículo no es chovinista. Ciertamente se exalta el valor de los tercios, pero no se hace desmesuradamente ni se menosprecia a los japoneses (cosa que demuestra la oración del artículo que cité en el párrafo anterior). Y es que debe admitirse que los soldados que participaron en la batalla debían ser valientes, porque eran superados en número por sus enemigos.
      Continuando, si el artículo es racista, se expresa una “exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución de otro u otros con los que convive. El artículo no tiene esta característica. Por ende, el artículo no es racista. Si el artículo es xenófobo, se expresa una fobia a los extranjeros. No se expresa una fobia a los extranjeros. Por ende, el artículo no es racista
      De lo cual se sigue que el artículo no es ni chovinista, ni racista, ni xenófobo.

      Por cierto, utilicé las definiciones proveídas por la DRAE de las palabras antes listadas. Espero no te ofendas (aunque lo dudo).

      Si tu respuesta a mi pregunta es algo como porque están hablando de guerreros nacionales, entonces esta razón no satisface tu aseveración (de que el artículo sea racista, chovinista y xenófobo).

      “Ahora está de moda endiosar a los tercios, a los que quieren poner como el mejor guerrero de la historia “.

      De este punto no estoy al tanto, pues no vivo en España. Pero podrías elaborar tu comentario: ¿quien está endiosando a los tercios? ¿Quién dijo que fueron los mejores guerreros de la historia?

      “y luego se quejan de que otros hacen lo mismo con los samurais. Lo cierto es que los tercios no eran más que un atajo de bribones alcoholizados y muy mal preparados que tuvieron suerte durante algún tiempo. No hubo evolución, trascendencia de su tradición guerrera sencillamente porque ésta no existió. ”

      ¿De quién hablas? ¿Quienes son los que se quejan? Obviamente no es la autora del artículo. Ella en ningún momento afirmó que los tercios estuvieran compuestos por los mejores guerreros de la historia. Por otro lado, ¿podrías citar alguna fuente histórica que respalde lo que dices de los tercios?; es eso, que los tercios fueron un atajo de bribones alcoholizados con suerte. Parece que estuvieras diciendo que todos los miembros de los tercios tenían estas características.

      Por cierto, me parece que te interesará saber que algunos samurais tenían las características que atribuyes a los miembros de los tercios. “Urban Samurai were a rough and tumble lot. Samurai Gang Wars – A West Side Story in the shadows of Edo Castle were frequent in the early 1600’s”. Andrew Gordon, The Modern History of Japan.

      “Que pataleta que se han cogido con la estupidez supermanipulada de Cagayán.”

      Otra vez te pregunto a quién te refieres. ¿Quien han formado una pataleta? De igual, manera no sobra preguntarte si estás familiarizado(a) con el significado de la palabra pataleta, pues no pareciera. El artículo no denota disgusto o enfado. También quiero pedirte que aportes evidencias que demuestren que los eventos de la batalla de Cagayán fueron manipulados.

      Responder
    • David   diciembre 18, 2016 at 4:48 pm

      Es curioso que acuses al redactor de este artículo de tener una pataleta por la “estupidez supermanipulada de Cagayán” cuando eres tú el que viene aquí y se pone a tachar el artículo de racista y ultranacionalista sin argumentar ni citar ninguna parte en particular que te haga pensar eso ni por qué las batallas de Cagayán son una estupidez supermanipulada.
      Pese a eso, la peor parte de tu comentario, la que demuestra un mayor cuñadismo, falta de conocimiento y, en suma, muestra que lo tuyo solo es una pataleta ante cualquier cosa que diga algo bueno de España y de su historia es esta:
      “Lo cierto es que los tercios no eran más que un atajo de bribones alcoholizados y muy mal preparados que tuvieron suerte durante algún tiempo”.
      Podría decirse que esto es una opinión, y en ese caso solo ocurriría que estás equivocado, pero es una afirmación, y eso es lo más grave de todo, pues muestra que realmente no tienes idea de lo que estás hablando y pese a eso vienes aquí a decir cómo eran o cómo no eran los tercios, haciéndote el entendido del tema.
      Sobre el porqué de que esa afirmación es una estupidez digna del mayor nivel de indigencia mental solo diré que en los tercios, ese grupo de bribones alcoholizados, se pueden encontrar genios literarios tales como Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Don Alonso de Ercilla y Zúñiga y Francisco de Aldana.
      Sobre lo de que estaban mal preparados, no me dignaré a responder a tal tontería.

      Responder
      • Daniel   diciembre 21, 2016 at 5:41 pm

        No tenía idea de que Calderón de la Barca y Don Alonso de Ercilla formaran parte de los tercios. Te agradezco por tu comentario razonable e ilustrado, pues por él he aprendido algo nuevo.

