Flores capaces de cambiar una vida

Loreak, aunque no sea la película más disfrutable de visionar es lo más parecido a una carta romántica a nuestros sentimientos enterrados o marchitos como las flores que protagonizan la película.

Loreak
Loreak

Carlos Fernández/@Karlos686. “Desde hace 3 años recibe cartas de un extraño, cartas que le devolvían la alegría ¿Quién la escribía versos, dime quien era? ¿Quién la mandaba flores por primavera?”. Esta letra de la clásica canción española de Cecilia (Un ramito de violetas) parece resumir la tragedia que es la película vasca Loreak (flores). Una romántica visión del dolor, la tragedia y el amor con un fondo tan profundo como asfixiante para el espectador que decida ir a visionarla, el cual iniciará un viaje de historias cruzadas en el que la muerta es el inicio y no el fin. Una mujer joven prematuramente menopáusica , un hombre disgustado con su vida y con un peliagudo amor secreto, una mujer mayor fría, autoritaria y conservadora, al modo de una Bernarda Alba pero más humana y una viuda en busca de respuestas que creía que nunca tendría que buscar son los protagonistas de una historia tan enigmática en su plasmación estética como en su narración, la cual exige una gran participación del espectador, el cual se puede llegar a cansar en muchas de sus dolorosas escenas.

Puede parecer que Loreak no viene a cuento y no es necesaria pero esta humilde película cuenta un cuento sobre lo que no se dice, lo que no se habla y sobre lo más perturbadoramente interno, pero la manera de contarlo es absolutamente personal y romántico aunque puede llegar a pecar de sentimentalidad. Las flores son eso, solo flores, la representación del luto y del amor, es decir de la vida y la muerte, del nacimiento y el marchitamiento. Pero son eso, flores. Las flores se hacen las protagonistas de la película como en la obra teatral Historia de una escalera de Buero Vallejo lo era la escalera y conseguir este reto, que supone hacer una compleja tragedia al más puro estilo Lorquiano, ha sido labor de sus directores Jon Garaño y Jose María Goenaga . Loreak, aunque no sea la película más disfrutable de visionar es lo más parecido a una carta romántica a nuestros sentimientos enterrados o marchitos como las flores que protagonizan la película.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.