La campaña ‘El Poder de la Luz’ persigue ‘alumbrar’ los campos de refugiados

La iniciativa proporcionará farolas solares, lámparas solares y otros sistemas de energía renovable a los campos de Etiopía, Chad, Bangladesh, Jordania y Sudán.

Imagen de la campaña.
Los niños pueden estudiar cuando anochece gracias a las lámparas de esta campaña.

Europa Press. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Fundación IKEA han puesto en marcha, por segundo año, la iniciativa solidaria ‘El poder de la luz’ para instalar iluminación sostenible en campos de refugiados, mejorando su calidad de vida, su seguridad, así como el acceso a los estudios de los niños de los campos de refugiados de Etiopía, Chad, Bangladesh y Jordania, a los que este año se sumarán también los de Sudán.

De este modo, la campaña se desarrolla en todas las tiendas IKEA del mundo desde el 1 de febrero hasta el 28 de marzo de 2015, periodo durante el cual por cada bombilla LED que venda esta empresa, su Fundación donará un euro a Acnur, según indican sus impulsores.

La campaña ‘El poder de la luz’ se lanzó por primera vez en 2014. En total, se recaudaron 7,7 millones de euros para Acnur. De ellos, casi medio millón de euros han sido recaudados en las 15 tiendas que la gran superficie del mueble posee en España.

Con la cantidad donada en 2014, Acnur ha suministrado luz y energía sostenible a más de 350.000 niños y sus familias en los campos de refugiados de Etiopía, Chad, Bangladesh y Jordania, proporcionándoles farolas solares, lámparas solares y otros sistemas de energía renovable, como cocinas de bajo consumo. La campaña también ha servido para formar a algunos refugiados en teoría e instalación de energía solar y ha ayudado a mejorar la calidad de la educación primaria.

Este año se pretende beneficiar a 380.000 refugiados. Del mismo modo, parte los fondos recaudados en 2014 se han destinado para ayudar a unos 11.000 refugiados sirios que viven en el campo de refugiados de Azraq (Jordania), proporcionándoles linternas y farolas solares para cargar teléfonos móviles, además de usarse como fuente de iluminación. Gracias a ellas, los niños pueden estudiar al anochecer, lo que favorece su educación y sus progresos en la escuela.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.