        Responder
  3. José Carlos   enero 15, 2017 at 2:34 pm

    En verdad tenemos que dar a conocer nuestra historia que olvidada queda no solo en las batallas sino también en el aspecto científico que muchos son y que desconocemos, es de justicia conocer nuestra historia para saber que tuvimos una rica historia en todos los sentidos y poder valorar mejor nuestra historia y a nosotros mismos es un tributo que hacemos a todos los que fraguaron con su esfuerzo y dedicación la historia que nos ha llegado de ellos conocer la historia es conocer nuestro futuro pues de los errores y aciertos nos hace mejorar en todos los aspectos en el científico pocos saben que el primer diseño de traje espacial fue de un español del ejercito republicano, el traje de buzo, el submarino, etc.. Aquí hablamos de los tercios, pero también están los dragones de Cuera cuando el Oeste era español y con pocos efectivos perduro sus fronteras más de 200 años luchando con todas las tribus apaches, comanches….son un pequeño ejemplo de lo que no sabemos de nuestra historia nos guste más o menos fue así no trato de ensalzar con ello sino conocer la historia y con la máxima objetividad como no podía ser de otra manera opinar con las fuentes que se tienen en estas materias.

    Responder
  4. Adolfo Ibáñez   abril 7, 2017 at 5:48 pm

    Para el Sr. Roberto yuste

    Mire usted, que sepa que en España hubieron muchos y buenos espadachines.
    Los éxitos de los tercios españoles vienen de lejos. La formación militar en ese tiempo aseguraba a cualquier soldado fuera tropa de elite o chusma un entrenamiento que le permitirlera intentar sobrevivir y luchar para su país. Eran carne de cañón que vendían caro el pellejo, de ahí su fama de temibles guerreros.
    Justo todo lo contrario que los ingleses los españoles nos caracterizamos por despreciar lo nuestro.

    Descubrí hace poco, que hay un tratado del uso de las armas( libro de arte marcial español)
    ¿Sabe lo que somos? ¡Un pueblo ignorante!

    Con todos mis respetos

    Responder
  5. Alex Jesus Camacho Nuñez.   julio 6, 2017 at 12:13 am

    Muy interesante este articulo. Ojala se difunda mas y vean que españa fue mas que japon!! españa domindo al mundo y eso no pudieron hacer los japoneses.

    Responder
  6. ferpa   agosto 9, 2017 at 4:33 pm

    Soy argentino descendientes de españoles muy orgulloso de su sangre gallega y la verdad es que en el siglo XVI los soldados y marinos españoles eran los mejores del mundo y ya que la única verdad es la realidad les digo que hay que leer la historia donde poquitos españoles pero con un valor enorme les rompieron el alma a los guerreros aztecas, se enfrentaron a los franceses, a los ingleses, salvaron a la cristiandad en Lepanto contra los turcos, destrozaron a los chinos y a los japoneses, se enfrentaron en las colonias a los portugueses y holandeses, en fin, hay numerosos ejemplos históricos que reafirman lo que escribo. Respecto a los japoneses y su legado hay que tener cuidado Hollywood nos vendió una leyenda tal vez porque les quedó cargo de conciencia por la guerra y las bombas atómicas
    y no es raro que después trataran de congraciarse con ellos.

    Responder
  7. José Alejandro   agosto 31, 2017 at 3:09 am

    Para los que no saben y endiosan a los orientales, en Europa había escuelas de combate que enseñaban a usar las armas a quienes iban a la guerra, quien no lo crea le invito a que lo busque, los manuales de combate europeo existen y forjaron verdaderos guerreros.

    Responder
  8. Blanca   febrero 5, 2018 at 4:28 pm

    ¿Alguien me puede decir la fecha exacta de la batalla de Cagayan? sólo encuentro en año.

    Responder
  9. Avirrere   julio 31, 2018 at 12:18 am

    Los tercios bribones con suerte? Documentese por favor. El mundo temblaba a su paso, incluso en las derrotas (ya en el ocaso del imperio) los enemigos reconocían el valor y destreza de los tercios. Le suenan las tropas anfibias? Pues don Alvaro de Bazan (quien murio invicto por cierto y cuyos meritos militares esten quizas por encima incluso de Blas de Lezo) es quien se ocupo de eso, perparando tercios para tales funciones. Que le pregunten al prior de crato…
    Solo con suerte no se forja ningun imperio.

    Responder
  10. hwee   septiembre 20, 2018 at 10:33 am

    así y todo no pudieron contra el valor y la tenacidad del pueblo mapuche o araucano porque los españoles les partieron el culo facilmente a incas y aztecas pero no a los araucanos

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.